24/11/17

O pacto do PP co PNV evidencia a posibilidade de adaptar a tarifa eléctrica por territorios


A preguntas da prensa sobre a repetida proposta do BNG, o presidente da Xunta aseguraba que "eses plantexamentos non se sosteñen nin en España nin en Europa" porque implicaría que a tarifa mudase "en función do punto quilómetrico no que se viva" e impediría que cada Estado tivese a súa tarifa unitaria. Esquecíase o xefe do Executivo galego das diferentes tarifas, segundo territorios ou áreas, que se aplican en países como Alemaña, Suíza ou o Reino Unido. 

Agora, o pacto entre PP e PNV para a aprobación dos Orzamentos Xerais do Estado inclúe unha rebaixa tarifaria da electricidade que se aplicará ás empresas vascas a partir de 2018, o que evidencia a posibilidade de adaptar, mediante negociación política, os importes en función das características de cada lugar. 

O acadado polo PNV para Euskadi -que se une á rebaixa no cupo en case 600 millóns, a devolución de 1.400 millóns por discrepancias anteriores e un investimento de 3.380 millóns para o AVE até 2023- non é unha tarifa eléctrica propia como a reclamada polo CIG, BNG, En Marea e diferentes administracións do país. 

Pero si a solución a unha problemática que levaba anos en debate político e unha vantaxe evidente para as súas grandes empresas. Desde Galicia reclámase que tanto familias como compañías poidan beneficiarse do feito de que o país sexa produtor excedentario de enerxía e soporte todos os custos medioambientais e de impacto que iso supón. (...)

Preguntado pola cuestión tras o Consello da Xunta deste xoves, Feijóo insiste en que "non hai tarifa vasca". "É como se me din a min que teño tarifa galega porque empresas grandes consumidoras, como Alúmina, teñen descontos, ou pola subestación que pedimos para PSA-Citroën", dixo o presidente galego, que comparou o acadado polo PNV coa poxa de interrumpibilidade que rexe para empresas como Alcoa. "Cada un defende o seu e nós defendemos o noso", insistiu.  (...)

Noa Presas, portavoz parlamentaria do BNG en materia de Industria, asegura "non compartir" en nada a idea amosada por Feijóo, que "vén xustificar que Galiza ten un equivalente ás vantaxes de Euskadi no sistema de interrumpibilidade".

 "O que fai ese modelo é fomentar máis inseguridade e poñer en risco a viabilidade do emprego; mesmo o anterior sistema era máis xusto, aínda que o idóneo sería ter unha tarifa eléctrica galega pola nosa condición de país excedentario", advirte.  Así, a deputada nacionalista asegura que o modelo de Euskadi revela que "esa tese de que hai unha única factura eléctrica é falsa". 

"A tarifa acaba sendo unha decisión política e no País Vasco estanse a beneficiar dunha peaxe de alta tensión que existe noutras comunidades pero que é maioritaria para as grandes industrias vascas; a pregunta é por que ningunha empresa galega se beneficia diso. A resposta é que todo depende da vontade política", engade. 

 Ao tempo, a voceira nacional do BNG, Ana Pontón, advertiu que froito da "lexítima negociación do Goberno vasco, Euskadi gaña 1.400 millóns e unha mellora na tarifa eléctrica", xusto non momento que se coñece que "tamén gaña Madrid porque o Executivo central ten dispostos 3.500 millóns nos Orzamentos para rescatar as radiais madrileñas impulsadas por Aznar e Aguirre”. 

“E a Galiza que lle queda? Un recortazo de 442 millóns nos investimentos do Estado para 2017 e cero euros para rescatarnos da estafa legalizada das peaxes da AP9; ao contrario, anúncianse subidas”, denunciou a dirixente do Bloque, que contrastou o resultado de "ter un Goberno que exerce para defender os seus intereses, -Euskadi-, e un Feijóo marioneta de Rajoy". “Cinco deputados do PNV valen o seu peso en ouro, doce deputados do PPdeG non lle valen a Galiza para nada, agás para restar”, rematou. 

Sexa como for, a tarifa eléctrica galega foi rexeitada en diversas ocasións polo PP, tamén no Parlamento, cando botou abaixo unha iniciativa do BNG apoiada por toda a posición na que se reclama a devandita tarifa como medida de apoio ás factorías de Alcoa no país. No entanto, os conservadores déranlle na Deputación de Lugo o seu voto favorable a unha proposta practicamente idéntica tan só unhas semanas despois

Desde o Bloque, Pontón pregúntase “que máis ten que pasar para que Feijóo saia do seu ensemismamento e deixe de defender o indefendible, que ten que pasar para que se poña as pilas en defensa do interese xeral deste país?".  "Euskadi gaña nesta negociación, Madrid gaña o rescate das radiais socializando as perdas das empresas, pero aquí somos as últimas da fila”, rematou."        (Miguel Pardo, Praza Pública, 04/05/17)

23/11/17

“Non podemos seguir a gastar 170 millóns de euros anuais nunha política forestal cuxa principal beneficiaria é Ence”

"Falamos con Pedro Alonso, ‘Perico’, biólogo que leva anos de compromiso e militancia no ambientalismo, un dos impulsores das asembleas contra a eucaliptización que nos meses pasados decorreron en diferentes partes do país. “A economía do eucalipto susténtase no abandono do rural”, mantén. E ese é un factor chave, non o único, para entender por que arde Galiza.

.-Outra vez unha vaga de incendios devastadores arrasa con miles de hectáreas do país. Unha situación que se produce cada poucos anos e parece que non damos aprendido. Somos parvos?

-Desde o punto de vista político, pode que si sexamos parvos (ri). Temos uns representantes que unha tras outra caen nas mesmas e fano con pleno coñecemento de causa. No 2011 fixeron o mesmo. Había unha seca que prolongaba o período de risco e tamén repregaron o operativo de extinción, reducindo o número de brigadas rápidas para operar contra o lume.

 Repregaron e ademais anunciaron que ían repregar, o que fixo un efecto chamada para aqueles que andan a prender lume ao monte por diversas motivacións. Consecuencia? Que arderon nas montañas de Ourense e Lugo case 20.000 hectáreas.

E este ano pasou o mesmo. Seca e repregamento de efectivos. Arderon zonas de montaña mais tamén zonas periféricas a grandes núcleos de poboación. Houbo grandes lumes porque o combustíbel que hai no monte é moito e estaba moi seco.

Ou sexa, que todo isto amosa que perante unhas determinadas consecuencias dunha xestión incapaz, incluso desprezativa ante a problemática que iso xera, seguimos a manter os gobernos que xestionan deste xeito as cousas. 

-A Xunta fala de “terrorismo incendiario”, un relato que xa atopamos nos grandes medios...

-O que fai a Xunta do PP é unha bola de neve. Por unha banda pretende dirixir a política forestal cara a un obxectivo moi concreto e determinado, que é a produción de eucalipto para celulosa, xerando abandono do rural. E por outra banda, cada vez acouta moito máis o uso do lume para chegar a perseguir o delito incendiario até extremos de terrorismo.

É dicir, unha incoherencia: o goberno xera políticas de rural que fomentan o despoboamento, porque iso é o que trae a expansión do eucalipto, que despraza outros aproveitamentos. A economía do eucalipto susténtase no abandono do rural. E, ao tempo, meten a sospeita de terroristas a xente que fica no rural e que recorre ao lume como ferramenta cultural. 

-O eucalipto está no albo como un dos factores dos incendios. Mais reducir toda a casuística do lume ao eucalipto non é reducionismo dun problema máis complexo, onde converxen máis factores?

-Hai factores como a extrema e prolongada seca. Ou o nivel de abandono das posibilidades do rural, que se expresa na preponderancia do eucalipto como alternativa económica. Isto dá lugar a que a periferia dos núcleos de poboación estean dominadas por unha paisaxe do caos, no que medra a matogueira, que coexiste con parcelas recentemente transformadas en eucaliptais, moi perto de núcleos de poboación, vías de comunicación...

Iso é unha bomba de reloxaría. Situacións como estas, de cambio da situación climática tradicional, conduce a períodos de máximo risco de incendios e máis prolongados. Aparecen grandes lumes que, ademais, están en ‘interface’, en zonas urbanas, rurais, rururbanas...

Por iso a ordenación de usos é fundamental para poder determinar que prevención vamos levar adiante. Fálase moito da prevención mais a prevención depende da ordenación, dunha priorización de usos.

Se non ordenamos os usos polo menos en torno aos núcleos de poboación e vías de comunicación, mal vamos. Ao final, temos un caos, máis abandono do rural e máis expansión dos aproveitamentos económicos que politicamente se deixan como únicos no medio rural porque non se permiten outras alternativas. 

-Non queremos que se repita outra vez o acontecido nestes días. Que habería que facer? Que primeiros pasos habería que dar?

-As forzas políticas terían que que poñerse de acordo. Eu creo que a sociedade ten claro que non se pode seguir así, non se pode seguir a gastar por volta de 170 millóns anuais ao ano para soster unha política forestal cuxo principal beneficiario é Ence, porque os pequenos propietarios pouco sacan. Mais hai unha parte dos partidos políticos que apostan en 60 anos máis de caos, de monocultivo forestal, así que vexo difícil ese acordo.

Mais, de habelo, o primeiro paso, básico, sería o de que arredor dos núcleos de poboación de vías de comunicación, dos espazos naturais protexidos, nas paisaxes protexidas... hai que facer outra política de monte. Cal? Eliminar as masas de árbores pirófitas [que arden con facilidade, como o eucalipto], promocionar usos alternativas do monte: gandeiría, frondosas, producións agrarias e hortícolas..."              (Entrevista a Pedro Alonso, Sermos Galiza, 24/10/17)

22/11/17

Los exdirectivos de Novagalicia condenados por sus prejubilaciones acceden a la semilibertad... a volar

"Los tres exdirectivos y un exasesor de Novagalicia (NCG) que cumplen dos años de condena desde enero de 2017 por el escándalo de las prejubilaciones millonarias y planes de pensiones, ya podrán disfrutar de un régimen de semilibertad para colaborar con programas de voluntariado social, según acordó en un auto el pasado jueves la Audiencia Nacional.

Los internos que se encuentran en la prisión pontevedresa de A Lama, José Luis Pego y Óscar Rodríguez Estrada, colaborarán con el Banco de Alimentos en Vigo, mientras que Gregorio Gorriarán participará en un programa de mediación financiera, y al asesor jurídico, Ricardo Pradas, seguirá impartiendo clases como profesor universitario de laboral aunque también participará en programas de atención a indigentes.

Estos dos últimos cumplen su condena en el penal de Soto del Real.

Los primeros banqueros que entraron en prisión en España para cumplir una condena por fraude financiero enfilan así el tercer grado penitenciario o libertad condicional que previsiblemente llegará a partir de enero cuando hayan cumplido la mitad de la condena.

El juez central de Vigilancia Penitenciaria ya les había concedido los primeros permisos carcelarios a mediados de octubre, cuando habían cumplido nueves meses de condena, y ahora les autoriza a salir de prisión durante el día para realizar programas de reinserción social y solo podrán dormir en sus domicilios los fines de semana.

El magistrado ha tenido en cuenta en su auto que los cuatro condenados han devuelto en concepto de responsabilidad civil los 10,4 millones de euros cobrados indebidamente de la entidad gallega y que ya han cumplido más de la cuarta parte de la condena que no se extinguirá hasta el 9 de enero de 2019. Además, han reconocido públicamente el delito, mostrando arrepentimiento, no tienen incidencias en su expediente carcelario y se han comprometido a realizar trabajos de voluntariado para reparar el daño ante la sociedad, según el auto del juez José Luis Castro.

Los cuatro internos tendrán que cumplir un calendario de horarios y actividades que será acordado por la Junta de Tratamiento de ambos centros penitenciarios hasta que esta revise la progresión de grado de cada uno, según han confirmado fuentes judiciales.

La concesión de semilibertad se produce tres meses después de que la Audiencia Nacional excarcelara al que fuera presidente de Novagalicia, Julio Fernández Gayoso, de 85 años, por motivos de salud, condenado como cooperador necesario en los delitos de administración desleal y apropiación indebida. Gayoso colabora desde entonces con un programa de rehabilitación para toxicómanos que dirige la Fundación Erguete en Vigo, y también imparte cursos como voluntario de economía financiera.

El caso ha sido uno de los mayores escándalos financieros tras el rescate de 9.000 millones que precisó el banco en 2010 para seguir adelante a raíz de la fusión de Caixa Galicia y Caixanova, y que hoy opera como Abanca.

Según la sentencia de la Audiencia Nacional confirmada por el Supremo, que la calificó de "benévola", José Luis Pego, Gregorio Gorriarán y Rodríguez Estrada "urdieron un plan", con "la colaboración esencial e imprescindible" de Fernández Gayoso y el asesor Ricardo Pradas, para "beneficiarse económicamente" de millonarias prejubilaciones. Todo ello, ante "el supuesto más que probable, razonable y lógico", dice el fallo, de que "cuando se acabaran las ayudas públicas los nuevos inversores y dueños de la entidad fusionada decidieran prescindir de ellos".             (Elisa Lois, El País, 20/11/17)

21/11/17

Así se tejió el imperio de Inditex: miles de mujeres gallegas sin derechos

"A finales de los años ochenta el sector textil y de la confección en Galiza experimentó una gran expansión. Nombres como Adolfo Domínguez, Caramelo o Roberto Verino son buena muestra del papel y de la visibilidad que la “moda gallega” alcanza en el conjunto del Estado. 

Pero será Zara —llamada Grupo Inditex después— la marca que mejor ejemplificará el “milagro” del textil en Galiza. 

El enorme crecimiento de esta compañía propiciará la gran expansión del sector textil en esta comunidad y, en concreto, la constitución de cooperativas y talleres de confección que trabajan para el gigante gallego.

La evolución del textil en las décadas de los 80 y 90 implicó una necesidad creciente de trabajos de manufactura. La estrategia del Grupo Inditex fue incentivar la constitución de industrias subcontratadas, talleres y cooperativas, bajo la promesa de que nunca les faltaría trabajo.

 Muchas mujeres trabajaban para Inditex, o alguna de sus subcontratas, en sus propias casas. Cuando fue necesario para el mayor crecimiento de la compañía, sus dirigentes impulsaron una red de cooperativas donde poder subcontratar una parte fundamental de la manufactura.

Estas cooperativas, formadas fundamentalmente por mujeres del medio rural, surgieron a iniciativa de Inditex y otras grandes empresas del textil gallego bajo la promesa de una demanda de producción continua. El crecimiento de este tipo de sociedades fue a la par con la facturación del holding. De 1990 a 1995, la facturación pasó de 44.000 millones de pesetas a 183.000.

 En 1991 había 139 cooperativas de confección en Galiza, en 1997 eran 253. Todas aquellas promesas se esfumaron con el proceso de deslocalización de la producción a partir del año 2005 desde Galiza a países como Marruecos, Bangladesh o Turquía.

En el informe El sector textil y de la confección, de 2005, María del Vallejo Fernández Sanz y Estefanía Rodríguez González achacan el crecimiento del sector textil a varias razones, entre otras a la “consolidación de un tejido productivo que suministra básicamente mano de obra para la fabricación de un volumen creciente de producción”. 

Y afirman que la estructura en Galiza “presenta dos realidades empresariales: un grupo mayoritario de pequeñas y medianas empresas y de cooperativas -que suponen un 90% aproximadamente- que trabajan sobre todo como subcontratas, configurando la base del modelo productivo sectorial, y un grupo reducido de grandes empresas, protagonistas del empuje del sector, tanto a nivel nacional como internacional”.

Las cooperativas surgen por la necesidad de empresas como Inditex de asegurar la producción con un sistema de trabajo flexible, subcontratado y externalizado, con el que implementar el sistema just-in-time en un momento de gran competitividad y de cambios profundos en el mercado producidos por una globalización galopante que abre el mercado español al producto extranjero y viceversa.
La economía sumergida gallega

En 1992, en plena expansión del modelo de la cooperativas de confección, un informe, encargado por la Asociación Textil de Galicia y elaborado por Kurt Salmon Associates, definía las características principales de las cooperativas gallegas. Entre otras señaló que eran cooperativas en las que no existía prácticamente mano de obra contratada, pequeñas, realizaban labores de manufactura y trabajaban para un único cliente y, de existir más, el principal concentraba más del 60% de la producción. 

A finales de los 90 ese modelo se expande: la carga de trabajo obliga a contratar personal, aunque con una gran eventualidad y un alto nivel de economía sumergida. Una gran parte del trabajo femenino se realiza en los propios hogares.

Las relaciones entre las empresas matrices y las cooperativas se establecen de forma individual y asimétrica, lo que les generaba una relación de dependencia que hacía muy difícil la negociación. El precio por prenda lo estipulaba la empresa y se pagaba por trabajo hecho.

Es evidente que, para que las mujeres del entorno rural, con poca experiencia en la puesta en marcha de empresas, impulsaran las cooperativas, necesitaron el apoyo de determinados o líderes locales. Estos “actuaron de intermediarios entre las empresas, particularmente Zara, la Administración y las trabajadoras”, según escribió la profesora Montserrat Villarino Pérez en un artículo de 2009.

Y la producción se fue al Sur

Si bien a lo largo de los años noventa la tendencia fue de aumento del trabajo de manufactura, a partir de 2005 se inicia un fuerte proceso de deslocalización del trabajo subcontratado en el rural gallego. Las cifras hablan por sí solas. De las 253 cooperativas que había en el año 1997 se pasa a unas 60 en 2006. 

 Las características que hacían atractiva a Galiza décadas atrás se trasladan a otras regiones mundiales por la mejora en el transporte, las comunicaciones y los bajos salarios. Los talleres y cooperativas son incapaces de ser competitivos contra los bajos salarios de países del Sur, por sus propias características y por las exigencias cada vez mayores de la compañía que sostenía a la mayoría de estas: Inditex.

El documental Fíos fóra (Illa Bufarda, 2015) se aproxima a la vida de las obreras gallegas de los talleres y cooperativas de confección desde los 80 hasta la época de la deslocalización. “Uno de los principales atrancos que encontramos en la elaboración del documental fue el miedo de las trabajadoras a hablar delante de cámara. 

Comprobamos que, aún hoy, a muchas mujeres les costaba admitir que trabajaban para Inditex. Proteger el anonimato fue fundamental para introducir entrevistas de personas que actualmente estuvieran en activo”, comenta Sabela Iglesias, una de las directoras. “El documental fue un encargo de la ONG Amarante-Setem, que quería abordar la problemática de la precariedad que crea el sector textil en otros países. 

Nosotras quisimos enfocarlo desde aquí, porque al empezar a investigar el papel de grandes empresas como Inditex, observamos que esa precariedad también se había dado aquí”, afirma Adriana P. Villanueva, otra de las directoras.

El documental aborda el proceso de creación y destrucción de los talleres y las cooperativas de confección y nos enseña uno de los pilares sobre los que se levantó la empresa creada por Amancio Ortega: la subcontratación.

 “Las trabajadoras de las cooperativas no estaban contratadas por Inditex directamente. Esto es clave. La subcontratación provocó que personas autónomas se embarcasen en inversiones para comprar maquinaria y otras cosas por la promesa de tener trabajo durante mucho tiempo. Inditex no era quien hacía ese tipo de inversiones, sino que las hacían microempresas dependientes que actuaban al dictado de lo que la empresa matriz les pedía”, continúa Iglesias. 

“Hay cosas tremendas que nos contaban algunas personas —dice Villanueva—, como que hoy en día existen cooperativas que subsisten solo para pagar cotizaciones para la jubilación, ya que no obtienen beneficios”.

Muchos talleres empezaron a cerrar sus puertas a partir de 2004, la relación de exclusividad con determinadas empresas les pasa factura. “Cada vez empiezan a exigirles más a las cooperativas, en el documental lo refleja bien una de las mujeres, expropietaria de una cooperativa. Se sentía entre la espada y la pared por el nivel de exigencia que se veía obligada a cumplir ante Inditex y lo que les exigía a sus trabajadoras”, termina Iglesias. 

En Galiza sobrevive el mito: el empresario campechano, el hombre hecho a sí mismo, el triunfador en el país donde otros muchos han fracasado... Sin embargo, una de las razones del triunfo de su modelo fue el de contar con la ventaja de una mano de obra mayoritariamente femenina dispuesta a la subcontratación.
 La constelación de empresas subcontratadas que se extendieron por el rural gallego gracias en buena parte a la expansión del Grupo se redujo radicalmente una vez que le fue posible desplazarse a otros territorios en los que la población está dispuesta a trabajar por salarios más bajos. La deslocalización fue fácil, ya que la clave del modelo sigue siendo la misma: la subcontratación."              (Roi Ribeira, O Salto, 26/10/17)

20/11/17

Dorribo reconoció este martes que cobró tres millones de euros del Igape utilizando facturas falsas

"Un total de 11 imputados por el caso Campeón —de subvenciones irregulares a cambio de comisiones a cargos públicos de la Xunta— pactaron hace un mes con la Fiscalía una rebaja de condenas a cambio de reconocer sus delitos

Pese a ello, el juicio al primer escándalo de corrupción de la era Feijóo empezó este martes en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Lugo, porque uno de los acusados, el número 12, rechazó el trato.

El recuerdo de una operación que se desató en 2011 y que puso contra las cuerdas al entonces ministro de Fomento, José Blanco, y al portavoz del PP en el Senado, José Manuel Barreiro, se reaviva durante una vista oral que se prolongará probablemente hasta el jueves, y en la que se vuelve a poner encima de la mesa la concesión de seis millones de euros a una empresa tapadera a través del Instituto Galego de Promoción Económica (Igape), el brazo inversor de la Xunta de Galicia.

El principal procesado de la trama es el empresario lucense Jorge Dorribo, que aceptó cinco años y 11 meses de prisión, la mayor condena, aunque no irá a la cárcel por haber permanecido cuatro años en prisión preventiva y carecer de antecedentes penales.

 En su declaración ante la Audiencia, Dorribo reconoció este martes que cobró tres millones de euros del Igape utilizando facturas falsas, pero aseguró desconocer la existencia de una contabilidad B en su empresa Nupel, y justificó no haber presentado la declaración de la renta en 2010 porque se encontraba en prisión.

Dorribo solo respondió a las preguntas de la Fiscalía para explicar que se ha quedado “sin nada”. “Me lo quitaron todo”, lamentó durante el interrogatorio el empresario, que deberá devolver seis millones de euros recibidos de forma fraudulenta. Su acuerdo con el fiscal le evita hacer frente a una pena de hasta 19 años de prisión, por delitos contra la Hacienda Pública, falsedad en documentación mercantil, blanqueo de capitales e insolvencia punible.

Entre los acusados que pactaron con la Fiscalía se encuentran antiguos altos cargos de la Xunta de Alberto Núñez Feijóo y del PP, cuyas penas se quedarán en menos de la mitad de lo que pedía el Ministerio Público en su escrito de acusación.

 Entre ellos se encuentra Pablo Cobián, que en el momento de los hechos era diputado y concejal del Partido Popular, y que aceptó ocho meses de prisión por un delito de tráfico de influencias y dos años y tres meses de inhabilitación para el ejercicio de cargo público. Deberá pagar una multa superior a los 45.000 euros.

También pactaron con el fiscal dos importantes dirigentes del Igape cuando se produjeron los hechos delictivos: su director, Joaquín Varela, y el subdirector de Información Especializada, Carlos Silva. El pacto con la Fiscalía se ciñe a la imposición de multas de más de 2.000 euros para cada uno y un año de suspensión de empleo o cargo público por un delito de negociaciones prohibidas a funcionarios.

 El fiscal retiró la acusación contra la exdirectora de Financiación del Igape Cristina Quintela. Solo unos meses después de que se desatara la Campeón, Carlos Silva fue destituido del cargo de responsabilidad que aún mantenía en el Igape, dependiente de la Consellería de Economía, tras conocerse las subvenciones por siete millones de euros concedidas por este organismo a la empresa que fundó la mujer de Silva con un antiguo colaborador de este.

Del acuerdo con la Fiscalía también se benifició el socio de Dorribo en la empresa Laboratorios Asociados Nupel y segundo mayor responsable del fraude, Arsenio Méndez, cuya condena quedará en dos años de cárcel y tendrá que indemnizar al Estado con dos millones de euros.

 El responsable de Proitec, la agencia consultora que ayudó a Jorge Dorribo a solicitar las subvenciones simulando proyectos de inversión, Carlos Monjero, aceptó una condena de 10 meses de prisión, mientras que el resto de los empleados llegaron asimismo a acuerdos que se concretan en penas inferiores a un año de cárcel.

El único acusado que rechazó el pacto con el fiscal fue el socio de Proitec Javier Rodríguez, quien pidió sin éxito la nulidad de la causa. “Es inocente, y por eso nos hemos arriesgado a venir a juicio”, declaró este martes su abogado, José Luis Fiza.

El fiscal del caso, Roberto Brezme, valoró los acuerdos por el hecho de que “todas las personas que estaban acusadas han obtenido la respuesta adecuada, en consonancia con la reparación del daño causado”. 

Así, cuando se alcanzó el pacto, explicó que la Fiscalía había tratado de “condicionar cualquier tipo de informe favorable de la suspensión o sustitución de las penas” solicitadas “al esfuerzo de todos los acusados por reparar el daño causado”. Ello implicó “consignaciones o ingresos de cantidades económicas relevantes para dar respuesta a los intereses de la víctima”, en este caso el Igape, ya que se trata de “fondos públicos sustraídos”.

El caso Campeón se desató en Lugo en mayo de 2011, cuando la jueza Estela San José ordenó la detención de 15 personas vinculadas en su mayoría a las empresas Nupel y Proitec e intervino una tercera empresa en Outeiro de Rei. 

En Santiago fueron detenidos el director general y el subdirector de Información Especializada del Igape, a quienes se atribuyó el “asesoramiento" a los directivos de Nupel para montar una trama que les permitiese obtener subvenciones.

La lista de imputados creció hasta cerca del centenar de personas durante la instrucción del caso, que se cerró casi cuatro años después con 13 implicados. La investigación se fue desgajando en diversas piezas y fueron retiradas varias imputaciones, en un proceso durante el cual se archivaron los casos que afectaron al exministro José Blanco, al portavoz del PP en el Senado, José Manuel Barreiro, y al alcalde de Lugo durante los hechos que se investigan, José López Orozco, del PSOE. 

En otra causa aparte queda el 'exconselleiro' de Industria del bipartito Fernando Blanco, del BNG.
El calvario judicial fue especialmente duro para José Blanco, que era ministro de Fomento, portavoz del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y número dos del PSOE cuando se desencadenó la operación. En octubre de 2011, Jorge Dorribo acusó ante la jueza a José Blanco de cobrar 400.000 euros para que agilizase unos permisos del Ministerio de Sanidad​ favor de Nupel. 

Según su testimonio, 200.000 se los entregó en una estación de servicio de Guitiriz (Lugo), en una cita concertada por el primo del político gallego. Dos años después, la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo daba el portazo final a la investigación judicial. 

 El auto del TS desmontaba la petición que realizó el magistrado instructor José Ramón Soriano para que se le abriese juicio a Blanco por tráfico de influencias porque, según esgrimía, testimonios recogidos ya en marzo y en diciembre del año anterior contradecían algunas de sus “afirmaciones nucleares”."                 ( , El Confidencial, 25/05/17)

17/11/17

La mafia está en el Diario Oficial de Galicia. Hay una industria del fuego, pero no solo del fuego, es una industria forestal

"(...)  ¿Cómo se explican los grandes y numerosos incendios que cíclicamente golpean Galicia?

Hay una serie de personas que ganan siempre, pase lo que pase. Es como en el bingo, la casa siempre gana. Me refiero al lobby forestal. Y ese lobby lo ostenta, aunque me critican cada vez que lo digo, los ingenieros de montes, como colectivo.

Eso me lo tiene que explicar…

Hay que remontarse en el tiempo. Hubo un jefe medieval en Japón al que se le ocurrió un día que todo tenía que llenarse de árboles. Creó una especie de comunidad en le país nipón que se dedicó a plantar árboles. La idea la copiarían más tarde los alemanes hacia el siglo XIX. Había que poner árboles por todas partes. Estaba bien en parte porque existía, y existe, una demanda de madera.

Y esta política, entiendo, acabó llegando a Galicia.

Justamente en España y Portugal, con las dictaduras de Franco y Salazar, se imitó a Alemania. El cuerpo de ingenieros forestales, en ambos países, era uno de los poderes del Estado. Lo que se hizo fue echar a la gente de los montes comunales, que eran unos reductos de libertad casi comunista, un lugar donde los vecinos se apañaban sin tener una propiedad directa, algo que para el liberalismo económico de una dictadura de corte fascista filosóficamente chocaba mucho.

Le voy siguiendo.

Lo que se hizo fue expulsar del campo a la gente más pobre, la que no era propietaria de tierras. Y en su lugar se empezaron a plantar pinos, tanto en España como en Portugal, cuando los montes de Galicia, históricamente, han estado siempre absolutamente pelados. La masa forestal de España es infinitamente más grande de lo que lo era hace 50 años. Las personas a las que expulsaron tuvieron que emigrar: muchos se marcharon a Catalunya, al País Vasco, a Estados Unidos, Venezuela, Suiza, Alemania… Y justamente quien se quedó en el campo fueron los pequeños propietarios.

¿Y qué pasa a partir de ahí?

El uso del fuego en los ecosistemas mediterráneos es muy común para, por ejemplo, abrir pastos. Pero no es lo mismo abrir un pasto cuando estás rodeado de ellos, que abrir un pasto cuando tienes un pinar al lado. Y la gente que se había quedado en el campo necesitaba abrir pastos.

Y ahí aparecen los problemas.

La gente del campo quema constantemente. No lo hacen todos, sólo algunos. Se quema mucha tierra de campo en el sur de León, parte de Zamora, de Valladolid… Pero, ¿qué sucede?, que queman rastrojos, las lindes de fincas enormes de cuatro o cinco hectáreas de cereal. Obviamente, ahí no vas a tener un problema de un gran incendio forestal que te acabe tapando el sol.

Entiendo.

Y lo de los pinos, en Galicia, después fue a peor, porque se empezaron a plantar eucaliptos, que también es una especie pirófita [que tiene afinidad con el fuego]. En Galicia, ni pinos ni eucaliptos son autóctonos, lo de los eucaliptos lo sabe todo el mundo porque vienen de Australia, pero lo de los pinos no. Como anécdota te diré que los primeros versos del himno de Galicia hablan de pinos, algo patético. Obviamente yo no lo canto. Y es porque el poeta que escribió esos versos vivió en la zona donde se plantaron los primeros pinos. Es muy triste.

O sea, que se introdujeron dos especies alóctonas y muy inflamables…

Así es. Y luego llegaría ENCE [Energía y Celulosa S.A.]. Era la típica empresa del franquismo que producía pasta de papel. En sus inicios utilizaba pino, pero es mucho mejor para producir pasta de papel de más calidad y menos costosa usar eucalipto. Durante la dictadura, las tierras en las que se plantaban pinos y eucaliptos eran las peores. Eran monte comunal con una potencia de suelo pequeña, menos productiva.

Y aspiraban a tener tierras más fértiles…

A la gente que quedaba en el campo, la que tenía pequeñas propiedades, se la impulsó en los años 60 y 70 a que se especializara en el negocio de la leche (en las zonas más de montaña en terneros para carne). Pero, ¿qué ocurrió?, que era un terreno en el que no podían competir. No puedes competir en precio con, por ejemplo, un holandés que, sin necesidad de tener ni un metro cuadrado de pasto, tiene una fábrica en un polígono industrial dedicado a producir leche con una especie de máquinas, que son las vacas, a las que echándole por un lado soja sudamericana y maíz estadounidense, por el otro te dan un producto, que es leche.

Entiendo.

¿Cómo una pequeña explotación familiar, aunque tenga 500 vacas, va a poder competir con eso? No puedes. ¿Y qué ocurrió? Que empezaron a cerrar. Una vez cierras, tus hijos se marchan a la ciudad y tú esperas a jubilarte. ¿Y qué haces con tus tierras? Nada, acabarán siendo zona de eucaliptos. Al principio, había un paisaje más o menos en mosaico: zonas con prados, pinos y eucaliptos. Si tú intentas quemar ese paisaje en mosaico, no vas a encontrar una masa constante de material inflamable, hay cortafuegos naturales. Pero ese mosaico desapareció, ahora es un continuo total de pino y eucalipto.

Veo por dónde va.

Y la situación es cada vez más inabordable. Cada año hay un despliegue más brutal de medios terrestres, de vigilancia, vehículos, helicópteros… y es una carrera que no se puede ganar. Por mucho despliegue que haya, siempre vas a solucionar cosas pequeñas. Cuando hay cosas grandes no las vas a resolver. ¿Y en qué momento se dan cosas grandes? Pues por ejemplo ahora: hay una sequía brutal, de seis meses, donde hay mucha masa combustible completamente seca formando un continuo.

Y la meteorología no ha ayudado.

En todo el noroeste ibérico hay dos tipos de frentes que pueden llegar, los dos provienen del Atlántico y los dos vienen cargados de agua. Uno puede girar en el sentido de las manecillas del reloj y el otro en el sentido antihorario. El primero golpea en la fachada cantábrica y descarga allí toda el agua. En Asturias y el País Vasco, efectivamente, deja agua, pero a Galicia le llega un viento caliente, muy seco e intenso. El otro tipo de frente posibilita la entrada de vientos del suroeste en Galicia y Portugal. Ahí es cuando llueve mucho. Lo que ha pasado en Galicia estos días responde al primer modelo.

Le sigo.

En ese contexto, cualquier despiste, cualquier chispazo de un coche, de una línea de alta tensión, cualquier tonto, cualquier desalmado, cualquier tipo con algún interés, puede generar una situación incontrolable. Cuando algo arde en esta situación es incontrolable. Además, estos días se ha dado un hecho excepcional, algo que no sucedía desde 1961. Y es que llegó un huracán tropical. Lo que sucede es que en Galicia no dejó agua, sino mucho aire seco y muy intenso. En un año que sea normal, los servicios de extinción de Galicia tienen la oportunidad de apagar los fuegos. Pero cada cierto tiempo, se da un año extremadamente seco, y en esa circunstancia no se pueden apagar los fuegos.

¿Es físicamente imposible?

Hay un tipo de fuego, que es el fuego de copas (que pasa de copa en copa) que se da cuando hay mucho viento, temperaturas altas y mucha sequedad ambiental. El fuego no corre por la superficie terrestre, sino que pasa de una copa de un árbol a otra. Eso, técnicamente, no es apagable. Aunque tengas 200 hidroaviones, no vas a dar abasto, y más si es de noche, donde los medios aéreos no pueden trabajar. Y justamente, el fuego de copas se propaga estupendamente con pinos y eucaliptos, porque son copas muy altas y los árboles están muy juntos.

Y la catástrofe está a la vuelta de la esquina.

Efectivamente. Y con el cambio climático no sabemos qué va a pasar. Puede que se dé el contexto meteorológico idóneo para que haya incendios todos los años. Es inabordable.

¿Y qué se puede hacer?

Como este lobby quiere justificar su negocio, y aquí incluyo al Partido Popular, ENCE, ingenieros de montes, empresas de extinción de fuego y viveros de plantaciones de pinos y eucaliptos, lo que ocurre es que ponen el foco en el tonto útil final. El tonto útil puede ser un vecino cualquiera que quema unas zarzas que le molestan, o los cazadores que quieren abrir monte para poder cazar mejor las perdices. Hay mucha casuística, miles y miles de casos. Pero poner el foco en ellos es absurdo, porque simplemente no puedes eliminar a toda la población de la ecuación. Si tú eliminas la población, pues habría menos incendios. Pero no la puedes eliminar.

Y el problema continúa.

Como es todo bastante inexplicable, lo que hacen finalmente es recurrir a la magia. Cuando yo no puedo explicar algo recurro a la religión, a la magia, al mal de ojos… ¿Cuál es la magia en este sentido? Pues que hay una mafia, una trama, con unos intereses que nadie sabe. Pero la verdad es que han creado un escenario absolutamente inflamable.

Antes apuntó las estrategias que siguen los eucaliptos para competir con otras especies.

Los eucaliptos se utilizan para hacer pasta de papel porque básicamente se componen de celulosa. El eucalipto es un árbol, pero bioquímicamente es más parecido a una hierba. En cambio, un roble o un castaño, bioquímicamente no son celulosa, aunque tienen. Son lignina, madera. Esa composición bioquímica de los eucaliptos se da de manera muy clara en la corteza. Ésta, cuando se desprende, es como un folio ardiendo capaz de volar, en forma de rescoldo, durante varias docenas de kilómetros.

Entiendo.

Cuando el domingo llegué a Santiago de Compostela estaba cayendo fuego del cielo, pero el incendio más cercano estaba a 50 kilómetros. Cualquier fuisca [chispa de fuego] que caiga en cualquier sitio crea un incendio nuevo, y eso es terreno nuevo para ser colonizado por los eucaliptos.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, hizo referencia a una mafia. Habló de “terrorismo incendiario”.

Es algo estúpido. Es el enemigo interno que cohesiona, un discurso difícil de romper. Une a derecha, a izquierda, a gente con cultura, con menos cultura, es una situación muy compleja. Pero a esto hay que sumarle otro factor.

Cuénteme.

Desde la era de Fraga, que fue cuando se crearon los servicios brutales para combatir el fuego, todo este lobby siempre gana. Están presentes en las administraciones desde la época de la primera Xunta. Están en el Servicio de Conservación de la Naturaleza, en Industrias Forestales, en Calidad Ambiental, controlan todo el entramado. En Galicia hay tres universidades, en dos de ellas –en el campus de Lugo de la Universidad de Santiago y en el campus de Pontevedra de la Universidad de Vigo- hay dos escuelas de montes.

Le sigo.

Luego está ENCE, con una escuela de ingeniería directamente en Pontevedra. Y todas estas personas crean empresas de reforestación. Tienen viveros, maquinaria para cultivar, tienen las compañías de extinción de incendios… Es un colectivo muy amplio que siempre gana. Tú plantas pinos y eucaliptos, ganas plantándolos y con el mantenimiento, ganas cuando los cortas, y si hay un incendio también ganas porque eres tú el que lo vigila y el que cobra por extinguirlo. Y después te van a volver a contratar para reforestar la zona con pinos y eucaliptos. Es un círculo brutal, y está a la vista de todos. Yo siempre digo que la mafia está en el DOG [Diario Oficial de Galicia].

¿Me lo puede desarrollar?

Como controlan la política, básicamente el Partido Popular, son ellos los que redactan el Plan de Desarrollo Regional, que es lo que mandan a la UE para que ésta envíe los fondos para el desarrollo rural. Si miras en el DOG, estos fondos se destinan a la plantación de pinos y eucaliptos (pinos más para el interior y eucaliptos más para las zonas atlánticas, más costeras). Esa es la mafia real y que no está oculta, sino a la vista de todos.

No me extraña que en más de una ocasión usted haya hablado de que en Galicia hay una industria del fuego.

Así es. Hay una industria del fuego, pero no solo del fuego, es una industria forestal. Coloquialmente la llamamos la mafia forestal. El fuego es una ramificación más de su negocio. / EFE)

¿Y cómo cambiar esta realidad? Para modificar algo así se requiere voluntad política.

Pero si el Partido Popular que gobierna en Galicia, y también el PSOE, están, por decirlo duramente, contaminados por este tipo de empresas y de círculo vicioso, ¿cómo los sacas de ahí? Además, están organizados: tienen el poder, el dinero, el DOG. Por el contrario, los pequeños agricultores no tienen absolutamente nada. Es una situación absolutamente perversa.

¿Y si usted tuviera el poder de cambiar algo, por dónde empezaría?

Sin ninguna duda, lo primero que haría sería tomar una medida muy impopular que consistiría en que la vigilancia y la extinción del fuego lo pagaran los propietarios. La gente no lo sabe, pero cuando los bomberos vienen a apagar un incendio a tu casa, te pasan la factura, por eso todos tenemos que tener un seguro del hogar. Pues esto que parece tan lógico para todo el mundo, en el campo funciona de manera distinta. En el campo puedes tener un negocio privado, con un riesgo muy elevado, que es el de incendio, pero cuando arde tu eucaliptal o tu pinar y vienen a sofocar el fuego los bomberos, lo paga la administración. Al final, cuento con un negocio que gracias a que tengo externalizados todos los costes funciona muy bien.

¿Y con este cambio qué se conseguiría?

Pues para empezar, tendrían que tener unos seguros altísimos, y asumir ellos el coste, algo que no podrían hacer. Y entonces seguramente cambiaría el negocio, se dedicarían a otras cosas. Y también prohibiría, aunque pueda sonar autoritario, plantar en los próximos 50 años ni un solo pino y eucalipto más. Protegería los espacios naturales, pondría normas muy estrictas en cuanto a distancias entre casas y carreteras con respecto a zonas arboladas. Y para ello hay dinero, simplemente lo que hay que hacer es cambiar la orientación del Plan de Desarrollo Regional, que es con lo que se accede a los fondos de la UE. El escenario es ya como la última película de ‘Blade Runner’, con el Sol tapado por los incendios.

Empieza a ser insostenible.

Cuando lo que ha pasado este año ocurra constantemente, algo tendrán que hacer. Pero ahora mismo hay un status quo que beneficia a determinadas personas, y mientras se les siga beneficiando y no se haga una lectura diferente, la situación seguirá de la misma manera."               (Entrevista a Xavier Vázquez Pumariño ,  , La Vanguardia, 19/10/17)

16/11/17

El negocio del fuego y el pacto del silencio. Un incendio puede dar unos beneficios de 50.000 euros por hora

"(...) Según los informes de incendios de los agentes forestales, cerca del 99% de los que se registran en Galicia tienen causas humanas y el 75% son intencionados. 

El resto son accidentes o negligencias. Los intencionados están ocasionados por incendiarios, es decir, personas que los causan deliberadamente, de los cuales muy pocos son pirómanos –con un trastorno psiquiátrico muy específico–.
  “Se suele usar el término pirómano de forma confusa, lo que conduce a que se sobrevalore el papel de estas personas en los fuegos. Según las estadísticas, en Galicia provocan un 6,5% de los incendios, cifra que podría estar incluso sobreestimada por la falta de comprensión de este término incluso entre los agentes forestales”, explica María Calviño Cancela, bióloga e investigadora de la Universidad de Vigo.  (...)

Determinar las motivaciones de los incendiarios es muy difícil mientras no se les descubra e interrogue. Las estadísticas parten sobre todo de suposiciones realizadas por los agentes de incendios en sus informes.

“Existe una intencionalidad, sin duda, y las bases sociológicas son complicadas por múltiples factores, pero todos ellos se relacionan con un envejecimiento de la población. La pregunta que me hago es: si Galicia desde el año 90 cada vez gasta más dinero en extinción –debe de ser la región de Europa con mayor gasto, con unos 175 millones de euros anuales en los dos últimos años–, ¿por qué 37 años después el problema sigue siendo igual de grave?”, plantea González Prieto. (...)

“Imaginemos que en vez de gastar el dinero en extinción se hubiera invertido en prevención y en el desarrollo sostenible de las zonas que tradicionalmente se queman. En darle un futuro económico, ambiental y demográfico a esas áreas. Cada vez se gasta más, pero no se gasta bien. Es una economía del fuego que sigue creciendo”, indica el investigador del CSIC.

Para Calviño Cancela, estar preparado para algo tan excepcional como lo vivido en los últimos días supondría unos costes muy difíciles de asumir para cualquier sociedad. “No tenemos un problema con la eficacia de extinción de incendios, a la que se dedican muchos recursos, pero sí con el número de ellos que se producen”. (...)"               (Incendios en Galicia: claves de una tragedia única en la Europa atlántica / Eva Rodríguez Nieto, Sociología crítica, 19/10/17)

"La Xunta ha privatizado hace años los servicios de extinción de incendios, eso hace que unas pocas empresas dependan de que haya fuego para que el negocio sea sostenible.

Galicia, la única comunidad que tiene privatizados los servicios de extincion de incendios, a través de consorcios provinciales que financian a la mitad la Xunta y cada una de las cuatro diputaciones. Tres empresas se reparten el pastel económico: Matinsa, una filial de Fomento de Construcciones y Contratas, Veycar y Seganosa (fuente: el diario.es)

Uno de los contratos aprobados en 2016 por la Xunta de Galicia para servicio de helicópteros y brigadas helitransportadas abarca los años 2016, 2017 y 2018. Su coste total es de más de 36,6 millones de euros, pero en realidad existen variables que pueden elevar el importe al ser necesario dedicar más medios terrestres y aéreos a la extinción, además de otros contratos que refuerzan el servicio hasta rondar los 100 millones de euros anuales. El coste de un helicóptero por hora rondan de los 2.800 euros de un Sokol a los 6.000 por un Kamov. El precio por hora de una brigada de extinción helitransportada es de 268,44 euros (datos fuente: Vigo-E Antonino García)

Según esas cifras un incendio puede dar unos beneficios de 50.000 euros por hora. Para que os hagáis una idea, solo un hidroavión sale en 30.000€ la hora.

Pero se sigue apostando por políticas que priman los medios para apagar el fuego, sobre los medios que se ponen para limpieza de montes, cortafuegos, brigadistas durante todo el año encargados del cuidado del monte o programas de desarrollo para el rural.

Se paga por apagar el fuego,estorbo no por prevenirlo, no por cuidar la naturaleza.

Otras razones son estructurales, por ejemplo, las comunidades de montes buscan un tipo de explotación intensiva del bosque, lo que les hace plantar especies de rapidísimo crecimiento pero que arden con una gran facilidad, como el eucaliptus o el pino en lugar de repoblar especies autóctonas como el carballo o el castaño de mucha mas difícil combustión. Maderas más nobles pero que tardan mucho más en crecer.

El hecho se agrava si pensamos que especies como el eucaliptus arrasan el suelo. En Australia y otros países son usados para desecar zonas pantanosas, con eso os podéis imaginar lo que hacen a los acuíferos.
La despoblación derivada de la incapacidad de generar una economía sostenible en el rural y alrededor de la naturaleza y del amor por mantenerla. Una despoblación causada por falta de apoyo institucional, falta de servicios, colegios o centros de salud en el rural y por políticas que empujan a las poblaciones a concentrarse en las ciudades.

El abandono tiene entre otras consecuencias el crecimiento de vegetación arbustiva que facilita la transmisión del fuego.
Otras razones son puramente antropológicas o de idiosincrasia: venganzas personales, odios y rencillas familiares. El fuego como arma contra el vecino.
La gente no habla y el fuego crea un poderoso vinculo de silencio y miedo entre la población.
Miedo a las represalias, miedo a tener que declarar en un juicio y no poder probarlo, miedo a que si hablas el próximo incendio afecte a tus propiedades.

En la ría de Pontevedra hay una famosa empresa llamada ENCE, privatizada por el gobierno de Aznar. Es una empresa de producción de biomasa disfrazada de productora de celulosa a la que la Xunta de Galicia prolongó la concesión de explotación que finalizaba el año pasado por otros 60 años cuando creían que iban a perder las pasadas elecciones.

Los principales inversores y directivos de esa empresa son Isabel Tocino, exministra de Medio Ambiente con Aznar renovó en 2016 por otros tres años como consejera. Tambien son consejeros José Carlos del Álamo, ex consejero de Medio Ambiente de la Xunta de Galicia entre 1997 y 2003 y Pascual Fernández, consejero dominical a propuesta de ‘Los Albertos y el que fuera gran valedor de Tocino en el PP (fuente eldiario.es)

Esa empresa es un monstruo que devora toneladas de eucaliptus cada día. Plantar eucaliptus es como plantar latas de gasolina en el bosque.
La reforma de la ley de montes supuso otro desastre más. Un monte quemado puede ser recalificado a urbanizable cosa que con la antigua ley no se podía hacer. Si se quiere construir una urbanización en un entorno protegido ya se sabe lo que hay que hacer. Después teniendo los amigos adecuados se recalifica el terreno y a construir.

Como decía al principio la realidad es más compleja, esas solo son algunas de las razones por las que arde el monte, o mejor dicho por las que lo queman.”                (Manuel Lema Sieira, Sociología crítica, 18/10/17)

15/11/17

15 anos do ‘Prestige’: un crime estatal-corporativo que quedou impune

"Especialistas das universidades de Liverpool e Girona describen esta catástrofe como "un crime corporativo na medida en que implicou serias rupturas da legalidade que levaron a un enorme dano humano e ambiental", grazas a un "réxime de permisividade". Recuperamos, ademais, a ampla reportaxe de investigación que GC publicou sobre a intricada trama empresarial detrás da carga e sobre o fretador do 'Prestige', Mikhail Fridman, oligarca relacionado co Kremlin e a mafia rusa.

Tal día coma hoxe, hai 15 anos, o petroleiro monocasco Prestige accidentouse nun temporal con 77.000 toneladas de fuel óleo fronte a Costa da Morte, causando nos días posteriores a maior traxedia ecolóxica en Europa por vertedura de petóleo, pero sen consecuencias para os máximos responsables do buque, da carga e da xestión do accidente e da catástrofe ecolóxica. Un caso que responde ao "patrón de impunidade que protexe aos actores estatal e corporativo claves".

 Ignasi Bernat Molina, da Facultade de Dereito da Universitat de Girona, e David Whyte, do Departamento de Socioloxía, Política Social e Criminoloxía da University of Liverpool, así o aseguran nun traballo de investigación publicado recentemente na revista académica Critical Criminology (American Society of Criminology), no que cualifican de "crime estatal-corporativo" aquela traxedia.

"O desastre do Prestige pode ser entendido, no nivel máis obvio, como un momento de ruptura na relación reguladora entre o 'mercado' e o Estado", xa que "as circunstancias claves que levaron ao desastre non son a falta de normas ou a ausencia de regulación, ou mesmo a falta do seu cumprimento, senón as condicións que están realmente moi reguladas", aseveran os dous especialistas.

Nesta liña argumentativa, expoñen que "as condicións reguladas permiten aos actores claves no transporte de petróleo permanecer case completamente invisibles", de xeito que "os aspectos formativos" do desastre "son enmascarados e reproducidos, non porque o Estado fose desobedecido, ou porque o Estado fallou en facer cumprir a lei, senón porque o Estado foi obedecido".

Para evidenciar a súa tese, Bernat e Whyte desenvolveron un relato empírico que se centra na relación entre o Estado e os actores públicos (gobernos español e galego) e o actor privado neste caso (o operador do Prestige). Os investigadores aportan o traballo académico máis contundente e crítico coa xestión da crise do Prestige, analizando a xénese e as consecuencias dun desastre que "pode ser descrito, sen ambigüidade, como un crime corporativo na medida en que implicou serias rupturas da legalidade que levaron a un enorme dano humano e ambiental", din sen ambaxes.

Sendo así, para Bernat e Whyte resulta raro que o caso do Prestige non sexa discutido en "ningún texto criminolóxico do que teñamos coñecemento". Por isto, a súa aportación é pioneira dende un punto de vista xurídico e crimonolóxico sobre este caso.

Para cubrir este baleiro crítico, os investigadores analizaron tanto as causas complexas e os efectos do desastre, como a resposta do sistema legal. En concreto, argumentan que "a ausencia de asunción de responsabilidades por parte dos actores estatal e corporativo neste caso só pode ser entendida como parte dun réxime de permisividade dun sistema de acumulación de capital".

"É neste réxime de permisividade onde atopamos a formación das condicións para o desastre e a formación dunha estrutura de impunidade que subseguientemente protexeu os responsables", subliñan.

Os investigadores reiteran: "O desastre non foi causado meramente por un fallo identificable de regulación", senón que "máis ben se produciu como resultado dun réxime de regulación concreto".

Bernat e Whyte desafían deste xeito a idea xeralizada de que Estado e corporacións existen como institucións independentes e autónomas, e polo tanto, "o erro que supón entender a estes como representantes dos intereses opostos entre o público e o privado".

"O crime estatal-corporativo non é simplemente un problema de 'desregulación' ou de 'ausencia de regulación', senón máis amplamente parte dun réxime de permisividade complexo", clarifican.

Para estes autores, os sistemas reguladores permiten en casos como o do Prestige "a redución do dano corporativo, pero non poden resolver os conflitos profundos, pois han de permitir que a industria continúe en funcionamento". Aínda máis: "A impunidade do crime corporativo non é un mero efecto secundario do capitalismo, senón que debe ser sempre un patrón central do mesmo", aclaran.

NEGLIXENCIA GUBERNAMENTAL

É obvio, para estes dous investigadores, que "a crise do Prestige se agravou como consecuencia da neglixencia e o mal facer do Goberno español". Pero tamén sinalan como responsables directos tanto ao Goberno galego como a Unión Europea, xa que "no seu rol como reguladores foron tamén neglixentes". Cuestion esta que, remarcan, "é difícil de ignorar".

Para evidencialo, analizan os problemas asociados co remolcador e a desobediencia do capitán do Prestige no momento da traxedia, Apostolas Mangouras; e logo, a decisión de remolcar o petroleiro cara a alta mar. Os autores detallan:

Primeiro, o Goberno español tiña contratado un remolcador para facer os labores de salvamento. O remolcador non era propiedade do Goberno español, senón que estaba subcontratado. O problema veu cando o capitán do Prestige (Mangouras) falou co propietario do petroleiro (Universe Maritime) e contratou a unha empresa holandesa (Smit Tak) para rescatar o barco polo 30% do valor do barco e do cargamento.

 A empresa holandesa contratou o mesmo remolcador que as autoridades españolas crían que operaba baixo o seu mando (Ría de Vigo). As cinco horas seguintes ao envío da mensaxe de auxilio, o propietario do barco estivo a negociar coa compañía holandesa e o barco seguiu á deriva e perdendo cru. Este tempo precioso e a omisión das ordes directas das autoridades españolas foi o que levaron a Mangouras a acabar ante un tribunal por desobediencia.

Segundo, na decisión de remolcar o barco cara a alta mar, podemos observar serios problemas coa xestión política da crise. Despois de ter constancia da vertedura de petróleo, o 14 de novembro, o Goberno estableceu a sala de control da crise na Delegación do Goberno en Galicia despois dun breve encontro na Capitanía Marítima do porto da Coruña. José Luis López Sors, o Director Xeral da Mariña Mercante, recentemente chegado de Madrid, e Arsenio Fernández Mesa, o Delegado do Goberno en Galicia, tomaron as decisións crave de resposta á crise. De acordo co Plan Nacional de Continxencia, aprobado en febreiro de 2001, había que seguir dous pasos. 

Primeiro, o PNC era claro á hora de constituír un organismo reitor para xestionar a crise. Este organismo debía incluír a representantes da Armada, a Cruz Vermella do mar, o Servizo Aéreo de Rescate, o Servizo de Protección da Natureza da Garda Civil, o Servizo de Vixilancia Aduaneira, o Goberno de Galicia e representantes de todos os países potencialmente afectados pola vertedura. Este organismo nunca se constituíu. Segundo, o PNC dicía que en caso de accidente había que seguir as recomendacións dos simulacros.

 En outubro de 2001, xusto un ano antes, realizouse un. As recomendacións do exercicio eran que o capitán fose consultado para coñecer os danos a bordo e enviar persoal cualificado (polo menos, dous enxeñeiros) para avaliar a situación. No simulacro cun petroleiro a decisión foi enviar o barco a porto. A decisión de mandar o petroleiro a alta mar, entón, parece contradicir o propio PNC do Goberno. Ademais, ningún persoal cualificado foi enviado para avaliar a estrutura e tomar unha decisión informada. 

A única persoa que foi enviada a bordo foi Serafín Díaz, un técnico coa explícita tarefa de poñer de novo o motor en funcionamento, pero non era un enxeñeiro e, en consecuencia, non podía avaliar a condición estrutural do cargueiro. Ángel del Real, Capitán Marítimo do porto da Coruña, deu a orde ao capitán da compañía Smit Tak (Wytse Huismans) de afastar o barco 160 quilómetros da costa, foi informado o 14 de novembro de que sería escoltado pola Mariña española. 

A decisión foi asumida polo Ministro de Fomento, Francisco Álvarez Cascos, e, despois polo Presidente do Goberno José María Aznar. O armador e a compañía encargada do rescate opoñíanse á decisión de afastar o petroleiro da costa. Con todo, foi mandado cara ao norte inicialmente, logo cara ao oeste, e máis tarde ao sur, aumentando a probabilidade dunha ruptura do barco porque semellantes cambios de dirección elevaron enormemente o risco de que a tormenta impactase directamente sobre a parte do buque gretada, facendo máis difícil a transferencia da carga.

 Esta estratexia, por tanto, incrementou a probabilidade de dano ambiental. Remolcar o buque cara ao mar foi, probablemente, motivado pola esperanza de evitar unha crise política en España. Máis aínda, parece que a decisión de cambiar a dirección do petroleiro foi resultado das presións do Goberno francés.

Os días que seguiron ao incidente do Prestige estiveron marcados por unha xestión caótica. Durante a primeira fin de semana da crise, unha combinación sen fin de erros graves puxo en evidencia os fallos do Goberno. O Ministro de Fomento e para a Seguridade Marítima, Francisco Álvarez Cascos, e o Presidente de Galicia, estaban a cazar. 

O Ministro de Medio, Jaume Matas (actualmente en prisión por corrupción), pasou a fin de semana coa Ministra de Sanidade, Ana Pastor, e o Ministro do Interior e responsable de Protección Civil, Ángel Acebes, nun exclusivo resort no Parque Nacional de Doñana a máis de 1.000 quilómetros de distancia da traxedia. 

O Presidente do Goberno estaba na República Dominicana no cume Iberoamericano. O Vicepresidente Mariano Rajoy (actual presidente) fíxose, por tanto, cargo da situación. Unha falta de coñecemento experto parece obvio en todas as decisións que tomaron as autoridades, proba diso é que máis de 400 científicos do Consejo Superior de Investigaciones Científicas asinaron unha carta pública denunciando a actuación do Goberno.

MÁIS ALÓ DO IMPACTO ECONÓMICO

Máis de 2.000 quilómetros de costa quedaron afectados polo chapapote, dende o norte de Portugal e Galicia até Francia, en boa medida pola neglixencia política demostrada. Houbo, posteriormente, cálculos económicos do desastre (preto de 4.000 millóns de euros, só no Estado español), pero non sobre o impacto na saúde dos milleiros de voluntarios que colaboraron en limpar a costa de chapapote. 

Así o salientan Bernat e Whyte, quen lembran que, malia o coñecemento sobre a alta toxicidade canceríxena do cru que chegou á costa, moitos dos voluntarios implicados na masiva operación de limpeza traballaron sen protección algunha. "Non hai modo de coñecer o alcance para a saúde humana debido á falta de monitoreo", advirten Bernat e Whyte.

Ao mesmo tempo, é sabido que os compoñentes tóxicos do cru foron incorporados á cadea trófica. Os crustáceos, os mexillóns concretamente, quedaron fortemente afectados, así como moito peixe e marisco. 

Os polbos, especialmente, foron severamente castigados, caendo as capturas un 50 por cento en 2004 e 2005 en moitas áreas. Bernat e Whyte recordan, ademais, que de acordo coa Sociedade Española de Ornitoloxía, o número de aves mariñas mortas como consecuencia directa da vertedura sitúase entre 115.000 e 230.000, unha das máis elevadas por unha causa non natural e mesmo comparable ás consecuencias do desastre do Exxon Valdez., que verteu unhas 37.000 toneladas de cru en Alaska, en 1989, case a metade que o Prestige.

"Estes son aspectos das consecuencias do desastre que son dificilmente trasladables a termos monetarios, xa que están relacionados coa perda de biodiversidade, espazos protexidos e paisaxes para uso recreativo", comentan os investigadores das universidades de Girona e Liverpool.

"Ao mesmo tempo", proseguen, "a limpeza e a restauración son parte dos custos colectivos que son medibles en termos monetarios, por exemplo, o custo da limpeza superou os 107 millóns de euros. As persoas máis afectadas foron as e os traballadores con baixos salarios na industria pesqueira e marisqueira. O impacto nestes sectores pode ser calculado en termos monetarios de acordo ás transformacións na cantidade e da calidade dos bens e servizos ofrecidos no mercado". En 2003, recordan, o valor da pesca e turismo perdidos superaba os mil millóns de euros.

"Hai consecuencias ulteriores que son indubidablemente parte dunha cadea de eventos aos que o Prestige está directamente vinculado, pero que non aparecen inmediatamente como consecuencias directas do desastre", advirten Bernat e Whyte, que salientan que o desastre impuxo "cambios fundamentais sobre a estrutura global de produción de marisco e peixe".

RÉXIME DE PERMISIVIDADE NO 'PRESTIGE'

Para afondar na tese do crime estatal-corporativo, Bernat e Whyte explican como "os Estados xogan roles creativos e posibilitadores para os réximes de acumulación de capital", sendo as corporacións as "institucións claves na obtención da acumulación de capital" e os gobernos, os responsables de establecer o marco xurídico e administrativo para as corporacións, creándose unha arquitectura de poder na que "as liñas de separación entre o poder estatal e o poder corporativo non son sempre facilmente deliñables".

Así, por exemplo, "o poder para empregar traballadores, para comprar e vender bens e servizos, para negociar nos mercados financeiros, para transformar a plusvalía futura en capital nos mercados de capital son tamén posibles unicamente como resultado dun amplo complexo de réximes de permisividade", exemplifican.

E os réximes de permisividade que gobernan a distribución de petróleo por mar son, apuntan Bernat e Whyte, "notablemente complexos e fragmentados". Así o explican:

O réxime para rexistrar o Estado de orixe dun barco está separado do réxime de inscrición. Este proceso separado significa con moita frecuencia que o barco será rexistrado nun Estado nacional distinto ao do propietario do barco, unha práctica coñecida como 'bandeira de conveniencia'. Cada Estado-nación ten a súa propia estrutura reguladora para a mariña mercante. Ao mesmo tempo, hai un tratado internacional que estrutura e un número de organizacións internacionais responsables da regulación. 

Unha organización de Nacións Unidas, a Organización Marítima Internacional, é responsable do desenvolvemento e mantemento da seguridade, a protección ambiental e a seguridade dos asuntos relacionados coa navegación. As prácticas de emprego están gobernadas por outro conxunto de regulacións, principalmente, os estándares establecidos por outra organización da ONU, a Organización Internacional do Traballo.

Ademais, hai un réxime maior de permisividade que apontoa toda a regulación detallada que goberna a produción e distribución de petróleo: o permiso para continuar a extracción ininterrompida de petróleo. A regulación da produción de petróleo mesma está definida polo principio de que a extracción de petróleo non debe nin pode estar limitada. 

Proba diso é o punto no ciclo de produción no que se impoñen os controis máis restritivos: no punto final ou no punto do consumo. Por tanto, os tratados do cambio climático ou acordos internacionais que buscan mitigar o impacto do uso dos combustibles de hidrocarburos buscan limitar as emisións de carbono.

 Se hai un sistema rudimentario de regulación disposto en acordos tales como o protocolo de Kyoto, é un que busca regular o punto final do ciclo de produción, máis que controlar o nivel da extracción per se. Neste sentido, hai un réxime claro de principio de permisividade en funcionamento, no cal o dano potencial da produción de hidrocarburos está subordinado ao proceso de produción mesmo. Este é o amplo réxime de permisividade que encadra aquí a nosa discusión: o que establece as coordenadas para a comprensión do principio no cal se realiza a produción e distribución de petróleo.

As estruturas reguladoras separadas aplícanse a algúns materiais, concretamente os perigosos, que son transportados pola industria marítima. As regulacións da OMI sobre o transporte de petróleo cobren un abano de asuntos que van desde as especificacións técnicas aplicables ao cargamento e estabilidade, a localización dos tanques de petróleo nos barcos, a estrutura do casco (cargueiros de casco único están a ser substituídos como resultado da regulación do casco dobre da OMI), e as regras para a avaliación do risco e os informes sobre requisitos. 

Por tanto, hai algúns detalles sobre a regulación da distribución do petróleo. Hai tamén algunhas regulacións que cada Estado-nación impón que buscan minimizar o dano ao medioambiente, aos traballadores e ao público no momento da extracción, nos lugares onde o petróleo é extraído do subsolo en primeiro lugar, e hai regulacións similares que teñen por obxecto minimizar o dano ao medioambiente, aos traballadores e ao público cando os problemas xorden no transporte de petróleo.

TRAMA EMPRESARIAL E IMPUNIDADE

Os réximes de permisividade e as condicións de impunidade derívanse directamente, para Bernat e Whyte, dunha arquitectura de poder que "garante o dominio dun grupo social concreto dentro da economía, e en última instancia asegura que os grupos socialmente dominados sufrirán os danos colaterais".

Estes investigadores remarcan que para ter unha mellor comprensión do labirinto legal arredor do Prestige, como caso paradigmático desta arquitectura de poder, é nesario comprender a propiedade complexa das compañías, creada para evitar calquera responsabilidade.

O Prestige foi fretado por Crown Resource, compañía que dirixiu o buque cara a Xibraltar, onde debía esperar novas instrucións. Por tanto, Crown Resources estaba ao mando do petroleiro. Baixo o Protocolo de 1992 que emendou o Tratado da Convención Internacional para a Responsabilidade Civil por Contaminación de Petróleo de 1969 da Organización Marítima Internacional, a responsabilidade supostamente é do propietario do buque, non da empresa fretadora.

A corporación propietaria do Prestige estaba rexistrada en Liberia, unha xurisdición que permite aos propietarios dos barcos operar baixo 'bandeiras de conveniencia'. Liberia é unha xurisdición que permite o 'rexistro aberto' dos buques mercantes. A razón dos propietarios para optar por un rexistro aberto son moitas e variadas, pero poden incluír o segredo, a evasión fiscal ou evitar as regulacións nacionais en materias laborais ou ambientais, sinalan Bernat e Whyte.

As bandeiras de conveniencia, resaltan Bernat e Whyte, dificultan obter calquera información detallada sobre a compañía. Ademais, a responsabilidade pode ser minimizada usando unha bandeira de conveniencia, xa que basicamente aumentas a dificultade para que outro Estado poida procesar á corporación.

Crown Resources, a compañía propietaria do cargamento, estaba a usar tres empresas pantalla para protexer os seus propietarios de accións de responsabilidade. A compañía é propiedade dun holding con base en Luxemburgo que, á súa vez, é posuída por outro holding domiciliado en Xibraltar que, ao mesmo tempo, é propiedade doutra compañía con base en Liechtenstein. O terceiro holding é propiedade de Alpha Group, un dos maiores fondos de investimento de Rusia que se dedica á xestión de activos, seguros, comercio, servizos de auga e un amplo elenco de investimentos.

Alpha Group é o verdadeiro propietario do petróleo transportado polo Prestige, como detallamos neste xornal en 2012 nunha reportaxe de investigación. Este holding ruso, lembran agora Bernat e Whyte, é o suficientemente grande como para afrontar o custo da vertedura de petróleo. Pero usando distintas compañías situadas en varias xurisdicións dificultou a atribución de responsabilidade.

Todos os países fóra de Rusia involucrados nesta cadea secundaria de propiedade —Luxemburgo, Xibraltar e Liechtenstein— son paraísos fiscais coñecidos pola protección do segredo comercial. En consecuencia, "esta cadea de propiedade, implicando tres xurisdicións secretas, fixo difícil obter información fiable".

"É esta complexidade da cadea a que minimizou os danos á reputación e ás finanzas do grupo [Alpha Group]", comentan os investigadores, que lembran como despois do Prestige varios activos de Crown Resources foron vendidos en distintas partes e, logo reconstruídos para crear unha nova compañía, Energy Resources and Commodities Trading Company, ambas con sede en Suíza, país tamén coñecido pola súa política de segredo comercial.

"Esta estratexia permitiu que a compañía protexese a súa reputación polo desastre do Prestige e evitase as acusacións de malas prácticas, así como continuar comerciando exactamente igual que o facía anteriormente", explican os autores, que engaden: 

"Probablemente, coñecedor de todas estas dificultades, e tentando obter unha compensación maior, España, en lugar de perseguir a Alpha Group, tentou procesar o regulador que permitiu que o Prestige operase, o American Bureau of Shipping. Con todo, os tribunais americanos concluíron que España non puido probar que as accións de ABS constituísen a causa do naufraxio do Prestige. España tentou achegar diversas categorías de probas".

Unha delas está relacionada co fallo ao asegurar o cumprimento dunhas condicións concretas. Isto é, despois do desastre do Erika na costa de Francia en 1999, ABS propuxo que as grandes axencias de clasificación debían adoptar un número de reformas que inclúen: a clasificación dos cargueiros vellos, inspeccións anuais, a presenza de dous inspectores nas revisións especiais e o uso obrigatorio do programa Casco Seguro.

ABS foi acusada de omitir a súa actuación coñecendo o dano estrutural do casco do Prestige que lle constaba desde 1996.

"Claramente, as recomendacións non foron seguidas no caso do Prestige, pero de acordo co tribunal esas condicións non eran obrigatorias no momento do naufraxio", apuntan os expertos.

Relacionado con este primeiro punto, España tamén argumentou que ABS fora imprudente por non informar aos revisores locais dos problemas estruturais de fatiga que sucederon nos buques irmáns, o Alexandros e o Centaur, construídos no mesmo momento e cos mesmos planos que o Prestige.

 Como apuntan Bernat e Whyte, isto tería axudado aos inspectores locais a atopar a área de corrosión. Pero o tribunal concluíu que ABS non podía ser culpable debido a que era unha compañía externalizada de ABS, Marine Services, a que era coñecedora da fatiga estrutural nos buques irmáns do Prestige. O programa Casco Seguro foi realizado a aqueles, e Marine Services decidiu que debían ser despezados despois de que certos aspectos fosen propensos á fatiga e á corrosión.

 É dicir, Marine Services fixo as tres inspeccións, pero en portos distintos. Como o fretador do Prestige non pagou polo uso do programa Casco Seguro nas análises nin tampouco ABS compartiu a información que posuía dos exames previos cos inspectores locais, España alegou que ABS foi imprudente, pero o tribunal considerou que España non cuestionara que esta corrosión non era o resultado do seu cargamento nin das augas nas que operara, e dese modo ABS foi declarada non culpable, xa que estas variables poden afectar os buques, detallan Bernat e Whyte.

En terceiro lugar, os investigadores recordan que España suxeriu adicionalmente que ABS fora imprudente, xa que o anterior capitán do Prestige, Stratos Kostazos, enviara un fax a Marine Services en agosto de 2002 alertando de serios problemas no Estado do buque e pedindo unha inspección de emerxencia. Segundo o tribunal americano, polo feito de que ABS fose unha sociedade matriz non pode ser achada responsable polo coñecemento que teña unha sociedade subsidiaria. 

España non puido probar que Marine Services informase a ABS, ou que ABS tivese constancia do asunto, ou mesmo que o fax chegase ao seu destinatario. En consecuencia, o tribunal desestimou a petición española e decidiu que ABS non tiña ningunha responsabilidade legal polo Estado do Prestige.

Porén, advirten España fallou en aducir proba suficiente para crear unha disputa xenuína sobre o feito material sobre se os demandados 'romperon imprudentemente' a obriga que as súas accións constituísen unha causa próxima do afundimento. Neste caso, din, o principio de externalización aparece para permitir a minimización da responsabilidade, incluso do regulador mesmo.

O xuízo no Estado español, seguindo a xurisdición penal, comezou en novembro de 2012 na Audiencia Provincial da Coruña. Tres persoas foron procesadas: o capitán, o xefe de maquinas e o director xeral da Mariña do Goberno de España, López Sors. A sentenza ditouse un ano despois, once anos despois da traxedia. Só foi condenado o capitán Mangouras, a nove meses de prisión por desobedecer as instrucións das autoridades españolas.

Ninguén foi condenado por crimes contra o medioambiente, pola vertedura ou pola xestión da crise. López Sors, o único representante do Goberno central procesado, foi absolto, "malia que a neglixencia do Goberno central era clara".

"O organismo reitor nunca foi constituído, non se enviou persoal cualificado a bordo, e o barco foi conscientemente enviado cara a unha tormenta e, logo, obrigado a cambiar de dirección en varias ocasións, facendo inevitable a vertedura catastrófica", subliñan Bernat e Whyte, que lembran que o tribunal declarou que "aqueles que toman unha decisión técnica nunha situación de emerxencia, adecuadamente aconsellados, dentro das posibilidades, non poden ser persoas imprudentes".

En consecuencia, o xuíz absolveu ao Goberno de España de toda responsabilidade na xestión da crise. Unha decisión que foi cualificada de "disparatada" e "inexplicable" por "unha das revistas marítimas máis importantes de España, Naucher", lembran os investigadores.

Con todo, Bernat e Whyte obvian outra cuestión clave en toda esta trama: o enorme poder do fretador do Prestige, con vínculos co Kremlin e coa mafia rusa, como destapou Galicia Confidencial.

OS NEGOCIOS SUCIOS DO FRETADOR, UNHA EXCLUSIVA DE GC

O 13 de setembro de 2012 publicabamos en Galicia Confidencial unha amplísima e detallada reportaxe de investigación sobre o fretador do Prestige, cando faltaba un mes para o xuízo. Nesta exclusiva, e grazas á consulta de documentos confidenciais, debullamos as actividades do responsábel da carga, Mikhail Fridman, oligarca ruso relacionado co Kremlin e coa mafia.

Ameazas, subornos, extorsións, poxas fraudulentas, tráfico de influencias, tráfico de drogas, prebendas, evasión fiscal, lavado de diñeiro, violencia, asasinatos... O modus operandi do magnate ruso Mikhail Fridman baséase en todo tipo de artimañas, intrigas e amaños propios dun corrupto e mafioso para conseguir todo canto se propón nos seus negocios.

Así é descrito o oligarca ruso no informe confidencial "Mikhail Fridman: Background Investigation" que a axencia de intelixencia global Stratfor realizou no ano 2007 e á que tivemos acceso en 2012 a través da base de datos que WikiLeaks puxo a nosa disposición. En total, 27 páxinas nas que se describen os negocios e intereses escuros dun home con vínculos co Kremlin e presuntamente involucrado no branqueo de centos de millóns de euros e relacionado co crime organizado: Mikhail Fridman, fundador de Alfa Group, o consorcio que fretou o Prestige.

Stratfor cualifícao como un tipo "vil". Nin el nin ningún dos seus socios en Alfa Group e a súa filial Crown Resources foron xulgados pola vertedura do fuel óleo do Prestige.

Consulta a reportaxe completa: Os negocios sucios do fretador do 'Prestige'." (Por Alberto Quian, Galicia Confidencial,13/11/17)



"A maioría dos protagonistas políticos do Prestige seguiron ocupando cargos máis dunha década.

Os únicos políticos que perderon os seus postos nos meses seguintes á catástrofe por motivos ligados ao sucedido -cando menos formalmente- foron o daquela conselleiro de Política Territorial, Xosé Cuíña -falecido en 2007, menos de dous anos despois de optar ao liderado do PPdeG- e o titular de Medio Ambiente, Carlos del Álamo, actualmente membro do consello de Administración de ENCE.

Quen na altura era presidente da Xunta, Manuel Fraga, seguiuno sendo ata 2005, cando a perda da maioría absoluta por parte do PP deu paso ao Executivo de coalición de PSdeG e BNG. En 2006 foi nomeado senador por designación autonómica e mantivo o seu escano ata pouco antes do seu falecemento, en xaneiro de 2012.

Pola banda do Goberno central nin o presidente, José María Aznar, nin ningún dos seus ministros asumiron responsabilidades polo Prestige. O máximo referente do Executivo popular en Galicia tras o naufraxio foi o daquela vicepresidente, Mariano Rajoy, a quen apenas un ano despois Aznar designaría como substituto. A cúpula estatal do PP fora tamén determinante para que o substituto de Cuíña no Goberno galego fose Alberto Núñez Feijóo, quen como conselleiro de Política Territorial tivo encomendado a promoción do Plan Galicia. (...)"            (Praza Pública, 11/11/17)


"Dos 1.000 quilómetros de AVE ao parador: as obras que ían tornar o Prestige na "maior oportunidade".
 
"Estamos ante a máis grande oportunidade de Galicia na súa historia", exclamou Manuel Fraga. O 3 de decembro de 2003 o Goberno de España e a Xunta de Galicia organizaron dous actos oficiais para conmemoraren ao seu xeito o primeiro aniversario da catástrofe do Prestige.

O primeiro celebrouse en Tordoia, onde o conselleiro de Política Territorial, Alberto Núñez Feijóo, e o ministro de Fomento, Francisco Álvarez-Cascos, colocaron "as primeras travesas" da futura variante de Queixas do Eixo Atlántico de alta velocidade. O segundo, no que ambos gobernos puxeran todos os focos, celebrouse en Teo.

 Alí Fraga e José María Aznar iniciaron simbolicamente as obras "dos subtreitos Padrón-Osebe e Portas-Vilagarcía" do AVE. En total, prometeran, quedaban comprometidos máis de 100 millóns de euros que eran a mellor mostra do cumprimento "en tempo récord" do Plan Galicia, a "política de feitos" fronte á "desgraza" da que "outros, descaradamente, pretenderon sacar vantaxe política".

Aquela xornada de solemnidades, completada coa xuntanza en Santiago do Real Padroado da Cidade -o organismo ligado ao Xacobeo non se volveu reunir dende aquel día- presidida por Aznar e Xoán Carlos I, servira como resumo da abundancia de promesas coas que os dous gobernos responderan ao naufraxo do petroleiro

A maior parte do prometido foran obras, moitas anunciadas o 24 de xaneiro daquel ano no Consello de Ministros celebrado na Casa do Concello da Coruña con Francisco Vázquez como anfitrión de Aznar, que lle concedeu ao rexedor a Cruz de Isabel La Católica nesa mesma sesión. De todos os grandes proxectos do publicitadísimo Plan Galicia só un foi rematado nun prazo próximo ao anunciado -aínda que con amplos sobrecustos e sombras de xestión-, o porto exterior da Coruña, mentres que o resto seguen a acumular demoras ou, simplemente, nunca pasaron do papel.

O Plan Galicia na súa versión estatal -a Xunta lanzara un paquete de obras de seu baixo o mesmo nome- fora aprobado no medio da crise máis profunda do longo mandato de Fraga, que tivera como máximo expoñente o cesamento de Xosé Cuíña e a súa remuda por Alberto Núñez Feijóo na Consellería de Política Territorial mentres, como resposta, o baltarismo ameazaba ao presidente da Xunta con deixalo en minoría no Parlamento. Neste tenso clima polítíco e coas mobilizacións a ferver na rúa ao berro de "nunca máis" Aznar engadira dende María Pita unha morea de promesas ao reiterado anuncio do AVE a Madrid para 2010, ano sinalado por Feijóo no verán de 2003.

Entre as obras prometidas das que nunca máis se soubo destaca o que fora anunciado como "corredor ferroviario do AVE do Cantábrico", un tren de alta velocidade "Ferrol-Asturias-Cantabria-Bilbao" ao que se engadirían outras dúas liñas de AVE, unha de Ponferrada a Monforte e outra de Lugo á Coruña, e mais dúas autovías: Chantada-Monforte e Pontevedra-A Cañiza (esta última, nunha versión reformulada, avanza aos poucos aínda na actualidade como a futura A-57).

Once meses despois do Consello do Plan Galicia, na solemne inauguración de Teo, Fraga daba por feitos todos estes proxectos e proclamaba que só "no interior de Galicia" ía haber "case 1.000 quilómetros de AVE". "A rede ferroviaria galega é, nestes momentos, a máis adiantada de España" e "un emblema do desenvolvemento da alta velocidade ferroviaria en toda Europa", acrecentara Álvarez-Cascos, que en xullo dese ano fora condecorado por Fraga coa Medalla de Ouro de Galicia.

O porto exterior coruñés -que o coruñés Vázquez presentara como froito da súa teimosía persoal-, aqueles 1.000 quilómetros de AVE e outros tantos de "autovías, autoestradas, vías rápidas e outras actuacións para modificar o trazado convencional das vías", anunciara Feijóo, víñanse unir ás axudas directas a colectivos afectados pola catástrofe e a outras medidas e proxectos que, segundo a estimación do gabinete de Aznar, sumaban ata "12.459 millóns para o impulso de Galicia".

Contemplaban dende o levantamento do veto á construción naval civil nos estaleiros de Fene e Ferrol "para posibilitar a construción de buques de dobre casco" neles -isto nunca sucedeu- ata a construción do parador de turismo de Muxía, instalación que quince anos despois aínda é pouco máis ca un esquelete e que, despois de sucesivas demoras, ten 2018 como último prazo de remate.

Os sucesivos anuncios de obras e axudas inseríronse nun contexto político efervescente e nunha vaga de mobilizacións que xa antes do naufraxio axitaban o país ao fío da oposición á Lei Orgánica de Universidades (LOU) e que continuaron coas protestas contra a guerra de Iraq.

 Neste marco os gobernos conservadores de Galicia e España deron en librar unha batalla nos campos da política e da propaganda que comezaran minimizando os efectos da catástrofe e censurando a súa "instrumentalización política" a través da Plataforma Nunca Máis, que o ministro Jaime Mayor Oreja dera en chegar a equiparar coa contorna da banda terrorista ETA.

 No caso concreto da Xunta as súas accións de control da información concentráranse nos medios públicos, pero tamén nas principais cabeceiras privadas e mesmo nunha internet aínda incipiente como fonte informativa en Galicia; así, o Goberno galego decidira aquel inverno abrir un espazo na súa web para a difusión das súas propias novas sobre o Prestige.

Nuns meses nos que a Xunta mesmo chegou a mudar de imaxe corporativa mentres inzaba o territorio galego de paneis anunciadores do Plan Galicia, dende San Caetano deuse en defender o afastamento do buque da costa difundindo á prensa que en 1989 "o goberno socialista de España" fixera o mesmo "cun petroleiro accidentado" en Canarias.

 Ao tempo, inundábanse os medios con ducias de comunicados nos que, por exemplo, se insistía no "aumento do número de praias aparentemente limpas", se aseguraba que "os Plans Galicia vai moi de présa" ou se atribuía á Xunta boa parte do mérito da enorme vaga de voluntariado que respondera ao afundimento ofrecendose para limpar as praias.

Apenas oito meses despois do naufraxio o flamante novo conselleiro Feijóo, que en 2004 ascendería a vicepresidente primeiro, daba a catástrofe por "superada" e aseguraba que mesmo as forzas da esquerda renunciaran a manter as protestas, porque "o pobo" estaba "farto de que se protestase sen ofrecer solucións". "Despois das críticas electoralistas, a oposición xa cre no Plan Galicia", afirmaba o actual presidente da Xunta."                 (Praza Pública, 13/11/17)