24/4/18

Un castro conseguiu paralizar un megaproxecto urbanístico en Valdoviño

Península onde se asenta o Castro da Frouxeira, ameazado por unha urbanización / Galipedia

"O Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) acaba de ratificar 12 anos despois a ilegalidade dunha urbanización de 69 adosados que se quería facer enriba dun fermoso castro, o da Frouxeira, en Valdoviño

Este poboado fortificado está situado no extremo leste da praia da Frouxeira, ten un diámetro máximo de 100 metros e varias liñas defensivas. E, a pesar de estar catalogado e da súa privilexiada posición, a constructora Construcciones Rías Gallegas SA proxectou sobre el unha urbanización en plena burbulla imobiliaria.

Era o 2005 e, daquela, calquera cousa valía con tal de edificar. En marzo dese ano o concello de Valdoviño aprobaba o proxecto de urbanización “Unidade de Actuación nº 2 de A Saiña”. E días despois a constructora pedía edificar as primeiras 17 vivendas (de 69), chalés unifamiliares e adosados

O problema era que a urbanización ocupaba solo rústico de especial protección de espazos naturais (RN 2000 -LIC e ZEPA- e zona Ramsar), solo rústico de especial protección de costas por incluir terrenos a menos de 100 m do dominio público, e tamén solo rústico de especial protección do patrimonio, por atoparse dentro da afección do Castro da Frouxeira.

Primeira paralización

Por iso, en 2006 ADEGA presentou a correspondente denuncia perante o concello de Valdoviño, a Dirección Xeral de Urbanismo, a Dirección Xeral de Conservación da Natureza e o SEPRONA. E conseguiu unha primeira paralización das obras que o promotor tentou reiteradamente ignorar, reiniciándoas en varias ocasións.

A Axencia de Protección da Legalidade Urbanística confirmou as denuncias, e o concello de Valdoviño tivo, en 2009, que declarar nula a licenza. A construtora recorreu en instancia contencioso-administrativa que un xulgado de Ferrol desestimou en 2012, acto que “Construcciones Rías Gallegas SA” recorríu perante o TSXG.

Finalmente en decembro de 2017 o TSXG desestima o recurso da construtora e valida as denuncias de ADEGA e a conseguinte suspensión das licenzas acordadas en 2009 polo concello de Valdoviño. Literalmente, o fallo ditamina que a anulación das licenzas ditouse para “tutelar os valores ecolóxicos, naturais, paisaxísticos e do medio ambiente”.

Informes surrealistas

Durante este proceso, e tal e como apunta ADEGA, vivíronse momentos surrealistas, como a presentación de informes emitidos por diversas administracións que sinalaban que a planimetría da obra localizaba o castro no mar. Un informe que utilizou a Dirección Xeral de Patrimonio para emitir un informe favorable."                   (Historia de Galicia, 22/04/18)

23/4/18

A defensa do monte veciñal nun medio rural vivo resoa con forza nas rúas de Compostela

"Galiza escoita, o monte está en loita”. 

Baixo este berro arrancou na explanada da estación de tren de Compostela a manifestación na defensa do monte veciñal e en man común e de rexeitamento ás políticas da Xunta que desde o sector entenden que van camiño de “privatizar” o monte. 

Centos de persoas procedentes de diferentes comarcas do país percorreron as rúas da capital de Galiza para denunciar que as últimas modificacións da Lei de Montes Veciñáis en Man Común e a revisión do Plano Forestal de Galiza poñen as bases para “roubar” o monte veciñal ás Comunidades de Montes. Comuneiros e veciñanza de diferentes comarcas do país, de Baixo Miño ou O Salnés até Santiago, tomaron parte na mobilización, convocada pola Organización galega de comunidades de montes cos lemas Por un plano forestal para un medio rural vivoNa defensa do monte vecinal como titularidade da veciñanza comuneira.

 O propio presidente da Orgaccmm, Xosé Alfredo García, denunciaba que “aos intereses que representa e ampara o PP a figura do monte en man común estórballe, porque está fóra do comercio, non se pode negociar con ela, non se pode vender. E por riba está xestionada democraticamente, calquera cousa a facer nese monte require debate, asembleas… 

E iso non lles val, de aí que queiran convertelo en propiedade privada. Para que ? Para ter terra barata para instalar industrias ambiental e socialmente agresivas, como as de magaminería, ademais de proxectos como campos de golf, áreas comerciais, urbanizacións de luxo”.

 Neste sentido, na manifestación había representantes de diferentes comunidades de montes (Noalla, Barredo), que denuncian estar afectadas por diferentes proxectos (campo de golf, desafección).

 A marcha, que tiña o apoio de CIG, a Federación Rural Galega, o Sindicato Labrego Galego, a Asociación en Defensa da Ría de Pontevedra e a  Asociación de Traballadores de Incendios Forestais de Galiza; contou coa presenza, entre outros representantes políticos, dos portavoces de BNG e EN Marea. 

Neste sentido, Pontón afirmou que “o goberno ten que escoitar o clamor social e dar un xiro radical á política forestal, hai que pasar dunha política forestal pirómana que enche o país de eucaliptos a unha política que aposte por un monte limpo, vivo e multifuncional, que xere riqueza, emprego e revitalice o medio rural”.

Para Luis Villares, "a reforma do Partido Popular pretende expropiarlle os montes á veciñanza para cederllos a empresas privadas. Estamos aquí porque non nos resignamos a esas políticas do Partido Popular". 

 Desde Orgaccmm tamén fan referencia ao fracaso da Xunta na súa política antiincendios, que agora quer obrigar os propietarios a limpar os terreos. Lembra este colectivo que das 600.000 hectáreas de monte comunal que hai en Galiza, por volta de 250.000 son xestionadas pola Xunta e que hai estudos que indican que de esa superficie, por volta de 40% está abandonada. De aí que insten o goberno galego a dar exemplo."                 (Sermos Galiza, 22/04/18)


"Aos intereses que representa o PP o monte en man común moléstalles”.

“Na defensa do monte vecinal como titularidade da veciñanza comuneira”, é unha das palabras de orde da mobilización convocada pola Orgaccmm“Por un plano forestal para un medio rural vivo”  é outro dos lemas. A organización de comuneiros acusa o PP de querer “privatizar e desclasificar” os montes veciñáis en man común. “Fica claro que para o Partido Popular o medio rural non ten futuro”. 

-Denunciades que a Lei de montes veciñais en man común e a revisión do Plano forestal de Galiza sentan as bases para que o PP “roube”, dicides, o monte veciñal ás comunidades de montes…

-É un roubo e ademais é un roubo descarado. Isto vén de lonxe, de cando o PP volveu ao poder, que activa unha estratexia para eliminar estas terras de titularidade comunitaria, os montes comuneiros, e entregarlla a empresas privadas. A lei de acompañamento aprobada en decembro do ano pasado modifica dous artigos da Lei de montes veciñais e de man común, actualmente vixente e que foi aprobada por unanimidade no Parlamento galego. 

Estas modificacións fainas o PP en solitario e permiten que a Consellaría de Medio Rural sexa xuíz e parte para declarar o monte veciñal en estado de abandono por razóns  puramente técnicas e administrativas, como que unha comunidade non dea constituído en forma unha xunta rectora. Debe ser a primeira vez en Europa que incumprir un precepto dunha lei non leva unha sanción senón o roubo da xestión do monte.

-Falabas antes dunha estratexia por parte do PP…

-Aos intereses que representa e ampara o PP a figura do monte en man común estórballe, porque está fóra do comercio, non se pode negociar con ela, non se pode vender. E por riba está xestionada democraticamente, calquera cousa a facer nese monte require debate, asembleas… E iso non lles val, de aí que queiran convertelo en propiedade privada. 

Para que ? Para ter terra barata para instalar industrias ambiental e socialmente agresivas, como as de magaminería, ademais de proxectos como campos de golf, áreas comerciais, urbanizacións de luxo… Ademais, e iso dío claramente o lobby forestal, queren un monte ao seu servizo, que esa industria decida sobre o monte. E para iso, claro, a propiedade veciñal en man común é  un obstáculo.

-Describes un escenario antagónico desa ‘multifuncionalidade’ que os expertos, e non só eles, destacan que debe rexer o monte galego

-O que queren eses intereses dos que falamos antes é un monocultivo forestal.

-Os montes veciñais en man común representan máis dun cuarto do territorio galego, máis de 600.000 hectáreas. Como sacar proveito a toda esa potencialidade?

-Hai que ir a unha ordenación do territorio. A capacidade de decidir nestes montes é e debe seguir sendo a veciñanza comuneira. Os cambios da Lei de monte di que un monte que non estea ‘aproveitado’ pode ser incautado, eu xa digo directamente ‘roubado’. Iso é unha vergoña. Unha asemblea xeral dun monte mancomunado decide que destina parte del para pastos, outra parte para madeira e outra déixaa como está para defender o patrimonio que hai nela. 

 Ese monte está desaproveitado? Non, pero pode ser incautado se o Banco de Terras, mira ti que función lle dá esta Xunta ao Banco de Terras, di que esa superficie é susceptible de ser forestal e non se está a usar para iso."                  (Sermos Galiza, 20/04/18)


"La Organización Galega de Montes califica de “robo” la desclasificación del de A Lanzada.

La última resolución de la Xunta por la que los terrenos del monte de A Lanzada de los comuneros de Sanxenxo pasarán a ser competencia de Costas, ha puesto en pie de guerra a las comunidades de montes de Galicia. Un dictamen que han definido como un primer paso de la “política de privatización del Gobierno gallego y que la Organización Gallega de Comunidades de Montes Vecinales (OGCMV) ha calificado de “robo a los vecinos de Noalla”.

En una circular enviada a las 50 comunidades de montes gallegas, la OGCMV ha convocado para este domingo una manifestación en Santiago para protestar contra las últimas reformas legales emprendidas por el PP y el futuro plan forestal. Comuneros de más de 3.000 montes vecinales están llamados a concentrarse en la capital gallega contra los planes de ”expropiación” de la Xunta, con el respaldo del Sindicato Labrego Galego, Atrifoga, Fruga, Adega y la CIG, entre otras.

En la circular firmada por su presidente, Alfredo Pereira, la organización de comuneros considera que detrás de la decisión del Jurado de Montes para desclasificar el itsmo de A Lanzada “hay intereses especulativos y capitalistas” porque “los montes vecinales estorban y hay que eliminarlos”.

Pereira señala que la Consellería de Medio Rural se encuentra en un proceso de desclasificar estas tierras comunitarias para entregarlas gratuitamente a las empresas forestales privadas y las diversas administraciones públicas, como Costas del Estado, en el caso de A Lanzada. “Para corroborar esta estrategia solo basta con echar un vistazo a las últimas medidas legislativas, como el pago de falsas e injustas deudas, declaración de montes vecinales en estado de grave abandono o la modificación de la Ley del Suelo de Galicia”, apunta su presidente y portavoz.

“Vienen a robarles el monte vecinal a la comunidad de Noalla (Sanxenxo) para entregárselo a un organismo del Estado central como es Costas”, denuncia Alfredo Pereira. “Las razones que llevaron al Jurado de Montes a desclasificarlo, después de declararlo vecinal en 1989, no se ajusta a la ley y son hechas a la carta, lo que supone el inicio de un proceso promocionado por el Gobierno gallego para robarnos el monte”, añade.

Pereira también ha criticado que en la ley de acompañamiento de los presupuestos de la Xunta de este año se incluyen dos modificaciones legales que afectan a los montes vecinales por las que el Gobierno gallego se convierte en "juez y parte" para declarar un terreno "en estado de grave abandono" y poder expropiarlo "por causas burocráticas y administrativas".

Además, Pereira advierte de que la revisión del plan forestal de la Xunta apuesta por incrementar el cultivo de eucalipto en vez de apoyar a las frondosas para maderas de calidad y a la multifuncionalidad del monte. De este modo, alerta de que el Partido Popular pretende "privatizar y desclasificar" unas 750.000 hectáreas que ocupan los montes en mano común, es decir, "una cuarta parte del territorio gallego", de los que se benefician más de 250.000 vecinos.

 Para la OGCMV la situación de abandono solo se puede decretar en caso de que el monte vecinal incumpla algún precepto tanto de la ley en mano común como la de prevención de incendios, o que no se elija una junta rectora a tiempo en las comunidades."Debe ser la primera vez que esto ocurre en un país que llamamos civilizado, porque el incumplimiento de una ley no solo acarrea una sanción, que en eso estaríamos todos de acuerdo, sino que acarrea la pérdida de la gestión", ha declarado Pereira.

Y advierte que la Xunta abre así la posibilidad de entregar montes vecinales que expropia a empresas privadas por un periodo de cincuenta años, sin posibilidad de recuperación de los terrenos en ese periodo, poniendo como ejemplo la futura ciudad deportiva que proyecta el Celta en Mos (Pontevedra) cuyos titulares de las tierras son los comuneros de Tameiga."                    (Elisa Lois, 21/04/18)

20/4/18

¡Esto se cae!' Homenaje a las mujeres de la lucha obrera en Ferrol en 1972




"El Concello de Ferrol ofrece el documental ¡Esto se cae! , un homenaje a las mujeres que en 1972 se rebelaron en la ciudad gallega contra la dictadura de Franco por los derechos laborales y por la democracia. El trabajo, firmado por Ángel García y Marta Corral, persigue visibilizar y mostrar la lucha de estas mujeres con nombres y apellidos en un ejercicio de recuperación de la memoria y de justicia histórica."                 (Público, 08/03/18)

19/4/18

Dos de los 'señores' de las cajas gallegas devolverán 10 M de sus prejubilaciones. El Tribunal Supremo los culpa de blindarse con indemnizaciones “altísimas en plena crisis” y “a sabiendas de que iban a ser cesados"... o sea, el saqueo de las cajas...

"José Luis Pego y Gregorio Gorriarán, dos de los 'señores' de las antiguas cajas de ahorros gallegas, deberán devolver 10,43 millones de euros por las famosas prejubilaciones millonarias que firmaron antes de que desapareciera NovaCaixaGalicia, entidad resultante de la fusión de Caixa Galicia y Caixanova. 

Así lo ha determinado la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, que cifra en 6,47 millones la cantidad que le corresponde a Pego, ex director general de la caja, y en 3,96 millones la de Gorriarán, ejecutivo de la misma, ambos procedentes de Caixanova. La sentencia los culpa de blindarse con remuneraciones “altísimas”, mediante engaño y “a sabiendas de que iban a ser cesados”.

De acuerdo con la sentencia, la conducta de ambos consistió en elaborar contratos de alta dirección blindados con espectaculares remuneraciones “en plena crisis bancaria”, ya que recuerda que el FROB tuvo que inyectar más de 9.000 millones de euros para reflotar las cajas, unificarlas y bancarizarlas, para la creación de NovaCaixaGalicia Banco. 

 “A través de los nuevos contratos, y a sabiendas de que iban a ser cesados en sus puestos cuando se constituyera el nuevo banco, consiguieron que, mediante engaño, se les aprobaran unos contratos de prejubilación cuya suma supuso para el nuevo banco unas cantidades a devolver, cuando menos, de unos 12 millones de euros”, a favor de cuatro altos dirigentes. El dinero lo cobraron en 2011, “esto es, cuando llevábamos ya tres años aportando dinero público a las entidades bancarias en crisis”, concluye el fallo.

Pese a la crudeza de estas expresiones, la sentencia reduce las indemnizaciones que les había atribuido inicialmente la Audiencia Nacional en 2016, cuando les declaró responsables civiles solidarios en relación con el delito de apropiación indebida por gestión desleal, al estimar parcialmente los recursos presentados por Pego, Gorriarán y otro de los dirigentes de las cajas, Óscar Rodríguez Estrada. Así, los dos primeros deben asumir su responsabilidad civil directa, y el tercero queda exonerado de toda responsabilidad civil.

En una sentencia anterior, en la que confirmó las responsabilidades penales, el Supremo devolvió la causa a la Audiencia Nacional para que corrigiera algunos aspectos relativos a las responsabilidades civiles, por considerar que se habían resuelto de forma errónea

 En concreto, entendía que se habían sumado las dos cantidades alternativas de restitución dineraria que había propuesto el fiscal, dependiendo de que el delito objeto de condena fuese el de estafa —más de 10 millones de euros— o el de apropiación/administración desleal —más de tres millones de euros—, en lugar de optar por una de ellas. La Audiencia Nacional optó por la primera alternativa debido a que de ese modo se indemnizaba en mayor cuantía a los perjudicados.

La nueva sentencia muestra su acuerdo con ese criterio. “Se trata de unos contratos que eran claramente fraudulentos y resulta inexplicable, puesto que engañaron al consejo de administración del banco, según consta en los hechos probados”, reza el fallo, que considera que queda “patente que estamos ante un delito de estafa y no de apropiación indebida”.

 “El tema de la calificación penal alternativa no fue debatido en la primera sentencia de casación debido a que los acusados venían condenados por apropiación indebida y no se suscitó en los recursos la resolución de ese dilema”, añade la sentencia.

La Sala de lo Penal del TS explica que la razón de la estimación parcial de los recursos reside en que la Audiencia Nacional, al imponer a todos la responsabilidad solidaria en su segunda sentencia sin que lo hubiera solicitado ninguna acusación, perjudicó a los acusados, que son los únicos recurrentes, y que habían sido condenados como responsables directos en la primera sentencia. 

Afirma que cuando dictó la nueva sentencia para ajustarse a lo acordado, “no podía modificar el fallo en perjuicio de los recurrentes”, al transformar una responsabilidad de carácter mancomunado en otra de carácter solidario “sin que ninguna de las acusaciones lo hubiera interesado”. Por ese motivo, deja sin efecto la responsabilidad civil solidaria atribuida por la sentencia recurrida a estos tres recurrentes y establece la responsabilidad directa de Pego y Gorriarán, al tiempo que exonera a Estrada de toda responsabilidad civil.

La sentencia deja en el aire una cuestión fundamental: quién debe recibir esos 10,43 millones de euros que deberán devolver Pego y Gorriarán. “Ha de ser en ejecución de sentencia donde se resuelva esa cuestión, si bien, a tenor de lo que se dice en nuestra sentencia, todo apunta a que ha de ser el FROB”, señala la Sala de lo Penal. Las acusaciones en su momento solicitaron que el dinero fuera a parar “a NuevaCaixaGalicia Banco o a su sucesor universal”.              (Pablo López, El Confidencial, 16/04/18)

18/4/18

La plaga de la patata avanza imparable en Galicia tres años después de detectarse

"La polilla guatemalteca que devora la patata, uno de los pilares económicamente estratégicos y de mayor tradición en Galicia, avanza imparable en esta comunidad autónoma desde que el insecto fue identificado por primera vez en Neda (A Coruña) a finales de 2015. 

La plaga, que de momento solo ha causado estragos en las cosechas para autoconsumo, afecta ya a 33 municipios norteños de A Coruña y Lugo, el último, el de Muxía, en la Costa da Morte. Una rápida dispersión muy difícil de atajar de esta frágil pero destructiva mariposa que ahora amenaza las principales zonas de producción con denominación protegida: Bergantiños (A Coruña), la más próxima, y A Limia (Ourense).

 Los expertos de la Xunta de Galicia no ocultan su preocupación por el futuro incierto de estos centros de producción intensiva porque nadie puede asegurar que estén a salvo de las devoradoras larvas de la polilla que metamorfosean dentro del tubérculo. En ese caso, las repercusiones económicas serían desastrosas para el sector, ya que afecta a miles de familias que desde hace decenas de generaciones viven de este negocio agrícola. Solo en los cultivos controlados por la Indicación Geográfica Protegida (IGP), la producción en 2017 fue de 117,8 millones de kilos.

"Hay motivos para estar preocupados", afirma Victor Novo, jefe del Servicio de Sanidad y Producción Vegetal de la Consellería de Medio Rural de la Xunta de Galicia. El experto en plagas explica que no hay garantías de poder frenar esta, la más mortífera de las que atacan a la patata, e impedir que no se extienda a zonas vitales productivas porque son muchas las posibilidades de dispersión del insecto.

Novo alerta de las dificultades para controlar su propagación que no solo se produce a través del movimiento del producto de unas zonas a otras, sino también por el de otras mercancías que constantemente van de un lado a otro en camiones o furgonetas y estas también sirven de medio de transporte para que una polilla pueda viajar tantos kilómetros ya que no tienen capacidad de vuelo.

"Recomendamos que no se acumulen grandes cantidades de patata porque esta es una plaga de almacén ya que son estos lugares cubiertos los que favorecen la puesta de las larvas, unas 300 de cada hembra fértil que solo vive dos días", explica el técnico. "La vigilancia y alerta de los productores es crucial ya que en el avance sorprendente de la plaga han pesado las malas prácticas de los productores por el movimiento de mercancías que estaban contaminadas", incide.

Los tratamientos de exterminio del insecto y las medidas de prevención del Gobierno central y la Xunta han resultado insuficientes, se han intensificado los controles para impedir la salida del producto de las zonas contaminadas y la Consellería de Medio Rural ha destruido más de 400 toneladas de patatas, a lo que habrá que añadir la producción de Muxía, el último Ayuntamiento cercado por el insecto.

Las señales de destrucción en este municipio coruñés ya son alarmantes. El Diario Oficial de Galicia (DOG) publicó el viernes 6 de abril la resolución por la que se establecen los plazos para la declaración de existencias de patata de consumo, de semilla y de superficie de patata plantada, así como de las superficies de plantación en la zona tapón en Muxía.

Estas declaraciones serán los datos de referencia para que la Xunta pague a los productores las indemnizaciones que les correspondan, las mismas que reciben el resto de afectados en los otros 32 Ayuntamientos y que ya superan los 176.000 euros. Medio Rural ya ha pagado las ayudas a 1.323 beneficiarios de los que el 23,28% son de la provincia de A Coruña y el 76,72% restante de Lugo.

Los agricultores aguardan con inquietud los efectos de las nuevas medidas de control de la Xunta y del reciente decreto del Gobierno central para casi un centenar de Ayuntamientos afectados en España cuyas repercusiones económicas todavía no se han cuantificado. El decreto viene a reforzar los controles autonómicos ya existentes en Galicia, Asturias y Canarias, aunque prevé fuertes prohibiciones de los cultivos para frenar la expansión de la polilla cuya supervivencia solo depende de la patata y sin ella, moriría.

"Hay que tener miedo"

Los expertos no saben con certeza por qué y cuándo aterrizó en Galicia la polilla guatemalteca y creen que su llegada desde Canarias fue probablemente mucho antes de 2015, cuando el Laboratorio Nacional de Referencia de Valencia dio la alerta al analizar un ejemplar que había entregado un agricultor de la zona de Ferrol Terra. Con una dispersión difícil de definir para los técnicos, el insecto lo transportan los humanos por el tráfico de mercancías, tanto del producto como la semilla.

"Ante este panorama hay que tener miedo", afirma Victor Novo, jefe de Servicio de Sanidad y Producción Vegetal de la Xunta de Galicia, "porque el problema no está tanto en cultivo familiar para autoconsumo sino en una gran industria de la que dependen tantas familias y que ahora ven su futuro en grave riesgo".

La Xunta ha colocado una red de trampeo (1.625 unidades) por toda Galicia a base de feromonas que atraen a los machos para controlar la presencia del insecto en cultivos o almacenes y el índice de propagación de la plaga. Pero estos cinturones solo pueden instalarse bajo supervisión de los técnicos para que no tengan un efecto llamada en las zonas no contaminadas.

En los Ayuntamientos declarados como zona tapón, como es el caso de Muxía (A Coruña), los vecinos tendrán que informar de sus plantaciones, con prohibición de comercializar el tubérculo que no esté embolsado y etiquetado, para evitar que salga fuera de los perímetros de seguridad bajo amenaza de fuertes multas administrativas de hasta 3.000 euros.

La Consellería de Medio Rural ha desplegado a un equipo de técnicos y asesores en Muxía para atender a los afectados y resolver sus dudas para cumplir con los controles establecidos a través de charlas informativas que se están impartiendo en todos los municipios del entorno donde se pide la colaboración de los productores. Desde el Gobierno gallego tratan de concienciar a los afectados de que "la lucha contra esta plaga de cuarentena nos compromete a todos", indican fuentes de la Consellería de Medio Rural."                   (Elisa Lois, El País, 16/04/18)

17/4/18

Un cangrexo invasor nas rías galegas, nova ameaza para o choco



"O cangrexo azul (Callinectes sapidus) é unha das grandes ameazas para as rías galegas. De procedencia americana, esta especie está considerada moi perigosa pola súa voracidade e agresividade. En 2016 deuse a coñecer o primeiro exemplar de cangrexo azul identificado en augas de Galicia, capturado en novembro de 2015 na ría de Vigo. Agora hai evidencias de que esta especie exótica invasora orixinaria do Atlántico occidental podería poñer en perigo a subsistencia da Sepia officinalis, coñecida popularmente como choco, chopo ou xiba.

Científicos do Institut de Ciències del Mar en Barcelona, do Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), veñen de publicar os resultados dunha investigación sobre a depredación de ovos de sepia por invertebrados bentónicos. Unha das principais conclusións deste estudo indica que "o cangrexo invasor Callinectes sapidus pode constituír unha nova ameaza para as poboacións nativas de xiba europea".

"O Callinectes sapidus é un cangrexo depredador en potencia, o que expón a preocupación de que esta especie invasora poida constituír unha nova ameaza para os ovos de sepia a medida que se establezan máis poboacións en augas do Atlántico nororiental", afondan os científicos do CSIC.

Orixinario das costas do Océano Atlántico occidental, a distribución do voraz cangrexo azul ampliouse a augas costeiras europeas e xaponesas nos últimos anos. Trátase dun invasor cunha alta capacidade de expansión e a súa introdución pode ter consecuencias significativas para a ecoloxía dos ecosistemas invadidos.

Este cangrexo habita en fondos lodosos e areosos de esteiros e augas costeiras pouco profundas, xeralmente de ata 35 metros de profundidade, sublíñase no estudo. Voraces e altamente móbiles e agresivos, estes cangrexos incorporan ovos de invertebrados na súa dieta omnívora. Os científicos xa comprobaron que a súa distribución invasora e o rango batimétrico coinciden cos sitios de desova do choco, polo que "podería significar unha nova ameaza de depredación para as poboacións de Sepia officinalis", alertan os investigadores do CSIC.

"Esta especie podería constituír unha nova ameaza para os ovos de sepia a medida que se establezan máis poboacións ao longo da súa distribución invasiva", reiteran os científicos nas conclusións do seu estudo.

PRESENZA EN GALICIA DO CANGREXO AZUL

En xaneiro de 2016, o grupo científico Ecoloxía Azul mostraba o primeiro exemplar de cangrexo azul atopado en augas de Galicia, na ría de Vigo. O especime fora achado en novembro de 2015 na praia de Canabal pola tripulación do barco 'O Vilela', pertencente á confraría de Pescadores San Xosé de Cangas do Morrazo.

O propio grupo científico sinalaba que se trataba do primeiro rexistro de Callinectes sapidus en Galicia. A súa identificación foi posible grazas á bióloga Berta Barreiro, técnica da confraría de pescadores de Cangas.

Xa en decembro de 2016, o Grupo de Estudo do Medio Mariño (GEMM) identificaba para Galicia Confidencial as principais especies invasoras que están ameazando as rías galegas: novas especies de crustáceos, moluscos e de diferentes filos zoolóxicos de invertebrados nunca antes observados aquí. Na ampla lista aportada polo GEMM destacaba a presenza do cangrexo azul, cuxa expansión tería consecuencias ecolóxicas e económicas "inimaxinables", alertaron estes científicos, que lamentaban a pasividade das autoridades ante estas novas invasións.

O achado do cangrexo azul en augas de Galicia foi descrito polo Grupo de Estudo do Medio Mariño (GEMM), con base en Ribeira, nun artigo titulado 'First records of two decapod crustaceans, the caramote prawn Penaeus kerathurus and the blue crab Callinectes sapidus from Galician waters (NE Atlantic)', publicado na revista Cahiers de Biologie Marine, da Station Biologique de Roscoff, da Bretaña francesa. O estudo foi elaborado en colaboración co Instituto de Ciencias Marinas de Andalucía (CSIC) e a Confraría de Pescadores San Xosé de Cangas do Morrazo.

A hipótese coa que traballan os científicos é que a chegada desta e doutras novas especies ás rías galegas pode deberse a un "proceso de tropicalización debido ao quentamento do océano". De feito, e como se salienta no artigo publicado en Cahiers de Biologie Marine, "a temperatura do mar aumentou en Galicia en 0,24ºC por década desde 1974".

Respecto do cangrexo azul, é o caso "máis problemático" das novas especies descritas, xa que "ten un potencial moi grande de converterse en invasor", explicou a Galicia Confidencial
"A súa chegada a Galicia tan só era cuestión de tempo. Agora xa está estendido por case toda a costa Atlántica, Mar Báltico, Mediterráneo e Mar Negro", comentou Juan E. Trigo, do GEMM, a Galicia Confidencial.

A alimentación desta especie baséase normalmente en pequenos bivalvos, "polo que Galicia, cunhas extensións enormes de cultivos destes moluscos, é un auténtico paraíso para o cangrexo azul, que pode chegar a expandirse rapidamente sen ningún tipo de impedimento", advertiu o experto do GEMM.

A presenza deste crustáceo decápodo nas nosas rías podería causar "danos económicos inimaxinables" ás confrarías de pescadores e á extracción natural doutros bivalvos, sendo moi difícil a súa erradicación xa que "practicamente carece de depredadores naturais" e "o único que podería contar é case en exclusiva o polbo", alertou Trigo.

Unha invasión de cangrexos azuis suporía enormes danos ecolóxicos e afectaría principalmente á supervivencia do bivalvos de Galicia, pero tamén entraría en "competencia feroz con outros crustáceos autóctonos como a nécora, o boi ou a centola, que poden chegar a verse parcial ou totalmente desprazados", alertou este experto.

ESTUDO PIONEIRO

O estudo que agora publican os científicos do Institut de Ciències del Mar do CSIC é de enorme importancia, xa que até agora "só foron documentados uns poucos eventos de depredación de ovos de sepia na natureza", un deles, precisamente na ría de Vigo por un demo (Parablennius gattorugine), en 2011.

"Sorprendentemente", din os investigadores, "os invertebrados están case ausentes dos informes de depredación de ovos [de xiba]". Por isto, investigaron os posibles depredadores e como as características de alimentación destes "están relacionadas coa súa capacidade mecánica para rachar a cápsula dos ovos e atacar os embrións", aportan os autores.

As especies identificadas que se alimentaron de ovos de sepia foron o Bolinus brandaris —un gasterópodo procedente do Mediterráneo que o Grupo de Estudo do Medio Mariño (GEMM) identificou tamén entre as novas especies de moluscos invasoras nas augas galegas—, o boi de mar (Cancer pagurus), o cangrexo ermitán vermello (Dardanus arrosor), o lumbrigante (Homarus gammarus), o camarón mantis (Squilla Mantis), os ourizos de mar Echinus melo e Paracentrotus lividus, a estrela de mar escavadora Astropecten aranciacus, ademais do xa mencionado cangrexo azul (Callinectes sapidus), o cal constitúe "unha nova ameaza para os ovos de sepia", detallan os científicos.

"Os nosos resultados mostran que a depredación dos ovos de xiba por invertebrados mariños bentónicos é posible. Ata onde sabemos, este é o primeiro estudo que abordar deliberadamente a depredación por invertebrados de masas de ovos de sepia", resaltan os autores, que se ben realizaron a investigación en laboratorio, aseguran que os seus resultados "sosteñen que a depredación dos ovos de sepia por invertebrados pode de feito ser posible na natureza", podendo comprometer a súa supervivencia.

Os resultados do estudo veñen de publicarse na revista científica Estuarine, Coastal and Shelf Science, nun artigo titulado 'Invertebrate predation on egg masses of the European cuttlefish, Sepia officinalis: An experimental approach', asinado por Catarina Padilha Pires Martins, Roger Villanueva e Fernando Fernández-Álvarez."                   (Alberto Quian, 15/12/17)

16/4/18

Sito Miñanco, ‘el compa’




"Nunca se fueron, solo se hicieron invisibles. Los narcos gallegos ya no quieren que se sepan los metros cuadrados de sus mansiones ni tampoco desean lucir sus descapotables deportivos por Arousa. No quieren salir en prensa, ni en libros, ni en series. 

No era así antes de la Operación Nécora, hollywoodiense redada dirigida por Baltasar Garzón en 1990 que supuso el primer movimiento del Estado contra la mafia gallega después de años de interesado inmovilismo. 

Los años más duros que ha vivido el narcotráfico gallego tuvieron lugar, precisamente, cuando la opinión pública concluyó que la actividad en el noroeste era cosa del pasado. Con el inicio del siglo XXI las descargas de cocaína colombiana en la costa gallega alcanzaron niveles de inundación. La discreción daba resultado: con el foco en otros escenarios los narcos galaicos consolidaron su asociación con los carteles colombianos. 

De tal manera que, llegados al año 2018, sobra decir que Sito ha vuelto a las andadas. Es que nunca se alejó de ellas.

Sigue habiendo relojes que pesan un kilo y cochazos venidos de Emiratos Árabes desfilando por las Rías Baixas. Pero quien los muestra no suele estar a la atura de los grandes señores de la fariña. Precisamente por eso alardean.

En la Galicia de hoy se podrían distinguir dos niveles. En el de arriba, en sombra, se sitúan un puñado de capos, entre los que, según las autoridades, se hallaría Sito Miñanco, tal vez el más poderoso de ellos. Son empresarios con grandes organizaciones bajo su mando (algunas de ellas con más de 300 integrantes directos e indirectos), barcos en propiedad (a veces constantemente a flote sobre el Atlántico, sin ir a puerto jamás) y contactos de alto nivel en casi todas las instituciones, con las que en ocasiones colaboran. 

Algunos de ellos viven en Colombia. Cuentan con la última tecnología en cuanto a comunicación y localización para pasar desapercibidos y, sobre todo, disponen de cortafuegos: es prácticamente imposible vincular un cargamento con ellos, ya que no entran en contacto jamás con la mercancía ni con quien la manipula.

Estos grandes capos gallegos son consolidados socios de las organizaciones colombianas proveedoras, es decir, las FARC y la bandas herederas de los grandes carteles de Medellín y Cali. Son años de alianza basada en la eficacia de los gallegos para introducir la droga en tierra y su capacidad para entregarla a organizaciones de Europa del Este (rusos y búlgaros, sobre todo) e italianas, encargadas de la distribución por el continente.

Los colombianos han probado muchas otras vías y ninguna de ellas les tranquiliza tanto como la gallega. Para ellos son ‘los compadres’, gente de confianza. De entre ellos, Sito es ‘el compa’ por excelencia, un socio con más de 30 años de alianza.

Estas organizaciones controlan el patio, nadie se mueve en la costa gallega sin su permiso y, quien lo hace, suele acabar entre rejas tras un oportuno chivatazo, cuando no borrado del mapa. Por debajo de ellos pululan multitud de clanes, algunos históricos de la costa gallega, otros de nueva generación, todos al acecho de poder alijar 200 o 300 kilos de blanca en un velero, un contenedor del puerto o un pesquero y que les resuelvan la economía de varios años. 

Es en este nivel donde la confianza se arruga: se delatan constantemente entre ellos, desaparece mercancía, se multiplican las traiciones… Todo un escenario de puñaladas por la espalda que convierte a Galicia en escenario recurrente de numerosas incautaciones.

Mientras estos clanes llenan de estigma, dinero negro, tapaderas y negocios las Rías Baixas (sin que a nadie en Galicia parezca importarle en exceso), los grandes señores siguen moviendo con discreción cantidades inimaginables. La Policía sospecha que Sito ha llevado a cabo en los últimos años unas seis operaciones, ninguna de ellas de menos de 3.000 kilos de cocaína; una, creen, de más de 7.000.

La última pista que los investigadores intentan relacionar con Miñanco es la interceptación el pasado octubre del buque Thoran en pleno Océano Atlántico con 3.800 kilos de cocaína. Su destino: la costa gallega.

Sito, del mar al mar

José Ramón Prado Bugallo creció como Sito, un apodo muy común en Galicia, al que añadió el sobrenombre de su familia, conocida como Los Miñanco. Lo hizo en el barrio de San Tomé de Cambados, lugar de pescadores.

Su prodigiosa habilidad para pilotar xurelas (como se conoce a las lanchas rápidas y planeadoras) le valió la confianza de Vicente Otero ‘Terito’, uno de los grandes contrabandistas de tabaco en la Galicia de los 70. De ahí a su propia organización. Junto a sus amigos Ramiro y Olegario montó la ROS (iniciales de los tres), una de las mayores organizaciones tabaqueras de Europa. Cuando Sito decidió que la fariña daba más dinero que el Winston de batea, Ramiro y Olegario decidieron plantarse.

El punto de encuentro fue Panamá, donde Sito acudía a lavar la ingente cantidad de dinero que el tabaco de contrabando le proporcionaba. También allí montaban sus tapaderas los capos colombianos. Fue Odalys Rivera, sobrina de un ministro del general Noriega, quien introdujo a Sito en los círculos adecuados.

 Tal fue el éxito social de Sito en Panamá que llegó a ayudar al general en la financiación de su gobierno. El ‘millonario gallego’, como le conocían, comenzó a dirigir envíos de prueba a Galicia cuando la Guardia Civil y la Policía todavía buscaban cajas de tabaco debajo de las bateas de la Ría de Arousa. De aquellos años se cuenta que Sito llegó a enviar barcos a Galicia cargados con cocaína, hachís y tabaco. Todo de una tacada.
 
Sito cuidó su imagen. Si alguno de sus hombres era apresado, le pagaba una pensión a la familia. También financiaba tratamientos médicos a vecinos, fiestas populares (llevaba a Cambados las mejores orquestas), presidía el equipo de fútbol Xuventude de Cambados, al que por poco sitúa en Segunda División y llegó a ser nombrado hijo predilecto de la localidad. 

Todavía hoy, en Cambados, es mucha la gente incapaz de hablar mal de Miñanco. En Galicia Sito amenaza con convertirse en un icono de la cultura pop, con canciones propias y kilómetros de relato sobre sus hazañas.

Su apego fue también su perdición. Según creen los investigadores Sito es uno de los pocos capos que metía dinero de su propio bolsillo en las operaciones, algo que llena de confianza a los proveedores colombianos.

 Siempre, además, tenía sitio para los viejos amigos: en la última redada ha caído, junto a él, David Pérez Lago, hijastro de Laureano Oubiña. Si recibía demasiados encargos de Colombia, los derivaba a otras organizaciones. El respeto que Sito despierta entre el resto de clanes y proveedores es altísimo. Lo consideran un hombre generoso y de palabra.

Su cercanía, sin embargo, le impedía delegar. Cuando asaltaron su chalé de seguridad de Madrid en su primera detención, en 1991, los GEO se toparon a Miñanco sobre unas cartas náuticas y un teléfono satélite. “Hostia, ahora sí que me trincasteis”, cuentan que dijo al ver a los agentes. 

Volvería a ser detenido en 2001 y se investiga ahora cómo ha sido posible que siguiese dirigiendo su organización desde la cárcel. Porque pocos dudan ya que no lo hiciera.
Otra vez, metidos ya en 2018, parece ser que la piedra en la que ha vuelto a tropezar Sito es la de querer controlar todo al detalle, la de no alejarse del mar del que nació. El no saber parar. O el no poder. Difícil, por ello, afirmar que este vaya a ser el último capítulo. 

El narco en Galicia sigue, por más que haya quien insista en que es cosa del pasado. Sito es la prueba."                (

13/4/18

Y la quinta provincia gallega se fue a la guerra


 El batallón Bakunin, en el monte de San Pedro, febrero 1937 (Fundación Anselmo Lorenzo)

"Josetxo Fariña Chans podría tener una jubilación tranquila, aprovechando una pensión bien ganada tras 35 años navegando por medio mundo. Pero él prefiere el movimiento. “A mí me gustaba correr, siempre me gustó correr”, explica quien todavía camina por Trintxerpe a un paso ultrarrápido, ágil y quizá hasta temerario para tener 85 años, un oído no muy fiable y haber pasado recientemente una operación de cataratas que le quitará visión durante unas semanas. 

Ahora, a su pesar, su pequeña libreta de unos 7x10 centímetros se encuentra en modo reposo en el bolsillo de su txamarra. Durante unas semanas lo va a tener difícil para leer lo que escribe. Los años de apuntes son, desde su operación, una masa informe de cuadrículas y letras borrosas.

Esta libretilla lleva acompañando a Josetxo Fariña durante años, desde un tiempo después de haberse jubilado. En ella, el trintxerpetarra guarda cualquier tipo de información histórica del barrio, desde la más rocambolesca —“a veces me encuentro con señoras por la calle y me cuentan no sé qué de su hermana, pues yo lo apunto”— hasta otras con más peso en la historia del barro. De hecho, gran parte de la libreta de Josetxo está cubierta con los nombres de los cientos de personas que el barrio de Trintxerpe se dejó luchando en el Ejército de Euzkadi durante la Guerra Civil.

El ejercicio de memoria histórica de Fariña, como muchos le conocen en el barrio, no acaba ahí. También, en otros folios ya de un tamaño A4 más respetable, sueltos pero ordenados, Josetxo ha apuntado a mano más de mil nombres, la mayoría de ellos milicianos de alguno de los batallones que contaba con voluntarios de Trintxerpe. Muchos nombres y apellidos vascos. Muchos más, gallegos.

Todos ordenados y jerarquizados, cada uno con el nombre de su batallón, la fecha de fallecimiento, el lugar donde cayó en batalla. En algunos casos, hasta su lugar de nacimiento, aproximado la mayoría de las veces. Un trabajo colosal a vistas de cualquiera, aunque no a la de Josetxo —ni siquiera antes de la operación—, que se quita mérito al respecto. ¿Que por qué lo hizo? “Pues porque nadie más lo quiso hacer”.

Esto suele ocurrir con la historia de los perdedores, que casi nadie la cuenta. Porque los nombres que Josetxo Fariña ha ido escribiendo en su libreta 7x10 son los de los perdedores. En ellos se transmite la tristeza de vidas olvidadas, de pescadores que se fueron a morir por unas montañas muy lejos de la casa donde nacieron. 

Más de mil nombres que funcionan a modo de antología del perdedor: de soldados que perdieron su vida, niños que perdieron familia, de gallegos que perdieron su hogar y de un barrio que, sin duda, perdió la guerra.    

Uno de los mil nombres es el de su padre, Ramón Fariña Amigo, vecino del pueblo coruñés de Corme, en plena Costa da Morte. Fariña Amigo cayó luchando en el 37 con el Batallón Celta cerca de Otxandio, en Vizcaya. 

En otra de las páginas escritas por Josetxo Fariña asoma José Domínguez Villar, de Redondela (Pontevedra), padre de otro Josetxo trintxerpetarra y amigo de Fariña. Domínguez Villar fue otro de los muchos gallegos que falleció en Otxandio, en medio de la Batalla de Villarreal. Y también, como Ramón Fariña, era pescador y gallego. Porque por aquel entonces eso era todo lo que se podía ser en Trintxerpe. 

La llegada

Trintxerpe es, o más bien fue, un pedacito de Galicia en la ría de Pasaia. Un enjambre obrero desperdigado por las faldas del Monte Ulía —“antes todo esto era campo”, suele repetir sin cesar Josetxo Fariña cuando pasea por el barrio—, justo al otro lado de la muga que marca dónde Donostia deja de ser Donostia y pasa a ser el resto de Guipuzkoa. A Trintxerpe se le ha conoce desde hace años como la ‘quinta provincia gallega’. 

Por sus calles de esquema irracionalista, todavía se puede escuchar a los más mayores hablar gallego de A Costa da Morte, comer un buen pulpo á feira en O’Romeral o encontrar una calle dedicada a Castelao.

 Pero ya, todo esto, es en 2018 más un eco del pasado que una realidad. Ningún ámbito del barrio tiene ya tanta influencia gallega como las esquelas, que muestran cada día el final de las generaciones emigrantes que llegaron desde Galicia antes y después de la Guerra Civil.

La quinta provincia nació en la segunda década del siglo XX, se podría decir que hija del desdén de una madre donostiarra y la pobreza de un padre gallego. Aquellos años, Donostia vivía su belle époque particular. Recatada y señorial, destino de asueto para élites, la urbe donostiarra no quería que su estilo de vida se enfangase con el incipiente desarrollo del puerto industrial y la llegada de mano de obra barata. 

Así, porque toda fiesta de lujo necesita su propio basurero, Donostia tiró su puerto hacia la Bahía de Pasaia, al otro lado del Monte Ulía, como quien lanza la monda del plátano al otro lado de un muro de tres metros y se alegra de cuán limpia está su casa.

Por esos mismos años, los armadores de la zona se dieron cuenta de algo clave para el devenir de esta historia: por el precio que les suponía contratar a un arrantzale euskaldun, combativo, organizado y protestón, se podían ir al otro lado del Cantábrico, llegar a Galicia y traerse a 10 marineros gallegos, con fama de buenos trabajadores y abnegados. Y el trasvase no se hizo esperar. Ahí estaban el óvulo y los espermas. 

Entre 1916 y 1936 llegaron a la bahía de Pasaia miles de gallegos para trabajar en la pesca industrial del puerto, a los que los armadores hacinaron en unos cuantos edificios construidos bajo el caserío Trintxer, en la cara del Ulía que da hacia la bahía de Pasaia. Los edificios pasaron a ser conocidos como Trintxer-pe, que en euskera significa “debajo de Trintxer”.

La jugada, parecía, les había salido redonda a armadores y bon vivants de la capital guipuzcoana. Donostia podía seguir siendo el retiro señorial en el que se había convertido y en Pasaia la industria pesquera había encontrado en los inmigrantes gallegos al empleado perfecto: abnegado, trabajador, callado y dócil. 

Pero, claro, hubo un pero. Un detalle que se les escapó a todos: el efecto contagio. Según pasaron los años, las ideas socialistas que sus compañeros euskaldunes llevaban al puerto de Pasaia fueron haciendo efecto en las familias gallegas. En los años 30, un 75% del barrio estaba enrolado en sindicatos anarquistas o de izquierdas. 

Y, para alarma de la alta sociedad donostiarra, solo un 7% iba a misa los domingos. “Tierra pagana”. “Agujero bolchevique”. O, más rimbombante todavía, “meca del sóviet rojo”. Esos eran algunos de los sobrenombres que se le pusieron a Trintxerpe al otro lado del Ulía, monte que servía ya como frontera intraspasable entre la belle époque y el desarrollismo desenfrenado.

Tan solo 20 años después de haberse formado, el golpe fascista del 14 de julio de 1936 cogió al Trintxerpe en estado de efervescencia, tras varias huelgas y manifestaciones que habían dejado un reguero de muertos en el barrio. 

El sindicato El Avance Marino, vinculado a la CNT, contaba con la mayor representación en el distrito, seguido de sindicatos comunistas y de UGT. En palabras del historiador gallego Dionisio Pereira, “nacía, pues, la ‘quinta provincia gallega’ con unas apreciables señales de identidad izquierdistas, ácratas y proletarias”.

La odisea

El golpe de estado de Franco marca el comienzo de una etapa de unos dos años que acaba convirtiendo al Trintxerpe en un “barrio de perdedores”, en palabras de Josetxo Domínguez y Josetxo Fariña. En los primeros meses de guerra, los emigrantes gallegos formaron parte de las milicias que participaron el asalto al cuartel donostiarra de Loyola, en los combates de Peñas de Aya y en la batalla de Irún.

 Nada estaba demasiado organizado ni preparado en el bando de las milicias. Tampoco había armas o equipamiento para todos. Para casi nadie, más bien. El histórico anarquista guipuzcoano Chiapuso llegó a contar que los pescadores de las Rías Baixas y de A Costa da Morte fueron a combatir por los escarpados riscos de Peñas de Aya vistiendo sus katiuskas, haciendo frente a unos requetés carlistas que llevaban tiempo preparándose para la guerra en la montaña.

A los pocos meses, en octubre del 36, Gipuzkoa fue abandonada por aquel primer e improvisado ejército republicano. Del Trintxerpe no se fueron solo los milicianos, sino también gran parte de las familias que lo poblaban. Según la historiadora Rosa Gª Orellán, allí solo quedaron los gatos. En esto discrepa Josetxo Fariña: “También quedaron las ratas”. “Los fachas”, completa, por si no quedaba claro.

Las de los dos Josetxos, junto con la mayoría de familas del Trintxerpe, se marcharon en barcos hacia Bilbao. Ahí comenzó una nueva fase de la guerra. La que llevó a los gallegos a combatir por decenas de montes vascos —Kalamua, Otxandiano, Txibiarte, Amboto, Sollube, Artxanda—, convirtiéndolos en una especie de mendizales improvisados. 

En ellos, quién sabe cómo, aguantaron todo un invierno frente a los envites de los ejércitos del general Mola.

Mientras, las familias de los milicianos y milicianas que no habían ido a combatir al frente se quedaron en Bilbao intentando sobrevivir a las condiciones de una ciudad en guerra. La madre de Josetxo Fariña, Josefa Chans Cousilla, no lo consiguió y falleció por enfermedad a los 23 años. 

También una hermana de Josetxo moriría a los dos años, víctima de otra enfermedad. “Era una especie de almacén, sucio y al raso en el que nos echábamos a dormir, me acuerdo también de las alarmas por bombardeo”, recuerda Josetxo Fariña de su paso por aquel Bilbao. Tan solo tenía cinco años.

Con Bilbao como último bastión del Gobierno Vasco, más de 1.000 gallegos se repartían por el frente de guerra, divididos entre decenas de batallones del Ejército de Euzkadi, la mayoría vinculados a la CNT. El Batallón Celta, como muestra su propio nombre y lema —“milicias antifascistas galegas”—, fue uno de los que acogió a más gallegos de Trintxerpe.

 El batallón Bakunin también contó con una importante presencia de gallegos y llegó a convertirse en una de las unidades más destacadas dentro del Ejército de Euzkadi, participando entre otras en la ofensiva sobre el monte Txibiarte.

Allí, a pocos kilómetros de este pico alavés, vive Sergio Balchada, historiador pontevedrés afincado en Amurrio y experto en el batallón Bakunin. No es la primera vez que, recorriendo las lomas del Txibiarte, Sergio se encuentra casquillos de bala, cascos o cajas de munición. Hoy en día, todavía se pueden ver claramente el rastro de las trincheras, de los nidos de ametralladora y los canales de comunicación excavados por el batallón Bakunin.  

Satxa, como lo suelen conocer, considera que por lo menos unos 150 gallegos del Trintxerpe o de la zona de Pasaia combatían en el Bakunin. “Pasaron más de medio año aquí”, explica, “desde octubre del 36 hasta mayo del 37”. 

A poco más de 200 metros, al otro lado de un valle que ahora sirve de pasto para vacas, se situaron durante meses los requetés carlistas. “En este sector y por gran parte del frente los dos bandos solían hacer treguas de unos minutos, se intercambiaban productos que uno de los dos bandos tenía o, si tenían familia del otro lado, preguntaban por ella”, explica Balchada.

En mayo del 37 da comienzo la continua retirada que lleva al Ejército de Euzkadi a su rendición final en agosto de ese mismo año, en la localidad cántabra Santoña. El momento que puso punto final a la extraña guerra de los gallegos de Trintxerpe, a los milicianos del Bakunin y del Celta y del resto de batallones. 

Al menos su guerra fue una peleada por gente que sabía, y mucho, del mar, de pesca, de trabajar y de luchar cada día. Pero que no conocía nada sobre la guerra. Sus primeras actuaciones están plagadas de anécdotas que reflejan esta ausencia de capacidades militares. En los primeros días de guerra el sindicato trintxerpetarra El Avance Marino asaltó un barco de la marina atracado en Pasaia, conocido como ‘torpedero nº3’. 

El objetivo era llegar a la Bahía de la Concha para bombardear el Hotel María Cristina, donde se atrincheraban con fusiles los partidarios del golpe de estado. Finalmente, los cañones del navío acertaron en todos sitios menos en su objetivo, y el ataque se detuvo. 

Pocos días después, en el asedio del Cuartel de Loyola, los mandos tuvieron que explicarles a los milicianos que, en un asedio como aquel, la gente no se podía ir a dormir a casa, que aquello era una guerra. Cerca del Txibiarte, ya con meses de guerra detrás, un soldado alemán se fue de paseo en su día libre y, sin saber muy bien cómo, cruzó líneas enemigas y nidos de ametralladoras vacíos. 

 Siguió caminando y acabó por llegar a un pueblo, donde llamó la atención de los locales por su vestimenta, pulcra y poco habitual en el bando republicano. La voz se corrió y la escuadra encargada de vigilar el frente salió corriendo tras él. Estaban en un caserío. Celebrando un cumpleaños. No lo dieron atrapado.

Tristemente, se supone que con el tiempo y el paso de la guerra todos estos hombres y mujeres se hicieron mejores militares. Aguantaron el frente durante meses frente a un ejército que aunaba tercios, soldados marroquíes, italianos y regulares, dirigidos por Mola. Según Balchada, la orografía, pero también la estoicidad, de toda esta gente hizo que la resistencia fuese posible hasta mayo del 37, cuando la guerra en Euskadi empieza a decantarse del lado nacional.

 El Bakunin se marcha a defender la cima del Sollube y, ya en retirada continua, el cinturón de hierro bilbaíno. Por su parte, el Celta, el batallón del padre de Josetxo Fariña, deja el Kalamua y se retira hacia el Otxandiano. Luego al monte Artxanda. Luego Bilbo. Y Cantabria. Y luego, ya, la nada. La rendición total del Ejército de Euzkadi en Santoña y, con él, el de los más de 1.000 gallegos que lucharon en él. Pescadores en su mayoría que solo conocían el mar y que, irónicamente, fueron a perder vidas y su libertad montaña, tras valle, tras montaña.

El fin

Las de los Josetxos y muchas otras familias del Trintxerpe acabaron regresando al barrio, cruzando la frontera de Francia en Irún cerca del año 1938. Antes de la derrota final del Ejército de Euzkadi habían abandonado Bilbo en barcos. Pero la provincia gallega que se encontraron no se parecía en nada a la que habían dejado. 

Era, ya, el barrio de perdedores de los años 40. Un barrio de familias sin padres y de gente de mar que perdió casi todo en las montañas. Un barrio sin vida y con hambre, sin sindicatos y con represión, al que Josetxo Fariña llegó solo con su abuela y su hermano pequeño.

“Mi abuelo se había quedado en Bilbao esperando otro barco, no cabía en el nuestro. Al final pudo llegar, y menos mal. Si no llega a haber venido, a mi abuela la hacen desaparecer y a nosotros nos mandan con alguna familia por ahí. Eso se hizo mucho en aquella época”, comenta Fariña.

La posguerra fue dura en Trintxerpe. Pescar no era factible debido a la Segunda Guerra Mundial. La escasez era lo normal y los paseos, también. Sin embargo, el tiempo acabó por absolver a la quinta provincia. Un cura jesuita y nacionalista de apellido Esnaola llegó como referencia para los niños de un barrio perdido.

 Poco después de la guerra continental, la pesca se retomó y en los 50 a Trintxerpe se le comenzó a conocer como “la mina de oro” o la “Nueva California”. La pesca de bacalao se convirtió en el salvavidas de la comunidad. El Trintxerpe y los habitantes de la quinta provincia acabaron por encontrar la vida, otra vez, en el mar, alejados de las montañas que tanto le quitaron.

Ahora, 80 años después de que bajo el caserío Trintxer solo quedasen los gatos —y las ratas—, portugueses y africanos han tomado el testigo de los gallegos como comunidades inmigrantes más notables. Mientras, muchos de los que llevan apellidos gallegos visten ya txapela y hablan euskera. 

Cada día más, la herencia gallega se ciñe a la nomenclatura y solo reductos como el Fato Cultural Daniel Castelao luchan por mantener viva esta llama que, pese a todo, se apaga.
Por su parte, rápido aunque cada vez menos, Josetxo Fariña seguirá paseando por el barrio para seguir grabando su historia bolígrafo en mano, toda vez que su operación de cataratas se lo permita. 

Pequeño pero fuerte; duro, bravo y tozudo. Anarquista convencido. Protestón. Niño huérfano de guerra que acabó por solucionarse la vida por Terranova y los mares de medio mundo. Con apellidos gallegos pero que ya pocas palabras recuerda en el idioma de sus padres. ¿Qué mejor metáfora que él mismo y su historia para definir a este barrio?

Y en el bolsillo de su txamarra, en esa libretilla cuadriculada de 7x10 centímetros, el mayor ejercicio de memoria histórica que se haya hecho por sus padres, por el padre del otro Josetxo y por todos los gallegos y gallegas de la quinta provincia que se fueron a morir y a luchar contra la barbarie por las montañas de Euskadi."                   (Fernando Mahía, CTXT, 21/03/18)