20/1/17

La emergencia de Podemos abría la posibilidad de recuperar a todo ese magma de excluidos del nacionalismo... En Marea vino a frustrar esta posibilidad

"En Galicia, el sector social de población que no se sentía representado por el bipartidismo PP/PSOE tenía como única opción electoral el BNG. El BNG acogía íntegramente el voto nacionalista, pero también aquel no nacionalista que lo consideraba un espacio de ruptura. Históricamente, cuando el BNG fue capaz de mostrar un rostro de mayor preocupación por las dinámicas sociales, obtuvo sus mejores resultados.

Al contrario, cuando transmitía mayor preocupación por cuestiones identitarias despertaba mayor rechazo. El declive que se inicia en el bipartito tiene que ver, en gran medida, con la progresiva deserción de los votantes prestados del sector menos nacionalista. 

Entre las muchas razones que llevaron al fracaso del bipartito, probablemente, la mayor fue la desafección de unos votantes que vieron frustrados sus anhelos de cambio social real, relegados por polémicas estériles sobre cuestiones identitarias.

El estallido del 15M abrió una posibilidad de superar la dicotomía nacionalismo/no nacionalismo asumiendo propuestas de mínimo denominador común enfocadas sobre todo al cambio social. El BNG no conseguía ampliar su base nacionalista mientras iba perdiendo a su votante no nacionalista que acrecentaba su orfandad.

 Tal nicho de desencantados fue el que aupó a AGE. Su relativo éxito fue el de proporcionar una voz a un sector desilusionado que necesitaba una nueva fuerza de ruptura. AGE no fructificó por razones diversas, entre las que no fue menor su incapacidad para trabajar juntos y aunar las divergentes culturas políticas de los partidos que conformaban la coalición.

Posteriormente, la emergencia de Podemos abría la posibilidad de recuperar a todo ese magma de excluidos del nacionalismo y ofrecía lo que parecía la opción más sencilla: un partido, el BNG, que podría aspirar a aglutinar todo el espacio nacionalista, y otro, Podemos (+IU), que podría ocupar un espacio hasta entonces huérfano y crecer sobre todo a costa del PSdeG. Podría ser algo parecido a la situación de Bildu y Podemos en Euskadi.

La hipótesis de En Marea vino a frustrar lo que parecía la opción natural. En Marea surge con la idea ambiciosa de aglutinar esos dos grandes nichos electorales; de proporcionar un espacio superador de la disyuntiva nacionalismo/no nacionalismo que pudiese convertirse en una opción electoral mayoritaria.

La mentira original: El espejismo de la participación popular

Como resulta obvio, para ocupar un espacio hay que desalojar a los cuerpos que anteriormente lo ocupan. Así, la hipótesis En Marea requería que se cumpliesen al mismo tiempo dos premisas:

1) La automutilación de Podemos.

2) La implosión y desaparición del BNG.

Ambas acciones necesitaban de una legitimación previa. Y esta función la cumple el mito fundacional de En Marea: la mentira original del “mandato popular” y el “partido hecho desde abajo”. Desde su génesis hasta día de hoy no hay ni una sola acción importante de En Marea que no haya sido ordenada, organizada, dirigida y comandada por un pequeño grupo de militantes y personajes selectos. 

Desde su aparición como coalición electoral, a la elección de sus órganos directivos, desde la elección de los miembros de su coordinadora y la propia elección del cabeza de lista electoral que podría resumirse con la frase: “Cuatro tíos se juntaron y eligieron a otro tío”, todos sus acontecimientos tienen la firma de media docena de personas reunidas en conciliábulo masculino.

No hace falta entrar en detalles acerca del proceso constituyente de En Marea, por quién fue tutelado y dirigido. Un solo detalle da la medida. Para inscribirse en la web que refrendaría lo ya acordado previamente, había que aceptar un manifiesto escrito por tres personas en lo que recordaba a viejos juramentos de aceptación de sacros principios. Item más. 

En Marea ya no es que carezca de mecanismos realmente participativos sino que es una organización opaca y que se mueve en el peor de los secretismos. Secretas son las actas de su coordinadora, secretas las personas que la integran y secreto cómo se eligen; secretas las reuniones para las “listas de consenso”, secretas las contrataciones de personal y secretos los criterios utilizados para estas.

Mientras tanto, los panegiristas de En Marea se esforzaban por falsificar esta realidad con una inacabable producción de palabrería hueca, confluencias 4.0 y metáforas marinas. Pero en ni uno solo de estos textos se concretaba cómo esos “de abajo” podían protagonizar la nueva formación, o qué mínimos mimbres de denominador común podía tener esta. El objetivo, obviamente, no era construir realmente un proceso participativo sino, al contrario, enmascarar una organización obscenamente vertical."                 (Jorge Armesto  , Diagonal, 17/01/17)

19/1/17

Gayoso, el Supermán gallego de las finanzas que acabó entre rejas

"El ex juez Ventura Pérez Mariño defendió una vez la utilidad de las cajas de ahorro poniendo de ejemplo su propia experiencia como alcalde Vigo bajo las siglas socialistas: “Cuando tenía problemas de tesorería para pagar a las empresas concesionarias de los comedores escolares, levantaba el teléfono, hablaba con él y... problema solucionado”.

Él era Julio Fernández Gayoso, ex presidente de Novacaixagalicia, quien a sus 86 años acaba de ser detenido y encarcelado, junto a otros tres ex directivos de la entidad, para cumplir dos años de prisión por un delito de administración desleal y apropiación indebida por las multimillonarias indemnizaciones y pensiones que se autoadjudicaron tras arruinar la caja. 

La descapitalizaron en beneficio propio con toda desfachatez, mientras miles de familias gallegas perdían sus ahorros invertidos en la estafa de las preferentes, o se les embargaban sus viviendas, sobretasadas con hipotecas imposibles de pagar en plena crisis económica.

En la época en la que Pérez Mariño le llamaba para pedirle crédito, sobre el 2003, ya hacía años que Gayoso se había convertido en el Supermán de las finanzas gallegas. Había transformado la antigua Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Vigo, en la que entró a trabajar con apenas 16 años y de la que ya era director general cumplidos los 34, en un verdadero eje de la economía de Galicia. Prácticamente no había, alcalde, presidente de Diputación, partido político, sindicato , fundación o sociedad mercantil que no debiera algún tipo de favor.

Caixa Vigo, convertida en Caixanova tras la fusión con sus homólogas de Pontevedra y Ourense en el año 2000, llegó a ser la accionista mayoritaria de R, la operadora de telecomunicaciones más grande de Galicia; tuvo importantes participaciones en la fallida Pescanova; poseía bodegas de vino de Oporto en Portugal y de albariño al norte de la frontera; llegó a convertirse en una de los principales prestamistas de varios astilleros y de numerosos medios de comunicación, entre ellos el todopoderoso conglomerado de La Voz de Galicia, con el que posteriormente mantuvo un cruento enfrentamiento. Ya saben. ¿Problemas de financiación? Una llamada a Gayoso y... problema solucionado.

Créditos, patrocinios, subvenciones a fondo perdido, inserciones de publicidad, convenios, compras de inmuebles, inversiones directas en empresas del sector primario, industrial o de servicios... Era esa era dorada del capitalismo de casino en la que los gestores del dinero de las cajas consideraban obra social desde la compra de cuadros de los artistas más cotizados (más de 5.500 obras llegaron a figurar en la colección de la entidad) a la adquisición de teatros, auditorios, salas de exposiciones, escuelas de negocios y pomposas sedes sociales con lujosos despachos con muebles de diseño.

Sí, Gayoso era un Superman de las finanzas. Su carácter afable y tranquilo y un agudeza inusual para pulular por la política agradando a todo el mundo pero sin adscribirse a nadie lo convirtieron en una verdadera referencia.

Era un tipo simpático, que hasta se soltaba a cantar boleros y que combinaba esa agudeza política con un carácter ambicioso que sabía camuflar en el momento oportuno para, después, apuñalar a sus oponentes sin piedad. 

Lo supo, tarde, el ya fallecido Luis Carrera Pásaro, director general de Caixa Ourense, a quien prometió una relevancia en Caixanova que nunca tuvo tras la fusión. Por cierto, que Carrera Pásaro fue el elegido por Alberto Núñez Feijóo para encabezar las listas del PP orensano en las autonómicas del 2009. No llegó a recibir ningún voto porque fue eliminado de la candidatura cuando se supo que había defraudado a Hacienda a través de una cuenta en las islas Caimán. Pero esa es otra historia.

 Lo cierto es que cuando el crack del 2008 arrasó con el sistema financiero español y las cuentas de las cajas de ahorro empezaron a tambalearse, Gayoso estaba en la mejor posición posible para sortear la tormenta. La competencia de Caixanova en el norte, Caixa Galicia, con sede en A Coruña, padecía una situación prácticamente insostenible por su arriesgada exposición al ladrillo. Su presidente, José Luis Méndez, había apostado por financiar colosales proyectos urbanísticos dentro y fuera de la comunidad con mucha más decisión que Gayoso.

 Aquello proyectos otrora rentables, que se quedaron en esqueletos de hormigón en cuanto los constructores dejaron de pagar sus préstamos, sirvieron a Gayoso para presumir de mejor gestión cuando Feijóo forzó la fusión de las dos entidades. Así consiguió que Méndez, que hoy vive casi recluido cuidando flores en un pazo cercano a las hermosas Fragas del Eume, a unos cuarenta kilómetros de A Coruña, fuera apartado de la operación por el Banco de España.

La nueva entidad, Novacaixagalicia, nació en el 2010 con una falsa copresidencia formada por el propio Gayoso y por Mauro Varela, ex presidente de Caixa Galicia y ex diputado autonómico del PP. Falsa porque quienes mandaban en casi todo eran el señor del sur y sus escuderos: José Luis Pego, Gregorio Gorriarán y Óscar Rodríguez Estrada. 

Todos provenían de Caixanova, y todos se negaron a devolver las cantidades que, con la “colaboración necesaria” de Gayoso y del abogado Ricardo Pradas, también condenado en el 2015, y a espaldas del Banco de España y de la asamblea de la caja, se llevaron de ésta poco después de que fuera intervenida y nacionalizada. Entre indemnizaciones y planes de pensiones, Pego, se llevó 6,5 millones de euros; Rodríguez Estrada, casi nueve millones; Gorriarán, cuatro millones...

En junio del 2012, la Fiscalía los acusó de apropiación indebida junto al hombre de Caixa Galicia en el consejo de la entidad, Javier García de Paredes, que fue absuelto en la condena del 2015 porque devolvió al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) los 4,7 millones de euros que había cobrado.

Tres días después de conocer su imputación, Gayoso dimitió e inició una ronda de comparecencias ante varias comisiones de investigación. En una de ellas llegó a decir que “no pintaba nada” en el banco desde el 2006, a pesar de sus cargos y de que cobraba un salario de más de 600.000 euros anuales. Por entonces, Novacaixagalicia ya le había costado a los españoles más de 8.000 millones de euros a través de las repetidas inyecciones de capital del FROB y de operaciones varias, como la conversión en acciones de títulos preferentes.

Novacaixagalicia se llama hoy Abanca y pertenece al banco venezolano Banesco, propiedad del empresario Juan Carlos Escotet, de doble nacionalidad española y venezolana. El precio por la entidad que gestionaba los ahorros de cientos de miles de gallegos fueron poco más de mil millones de euros, que Banesco no terminará de pagar hasta el 2018.

Ahora, aquel Supermán de las finanzas gallegas que solucionaba cualquier problema a golpe de teléfono, está entre rejas setenta años después de haber entrado por primera vez en un banco. Y es difícil saber si alguno de los muchos que acudieron a él durante años para pedirle préstamos y favores le cogería el teléfono si a él se le ocurriera llamarlos desde la cárcel."            (Público, 17/01/17)

18/1/17

El desvío de fondos públicos en la Xunta para interés político, norma en Galicia

"Tal y como afirma el diario.es y Praza Pública, así como otros medios independientes, la Xunta aprobó tres días antes de las elecciones autonómicas el desvío de parte del su "tícket eléctrico", que ha llegado a unas 35.000 familias menos de las previstas; así como 1,3 millones de euros de Medio Rural para campañas publicitarias, 70 mil para encuestas de valoración sobre la acción del gobierno, 340 mil para vallas publicitarias en 2016, y suma y sigue.

Las ayudas de la luz sirvieron para ayudar a ganar las elecciones al PP

A mediados de febrero de 2015, como promesa electoral para las municipales, la Xunta anunció una ampliación de su "tícket eléctrico". Alberto Núñez Feijóo anunció que esta ayuda, equivalente a un recibo y medio de la luz al año, iba a poder tener "hasta 40.000 familias beneficiarias".

 En su convocatoria para 2016, dotada con 2,1 millones, el plazo para solicitar el tícket eléctrico fue desde mediados de enero hasta finales de julio. Cuando pasó esa fecha las familias destinatarias de la ayuda eran 35000 menos de las prometidas, y la Xunta destinó parte del dinero a otras finalidades.

Finalidades entre las que destaca un estudio sobre la efectividad de algunas de sus campañas publicitarias. La decisión fue formalizada el 22 de Septiembre, tres días antes de las elecciones gallegas, pero la Xunta no la divulgó. 

Fueron 125 mil euros los inicialmente reservados a estas ayudas, que finalmente se destinaron concretamente a "contratar con carácter urgente estudios e investigaciones relativos a planes y programas de inversión en campañas publicitarias de divulgación de contenidos relacionados con la orientación y promoción laboral y el fomento del empleo". 

Para hacerlo, esos 125 mil euros fueron trasladados, en dos partidas de 62.500 euros, al presupuesto de promoción del empleo que gestiona la Dirección General de Orientación y Promoción Laboral.

Por otra parte, la Xunta destinó menos de un año antes, 71.900 a la contratación de una empresa privada que realizó encuestas e informes durante 2016, en año electoral. Así estos servicios midieron la eficacia de las “campañas desarrolladas” y realizaron un “análisis global de la eficacia de la publicidad institucional de la Xunta”. El Gobierno en su momento justificó que el contrato se guiaba solo por las "necesidades e intereses" de la ciudadanía.

Otro caso sangrante fue el de la Secretaria Xeral de Medios do Goberno Galego, que financió en 2015 con algo más de 314.000 euros, un contrato que le permitió a la Xunta colocar sus mensajes publicitarios, y al menos, 105 vallas publicitarias al mes durante el 2016. Vallas que fueron distribuidas en poblaciones de más de 5000 habitantes por toda Galicia, si bien la mayoría fueron instalados en localidades de más de 50.000 personas.

Medio Rural destinó 1,3 millones para campañas publicitarias el pasado año

La cuestión ganadera fue un tema que provocó mucho conflicto a lo largo de toda la pasada legislatura, donde miles de ganaderos arruinados protestaban contra las grandes empresas y el gobierno y reclamaban un precio justo de la leche, ya que los míseros precios actuales no les permiten afrontar los gastos.

 Estas movilizaciones se sucedieron en varias ocasiones, tanto antes como después de que el departamento autonómico preparase tres campañas publicitarias a desarrollar en periodo electoral, por un valor de hasta 1,3 millones de euros, medida que se aprobó entre el 21 y el 22 de Marzo del 2016, y se empezó a implantar meses más tarde.

Una campaña era sobre la leche, otra sobre la carne y la tercera sobre productos gallegos en general. Fue esta la que tuvo un mayor importe, de unos 840.441 euros. Se trataba, según las autoridades, de transmitir a la ciudadanía "las calidades únicas y singulares de nuestros productos". Las otras dos campañas tuvieron un coste semejante, hasta cubrir entre ambas el presupuesto total.

 Lo que no dijo el Gobierno gallego, es que mientras los ganaderos gallegos no pueden hacer frente a sus gastos, asfixiados por la presión de las grandes compañías distribuidoras, la falta de subvenciones, las imposiciones de la UE, etc., las autoridades asignan contratos millonarios para la simple propaganda “de los productos gallegos”, pero sobre todo de su administración y su gobierno en año electoral, sin ofrecer solución alguna real a los trabajadores del campo.

Los principales medios de comunicación gallegos, comprados por el gobierno del Partido Popular

Como puede verse en el Diario Oficial de Galicia la distribución de las ayudas directas a los medios de comunicación correspondientes al 2015 estuvieron dotadas con 1,6 millones de euros y fueron distribuidas entre 17 empresas. Según datos del Consello de Contas, estas ayudas suponen alrededor del 10% de los fondos que la Xunta destina anualmente a los medios. 

Además, son las únicas que se asignan en régimen de concurrencia, lo cual significa que existe un concurso público. Así que podemos suponer que el resto, más de 15 millones de euros, se asignan simplemente a dedo. Para colmo, se trata de un régimen de concurrencia no competitiva, lo que implica que se conceden las subvenciones atendiendo al orden de llegada de las solicitudes o se realiza un reparto proporcional entre todas las solicitudes. O sea, ni siquiera es un concurso público al uso.

Destacan La Voz de Galicia, S.A., como 681.901 euros asignados, Faro de Vigo, S.A., con 265.075 euros de subvención y El Progreso de Lugo, S.L., con 126.635 euros. Estos son tres de los periódicos más leídos en Galicia, que por otra parte, han obviado hablar del desvío de fondos públicos para publicidad del Partido Popular en el gobierno en pleno año electoral.

 Esta situación es intolerable y demuestra hasta qué punto existe una connivencia del poder y los medios para ocultar y tergiversar sistemáticamente la verdad. Aquí se ve como calla a los medios de comunicación el gobierno gallego, con el objetivo de sacar réditos políticos y económicos.

El vacío legal, campo para el desvío de fondos y el silencio mediático 

Ya es un clásico que en todas las campañas y programas electorales de los principales partidos políticos la promesa de la creación de una Ley de Publicidad Institucional que permita fiscalizar la acción del gobierno en este sentido, mediante el Parlamento, u otros mecanismos de participación popular. Pero ningún partido ha cumplido jamás , ni siquiera el bipartito PSOE-BNG, cuando gobernó del 2005 al 2009. La falta de transparencia es escandalosa.

Esto no viene a demostrar otra cosa que la “democracia” en la que vivimos no es más que una burda ilusión. Las decisiones las toman un puñado de burócratas, políticos corruptos y grandes capitalistas, sin consultar al pueblo trabajador en nada. Es más, no tienen ni siquiera que consultar ni rendir cuentas al parlamento que dicen, “representa la voluntad popular”.

Es por tanto nuestro deber contar la verdad, como primer paso para organizarse contra las injusticias. En una tierra, la gallega, que como muchas otras autonomías del Estado español, así como en Europa y el mundo, sufre las calamidades de la crisis y los ajustes capitalistas en la piel del pueblo pobre, es un insulto que los pocos fondos públicos disponibles se dediquen frecuentemente a propugnar la falsedad y el engaño, para conservar el poder.

Otro caso más de corrupción que se suma a la larga lista y que da cuenta del saqueo del dinero público para el beneficio de los partidos patronales y sus políticas contra la clase trabajadora, así como la manipulación de los medios de información."                    (Jacobo A. García, Izquierda diario, 11/01/17)

17/1/17

Gayoso, el de Caixavigo... a la cárcel, pero sólo una temporadita

 
 Feijóo celebra la fusión de Caixanova y Caixa Galicia con sus directivos, en 2010. Gayoso (segundo por la izquierda) y Pego (primero por la derecha) son dos de los detenidos


"Los exdirectivos de Novacaixagalicia, a la cárcel por sus indemnizaciones millonarias. Cuando todo parecía indicar que los antiguos responsables de la entidad resultante de fusionar Caixa Galicia y Caixanova se librarían de cumplir la sentencia de dos años de prisión impuesta por la Audiencia Nacional y criticada por el Tribunal Supremo,  que la consideró "exigua" al ratificarla, la propia Audiencia ha rechazado la suspensión de la condena y ha dictado una orden de detención e ingreso en prisión, según confirman fuentes jurídicas consultadas por eldiario.es.

Pese a haber sido condenados a dos años -pena que suele suspenderse en ausencia de antecedentes penales- en este caso la Audiencia Nacional considera que la gravedad de la actuación de los exdirectivos en medio de un proceso que acabó con la desaparición de las cajas y el rescate de lo que quedaba de ellas por más de 9.000 millones de dinero público empuja a que la condena se cumpla de manera efectiva.

En la ratificación de la condena, hace cuatro meses, el Tribunal Supremo  aclaraba que los directivos llevaron a cabo "inequívocos actos apropiatorios con fines de lucro privado" y no "meros excesos o abusos" en el marco de sus competencias. 

E insiste en que sus actos "no pueden interpretarse como el resultado de actos de deslealtad con el patrimonio administrado o fruto de decicións equivocadas en la administración", sino que hicieron sus las cantidades millonarias "a través de un mecanismo expropiatorio que va mucho más allá de la adopción de actos erróneos en la administración".

La nómina de condenados la encabeza quién había sido amo y señor de Caixanova, Julio Fernández Gayoso, que no se asignó indemnización alguna pero a quien el tribunal considera responsable de lo sucedido. Junto a él, José Luis Pego, antiguo director general de la caja fusionada, la cual abandonó con una compensación de 7 millones de euros; Gregorio Gorriarán, que había sido responsable de la división inmobiliaria de la entidad y se llevó una indemnización de casi 5 millones; y a Óscar Rodríguez Estrada, responsable de la "integración" de las cajas indemnizado con 700.000 euros.

El abogado Ricardo Pradas, asesor de confianza de Gayoso completa una nómina de condenados y ahora detenidos que, según la sentencia de la Audiencia Nacional, cometieron un delito de administración desleal "en concurso con uno de apropiación indebida, en su modalidad de gestión desleal".

 Además de la pena de dos años de prisión y la devolución del dinero (que el Supremo rebajó), los exdirectivos tuvieron pagar una multa de 250 euros al día durante diez meses y quedaron inhabilitados durante el tiempo de la condena para "el empleo que desempeñaban cuando realizaron los hechos".

La Audiencia Nacional juzgó y sentenció sobre las indemnizaciones (18,9 millones en total) que estos ejecutivos se adjudicaron a sí mismos en 2010 desde los despachos más altos de aquella entidad, Novacaixagalicia, sociedad efímera que nació de la fusión de Caixa Galicia y Caixanova antes de ser vendida por el FROB. Su detención es un nuevo episodio oscuro de la era del capitalismo feudal de las cajas en Galicia.

García de Paredes y Méndez, libres

Con todo, a salvo de sentencias judiciales quedan otros privilegios como los planes de pensiones también millonarios establecidos en las antiguas cajas de ahorros. El propio Pego acumula un fondo de 10,8 millones. A Javier García de Paredes, director adjunto de Novacaixagalicia y absuelto en el caso de las indemnizaciones le corresponden 5,1 millones. Gregorio Gorriarán tiene 9,2 millones y Óscar Rodríguez, 8,1.

José Luis Méndez, exdirector general de Caixa Galicia, se libró del pleito de las indemnizaciones tras pactar su salida a tiempo, en 2010, cuando el Banco de España, tras ver los números de la entidad y su exposición al ladrillo, consideró el banquero incompatible con cualquier plan de futuro. Cobró por marcharse 18 millones de euros, exactamente la cantidad que exigió para alejarse del proceso de fusión."                ( /   , eldiario.es, 16/01/2017)

16/1/17

«El Correo Gallego» perdió su sede de Preguntoiro al no poder pagar su deuda. Tuvo que recurrir a la dación en pago para reducir en 4 millones sus números rojos

 "El periódico El Correo Gallego opera desde el inicio de este año en sus instalaciones del polígono de Costa Vella, adonde se trasladaron, desde la sede histórica de la rúa Preguntoiro, todos los departamentos de su grupo de comunicación salvo el audiovisual y un servicio de atención al público. 

Su marcha del centro monumental es consecuencia de la renegociación de la deuda de Editorial Compostela -matriz de El Correo Gallego- con Abanca ante la imposibilidad de afrontar un pasivo de 16,7 millones de euros con esta entidad, que se ha quedado con la mayor parte del inmueble de Preguntoiro y la nave de El Correo en el polígono del Tambre. Esta dación en pago ha sido valorada en un total de cuatro millones de euros, destinados a reducir dicha deuda.

La renegociación de los compromisos crediticios con Abanca, su principal acreedor al acumular aproximadamente el 85 % de la deuda de la editora con entidades financieras, era prioritaria para los gestores del grupo de comunicación ante las dificultades para asegurar su viabilidad, debido a una situación económica extremadamente delicada, con graves problemas de liquidez que mantienen a la mermada plantilla de trabajadores bajo las condiciones de un expediente de regulación temporal de empleo sucesivamente prorrogado desde principios de la década actual y con permanentes retrasos en el cobro de sus nóminas.

La última auditoría de cuentas anuales de Editorial Compostela, correspondiente al ejercicio del 2015, hizo constar un pasivo financiero de 26,8 millones de euros, de los que 22,2 eran con entidades de crédito. Su volumen anual de negocio alcanzó un importe neto de 13,6 millones (14,3 un año antes) y el resultado del ejercicio después de impuestos fue negativo, al igual que en años anteriores, si bien redujo los números rojos a 36.753 euros.

Los auditores señalan en su informe que en el momento de formular estas cuentas los administradores de Editorial Compostela estaban negociando con Abanca la reestructuración de la deuda, y que el 2 de junio del 2016 fue suscrito el contrato con las condiciones del acuerdo alcanzando, que afecta a los citados 16,7 millones de euros del pasivo del grupo editorial correspondiente a Abanca.

 La auditoría añade que «las líneas maestras del acuerdo pasan por la concesión de una carencia en el pago del principal de la deuda hasta el 31/12/2017, una rebaja sustancial del tipo de interés (hasta el 1,25 %), con efectos retroactivos desde el 01/01/2016 y hasta el 31/12/2017, y una dación en pago de parte de los inmuebles de Preguntoiro y las naves industriales del polígono del Tambre por importe de cuatro millones de euros, destinados íntegramente a la rebaja del préstamo hipotecario».

El acuerdo con Abanca, entidad con la que Editorial Compostela tenía hipotecada la mayor parte de las fincas de las calles Preguntoiro y Altamira -la parte minoritaria que conserva está sujeta a contratos con otras entidades financieras-, establecía que El Correo Gallego debía entregar estas dependencias al concluir el 2016. 

Para acoger la redacción, gerencia, administración y otros servicios de la empresa, durante los meses anteriores fue adaptado el edificio del polígono de Costa Vella donde el periódico ya tenía su planta de impresión y cuya construcción disparó su deuda. El traslado ha dejado casi desiertos los inmuebles de Preguntoiro, donde el grupo editor mantiene su domicilio social. Con anterioridad ya había entregado a Abanca la nave del polígono del Tambre.

El traslado acentúa el declive de una calle del corazón monumental de la ciudad

El traslado de El Correo Gallego al polígono de Costa Vella acentúa el declive de la rúa Preguntoiro, donde era el principal centro de trabajo. En el número 29 de esa calle del corazón del casco monumental tenía su sede desde el año 1938, cuando se trasladó a Compostela desde Ferrol, ciudad en la que fue fundado.

La rúa Preguntoiro tiene cerrados desde hace años locales comerciales de dimensiones amplias, como el que ocupó la ferretería Torres, en el tramo más próximo a la plaza de Cervantes, u otros pequeños, como el bajo del inmueble número 11. 

Otro duro golpe para la zona fue el cierre, en el 2015, de la droguería Pérez Labarta, después de 178 años de actividad. Este bajo sigue desocupado. La reciente apertura del bar y sala de conciertos Riquela apenas da alegría a una calle condenada al declive comercial desde la crisis de los almacenes El Pilar, edificio reconvertido en auditorio de Abanca."    (La Voz, 13/01/16)


 "Por que La Voz publica agora as débedas de El Correo?.

Os paseantes pola Zona Vella de Santiago xa non poden pararse na rúa do Preguntoiro a ler a portada de El Correo Gallego. Editorial Compostela, matriz do xornal, perdeu a súa emblemática sede, incapaz de afrontar a enorme débeda que mantén cos bancos.

“O futuro de El Correo Gallego, pendente de ABANCA”, titulaba Galicia Confidencial hai tres meses nunha información que xa detallaba os problemas da editorial para afrontar un pasivo de máis de 16 millóns de euros, sobre todo con Abanca e Lico Leasing. Segundo confirmaron hoxe fontes próximas ao xornal a GC, e tamén publica La Voz de Galicia, a entidade galega quedouse co local do Preguntoiro. 

Que La Voz de Galicia indague e publique os números vermellos de El Correo Gallego -revelados por GC en novembro- é algo nunca visto no país. Malia seren competencia, todos os grandes medios galegos soen evitar  informar dos problemas económicos dos xornais, protexéndose así uns aos outros. 

Por que La Voz dá agora este paso? Ao fin e ao cabo os problemas económicos de Editorial Compostela non son ningunha novidade. Hai case un lustro que mantén un ERE e fontes do seu cadro de persoal confirmaron a GC que teñen problemas continuamente para cobrar as súas nóminas, acumulándose ás veces atrasos de varios meses.

Unha posíbel explicación que deron fontes do sector da comunicación a GC, verosímil pero imposíbel de confirmar a estas alturas, é que haxa ofertas de compra por El Correo. Unha delas podería ser de Prensa Ibérica, quen xa edita Faro de Vigo e La Opinión de A Coruña. Se Prensa Ibérica faise con El Correo sería un duro golpe para La Voz, que vería renacer a un competidor que está contra as cordas.

Hai outro dato que apunta a que a situación económica de Editorial Compostela é moi delicada. Ningunha das súas cabeceiras veu un peso da resolución da axudas da Xunta aos medios polo galego, ditada o último día hábil de 2016. 

Iso malia o constante apoio editorial do grupo compostelán a Alberto Nuñez Feijóo e que tanto El Correo Gallego como Galicia Hoxe -que subsiste na web- cumpren os requirimentos de uso da lingua propia (8% para os xornais escritos e máis de cinco traballadores para os xornais dixitais en galego). Cómpre lembrar que, para poder cobrar subvencións, hai que estar ao día do pago de impostos. 

Na última auditoría de Editorial Compostela detallábase unhas importantes débedas con diferentes administracións públicas. Por exemplo, da Seguridade Social, os auditores escribiron que “al cierre del ejercicio de 2015 la deuda con la Seguridad Social asciende a 721.743,46 euros” dos cales 400.000 eran a longo prazo e 321.000 a curto prazo. "              (Galicia Confidencial, 13/01/17)

12/1/17

"Pasaron apellidos muy conocidos y relacionados con cierto partido y se quedaron fuera otros". El Superior gallego condena a la Xunta por la "conjura" de un tribunal para amañar oposiciones

"La justicia ha vuelto a condenar a la Xunta por irregularidades en los procesos de selección a plazas de su cuerpo administrativo. 

En una sentencia dura, clara y con fuertes reproches, el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) obliga a la Consellería de Facenda a nombrar funcionaria del grupo A1 a una opositora que había sido suspendida, ya que considera probada la existencia de una "conjura del tribunal calificador con burla de las bases de la convocatoria", así como "patente" el "panorama indiciario de intriga evidenciado por la demandante".

El modus operandi para el amaño de estas oposiciones fue tan burdo como evidente. Tal y como también se detalla en la sentencia -hecha pública por el sindicato CSIF-, la oposición constaba de varios ejercicios cuyas calificaciones sumadas y ponderadas establecerían el resultado final de la prueba. No obstante, ya en el segundo, el tribunal "declaró tantos aprobados como plazas convocadas".

"El tribunal calificador, bien por inercia, economía procedimental, ignorancia o error... hurtó la posibilidad a los restantes aspirantes de aprobar el segundo ejercicio" aclara el dictamen del TSXG, que asegura que "la sospecha vertida por la demandante de existencia de una conjura [...] con burla de las bases de la convocatoria se eleva [...] a convicción probada por el principio de facilidad probatoria en manos de la Administración y por el patente panorama indiciario de intriga evidenciado por la demandante".

Para llevar a cabo esta "maquinación" de la que habla el alto tribunal, se cometieron varias irregularidades a la hora de evaluar los ejercicios, al vulnerarse criterios de calificación de la convocatoria, dejar de corregir exámenes, no establecer soluciones homegéneas y objetivas o usar criterios genéricos susceptibles de aplicación arbitraria.

 "La valoración asignada a la segunda prueba es fruto más del voluntarismo que de la razón científica" dice el TSXG, que asegura que "resulta elocuente indicio de que [los ejercicios] no fueron objeto de detenida valoración".

En definitiva, que aprobaron los que en el tribunal cualificador habían previsto aprobar, tal y como asegura una fuente conocedora del proceso, que va más allá: "Pasaron apellidos muy conocidos y relacionados con cierto partido y se quedaron fuera otros". Durante el proceso judicial, le fue aceptada a la demandante una prueba pericial que acabó por ratificar los numerosos defectos en la corrección de los ejercicios.

La sentencia es ya firme al no ser recurrida por la Xunta, a pesar de que tenía posibilidad de hacerlo. "Fue tan contundente y claro el dictamen que ni se atrevió a hacerlo", dicen estas mismas fuentes. 

Ahora, la demandante figurará cómo aprobada en el segundo ejercicio de la oposición y aprobada en el proceso selectivo, por lo que cuenta ya con todos los derechos administrativos y económicos inherentes. Obtendrá su plaza de funcionaria del grupo A1 en la Xunta, tal y como le ha confirmado ya Función Pública, sin que eso afecte a las condiciones del resto de compañeros de promoción aprobados y cuyos nombramientos permanecerán intactos.  (...)

Esta resolución, que considera "sangrante" la situación de la opositora, se suma a otras tres anteriores de diferentes tribunales que reconocían la arbitrariedad en la actuación de los órganos de selección, así como la indefensión de los opositores. En una de esas sentencias, el Supremo condenaba la Xunta por evaluar exámenes de oposición sin "criterios objetivos".

Desde el CSIF lamentan esta "esperpéntica situacion de desconfianza que ya está implantada entre los aspirantes a un puesto de trabajo en la Administración Pública" e insiste en la necesidad de creación de la figura del Observador de la Legalidad en los procesos selectivos, mediante el cual los sindicatos, sin formar parte de los tribunales de selección, participarían "velando por la limpieza de estos y su transparencia". 

Además, y ante los argumentos del Ejecutivo de que no hay tantas denuncias sobre irregularidades, desde el sindicato responden con claridad: "Si no hay más es porque ahora es muy caro ir a un contencioso, un proceso que suele salir por más de 2.000 euros en gastos cuando antes era gratuito".                (eldiario.es, 09/01/17)

11/1/17

El Defensor del Paciente denuncia ante la ministra de Sanidad el "alta precipitada" que ha obligado a volver a la ría de Pontevedra a una mariscadora enferma de cáncer

"El Defensor del Paciente ha remitido una carta a la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, en la que denuncia que una mariscadora de la ría de Pontevedra que recibió el "alta precipitada" se ve obligada a "soportar condiciones de trabajo muy duras".

En el texto, el Defensor del Paciente explica que hace 15 meses a Magdalena "le extirparon la mama derecha". Tras ello, "hace un mes", la Seguridad Social de Pontevedra le dio el alta a pesar de que tanto su médico de cabecera como la oncóloga consideran que "no debe trabajar".

 "Magdalena está operada de cáncer de mama. Aún sufre las consecuencias, pero cada día pasa ocho horas en el agua sacando almejas", denuncia la asociación en la misiva.

 En este sentido, critica que aunque su médico le diga que "es un trabajo demasiado duro para la salud", "no puede estar de baja". "La Seguridad Social cree que puede buscar otro trabajo", lamenta la presidenta del Defensor del Paciente, Carmen Flores, quien censura la "maldad absoluta" de la administración en estos casos."                  (El País, 29/12/16)

10/1/17

De Lara investiga os datos do PC do avogado de Nené Barral, un dos homes claves na relación do PP co contrabando

"En declaracións a GC, Nogueira argumenta que “non se pode entrar no despacho dun avogado, nin a Policía nin ningún corpo de seguridade do Estado, e levarse o computador enteiro dun avogado, porque nel hai datos supersecretos, e isto vulnera o secreto profesional porque afecta a unha terceira persoa”.  O Consello acaba de dar amparo a un letrado da Coruña -sen identificalo- que denunciou precisamente isto, que a Policía, por orde de De Lara, entroulle na oficina e arramploulle co disco duro.

Por outra banda, fontes vinculadas á investigación aseguran a Galicia Confidencial (GC) que o auto de entrada e rexistro é correcto e non foi recorrido no seu momento pola fiscalía. As mesmas fontes indican que os axentes de Vigilancia Aduanera limitáronse a facer un volcado do disco duro como se fai en todos os rexistros e como xa fixo anteriomente noutros despachos de avogados. Ademais, o avogado rexeitou a posibilidade de que o decano do Colexio estivese presente no rexistro, como lle ofreceron, rexistro ao que a xuíza Pilar de Lara non acudiu persoalmente.
 Estas fontes indican que o avogado coruñés en cuestión é Carlos Seoane, imputado na Operación Zebra e letrado do polémico Nené Barral, quen fora alcalde por Ribadumia (PP), investigado por contrabando e mentor político de Rafael Louzán, ex-presidente da Deputación.

Ten que ver o denunciado coas múltiples investigacións de corrupción política que instrúe a xuíza de Lugo? O líder dos avogados galegos responde unicamente que non ten que ver coa Operación Pokemon, causa pola que seguen imputados varios ex-concelleiros herculinos.
Nogueira explica que, despois do suposto rexistro do despacho, o letrado pediu o amparo do Colexio de Avogados da Coruña, que llo concedeu. Despois o Colexio pediu a adhesión do Consello Galego, que se fai pública agora.
O presidente di descoñecer se o afectado, logrado o apoio do seus compañeiros, prefire deixar o asunto aquí ou presentar unha denuncia oficial ante o Consejo General do Poder Judicial, o órgano de disciplina de goberno dos xuíces. Isto contradí o que publica hoxe en portada El Progreso, xornal afirma que o Consello galego xa presentou unha denuncia ante o Consejo General. (...)"     (Galicia Confidencial, 05/01/17)

9/1/17

Rural Muller... la leche feminista gallega

 
 Instalaciones en las que la ganadera Concha Laje embotella la marca de leche Rural Muller.

"Begoña Pardellas cría y ordeña vacas sin descanso desde hace 27 años, pero su nombre solo consta en los papeles como cotitular de su granja desde menos de una década. 

Esta ganadera de Guntín (Lugo) es una de las miles de mujeres que lideran explotaciones lácteas en Galicia y cuya faena, silenciada siempre entre las paredes del establo, ha inspirado el nacimiento de Rural Muller, la primera marca que solo embotella leche comprada a productoras.

 “En los supermercados tienen que ver que estamos aquí y que llevamos las riendas de muchas explotaciones, como cualquier hombre”, reivindica Begoña. “Necesitamos una marca así de simbólica porque a las ganaderas se nos suele encerrar en los establos, fuera de ellos nunca se nos reconoce”. 

La Federación de Asociacións de Mulleres Rurais de Galicia (Fademur), creadora de la marca, vende de momento solo leche fresca en establecimientos de Lugo pero mantiene negociaciones con la industria y las distribuidoras para comenzar a lo largo de este trimestre a envasar en tetra brik y tomar los estantes de los supermercados.

Las botellas de Rural Muller acristalan la historia de una virulenta crisis, la de las familias ganaderas gallegas, que en unos años ha aupado a las mujeres al frente de la mitad de las 8.500 explotaciones que perviven en Galicia. 

Parece la cúspide de un empoderamiento, pero no lo es. Ha sido la incesante caída de precios la que, como en su día la emigración, las ha dejado a ellas a cargo del pobre negocio de la leche mientras los hombres han salido de casa para buscar un empleo más industrializado que reflote las finanzas del hogar.

La federación gallega de mujeres rurales quiere darle la vuelta a este reparto de roles nacido del sexismo y convertirlo en una oportunidad para el progreso de las ganaderas y de sus vecinos. Ellas son las que se han quedado dirigiendo las granjas más pequeñas y vinculadas al pastoreo, a una producción pegada al territorio y ecológica. 

“Queremos que sea una leche de consumo masivo pero que nunca pierda ese sello ambiental y social que las convierte en motores de la economía de las aldeas y que garantice que en su producción nadie avasalla a nadie”, subraya Rosa Arcos, presidenta de Fademur.

Como apunta Arcos, la cadena de producción de la leche también encierra la historia de una imposición, la de los precios, en la que los ganaderos siempre han cobrado lo que la industria y las superficies comerciales mandan. 

A finales de 2015, con la bendición del Gobierno, todos los implicados en el proceso llegaron a un acuerdo que establecía por primera vez criterios objetivos para fijar lo que debe percibir cada uno por su trabajo. “No se está cumpliendo”, lamenta Arcos. “La Xunta acaba de reconocer que hay más de 600 explotaciones que cobran menos de 22 céntimos por litro cuando el acuerdo no permite precios por debajo de 31”.

Rural Muller quiere ser una leche de precios justos, con la que el consumidor tenga garantías de que lo que paga en el supermercado por encima de una marca blanca va a parar a la ganadera. Que llega a los bolsillos de esa campesina gallega con fama de matriarca, que se subía con poderío al tractor cuando en otras zonas de España las mujeres de campo eran enclaustradas en la cocina pero que, entre otras desigualdades, sigue ausente de los órganos de decisión de las cooperativas y asociaciones agrarias y carga sobre sus hombros todas las tareas y cuidados domésticos. Como Begoña Pardellas, que además de a sus vacas, crió dos hijos entre la sala de ordeño y los establos, y atendió a tres ancianos."                (Sonia Vizoso, El País, 04/01/17)

5/1/17

“O rural non está en fase de desaparición, o rural morreu”

 Antía Otero [Foto: Carlos Rey]

"- “As casas deixan cicatrices (ás veces invisibles) pero queiman”. Este é un dos primeiros poemas de ‘O cuarto das abellas’. Que hai detrás deses versos?

- Igual que ao mellor un non transitou nunca o que é a morte pero viviu moitas mortes ao longo da vida, as casas dalgunha maneira van deixando feridas. Non teñen porque ser cicatrices físicas nin estar asociado directamente co negativo. 

Teñen que ver con marcas. Como quen deixa marcas na codia dunha árbore. A casa como espazo incorporado no tránsito. A casa en ‘O cuarto das abellas’ é algo importante. É algo referencial como arquitectura e tamén a nivel simbólico.

- Falas da casa dos teus avós, mais tamén doutros espazos. Outros cuartos.

- A casa dos avós é importante neste libro. ‘O cuarto das abellas’ existe fisicamente pero até aí. Gustábame entrar no sentido da casa como orixe. A casa como matriz. E outros espazos. Todos os outros espazos que ao longo da vida imos sentindo como casas. É dicir, o cuarto de baño dun bar pola noite pode ser unha casa. As casas, os lugares de calma ou de protección que un vai creando e desenvolvendo ao longo da vida. 

- “Foi aquel cuarto de teito alto”, dis. Explícanos a historia dese cuarto.

- Non hai unha historia concreta. O que hai é unha visibilización dun tipo de arquitectura que xa non existe. Xa non se constrúen casas con teitos altos. Era unha maneira de construír dun xeito cómodo e que tiveses aire por riba. No que a luz puidese entrar. Ese tipo de arquitectura xa non se fai. 

Vivimos máis que nunca como abellas en colmeas, pero houbo un tempo no que as arquitecturas era moito máis amables. Eses teitos fan mención aos teitos altos que están aí pero que de algunha maneira xa deixaron de existir. As cousas que hai nese poema, os recordos, as fotos da comuñón... son cousas que poden seguir existindo pero que de algunha maneira deixaron de existir. 

- Nos libros anteriores xa estaban presentes as casas e os cuartos. En '(Retro)visor' xa se intuían varios cuartos. Hai algún fío?

- Antía Marante, na presentación en Coruña, dixo que ela observa a nivel arquitectónico unha vontade de directora de cine nos meus textos. Sempre teño a idea de secuenciación do tempo. Do tempo físico e do tempo da escrita. Intentar crear unha liña temporal. En ‘(Retro)visor’ estaba moi marcado porque para min todo o libro era como se fose un gran plano secuencia. 

Aquí ao mellor non estivo marcado dunha maneira tan consciente, pero si a nivel de pasar dunha casa a outra. Dun cuarto a outro. Dun espazo a outro, aínda que ao final todos formen parte desa colmea que é un único espazo. 

- Afondando nas palabras de Antía Marante, neste libro hai un “proxector ao fondo”, un “inicio do documental” e “secuencias”. A presenza do cine e da túa formación como historiadora da arte está de novo, como xa o estivera en ‘O son da xordeira’ e en ‘(Retro)visor’.

- Creo que é algo do que non me vou poder desfacer nunca. Porque dalgunha maneira conformou o filtro e a forma de mirar. Hai algo no cine que a min interésame moito, sendo unha arte do tempo. Creo que a escrita é unha arte do tempo. As luces e as sombras como parte dese tempo. O que se oculta e o que se desvela. Isto está moi presente no cine, na arte, na pintura, mais na poesía dunha maneira moi clara. 

-Por que as abellas?

-Por varias razóns. Cada vez vou atopando máis. Unha é polo poder simbólico que teñen. A abella a nivel de construción social. A abella coa idea do traballo de ir a buscar fóra e traballar cara a dentro. A idea da abella como algo que está desde o principio dos tempos. Algo fundamental, sen o que incluso ecoloxicamente non nos manteriamos. 

Mais logo tamén a abella como un elemento salvaxe. Como un animal salvaxe como é a abella se converte nun animal doméstico en moitas casas, coma na miña casa materna. Esa idea de albergar á abella  até o punto que houbese un cuarto na casa que se chamase o cuarto das abellas. 

Logo hai algo na elaboración, a cantidade de pasos que a abella dá até que finalmente é unha esmelga e fai o mel. É como se estivesen en proceso continuo. Pero a abella tamén como elemento feminino.  

- As abellas movendo as ás e unha imaxe que se repite ao longo do poemario. De feito, contra o comezo dis “non podo escribir sen as súas ás petando na parede”. 

- Neste traballo houbo unha consciencia do son moi grande. A idea do son, ao igual que a idea do tempo, acompáñanme na escrita. En ‘O son da xordeira’ hai un ruído das máquinas que é un son xordo. En ‘O cuarto das abellas’ hai moitas referencias aos sons. Hai autores que escriben con bandas sonoras. Para min a banda sonora foi o zunido perpetuo das abellas como algo que non che da alento. 

- O libro ábrese cunha cita de Sylvia Plath. Cal é a súa relación con ‘O cuarto das abellas’?

- Foi unha autora na que as abellas estiveron moi presentes. Ese fragmento do poema está sacado da súa obra ‘A filla do apicultor’. Interésame moito a disección do corpo de Sylvia Plath. A cantidade de Sylvia Plath que ao longo da historia a crítica foinos dando da autora, até o punto que chegou un momento no que a importancia da súa obra non estaba na obra, senón na súa vida.

 Hai un poema en ‘O cuarto das abellas’ -que é o que acompaña ao vídeopoema- que fala diso. Fala do abandono da escrita para que o evento estea noutro lugar. É algo horrible que nas autoras o evento da súa escrita non se busque na súa escrita senón fóra dela. E segue pasando. 

- ‘O cuarto das abellas’ está dividido en 5 partes: Abellariza, Melisa, Formalina, Obreiras e A Esmelga. En todas elas a pegada feminista é importante. Sobre todo nas Obreiras.

- Aí recuperei algo que se avanzaba en ‘O son da xordeira’ que era unha mirada cara ao colectivo. Alí estaba centrado no colectivo das costureiras e aquí no colectivo das obreiras. En ‘(Retro)visor’ quizais perdín ese pulso, pero aquí recuperouse.  Non sei se se recuperou pola propia organización das abellas ou porque había un interese. Creo que había un interese por recuperar o traballo cara a colectividade. 

- O feminismo tamén tiña protagonismo nos libros anteriores. En ‘O son da xordeira’, o teu primeiro poemario, dis “incrongruencia é dicir que a muller naceu da costela do primeiro home cando ela foi a que lle deu o ser”. Agora, en ‘O cuarto das abellas’, obsérvase, en concreto, no poema ‘Matronas veladas’, que lle dedicas a Dorés Tembrás. 

- O texto das matronas xurdiu a través dunha conversa na que Ana Abelenda nos xuntou a dialogar a Dores Tembrás, a Olalla Cociña e máis a min sobre a relación entre a literatura, a muller e a arte. De aí xurdiron unha serie de conversas entre nós e deume para escribir ese texto. 

Algo que falamos Dores e máis eu era sobre as mulleres que traballamos na literatura como autoras e editoras. O triplo traballo que hai que facer para moitas cousas. Para que che dean o lugar. Parece que non é un lugar que ti tes por dereitos, senón que cho teñen que dar. Iso paréceme terrible. De aí xurdiu ese poema, e tamén bebendo da idea das Guerrilla Girls. 

Ese colectivo de mulleres que nos anos 80 viron que nos museos a presenza das mulleres era sempre como obxecto. Non como autoras. Formaban parte das obras de arte como espidos que os homes pintaban. En relación con todos estes elementos xurdiu o texto. 

- Agora que falas da túa faceta de editora, ‘O cuarto das abellas’ publicase cando ti observas todo desde outra perspectiva. Ademais de ser autora es editora. Cal é a maior diferenza que atopaches?

- Cando naceu o proxecto de escrita de ‘O cuarto das abellas’ Apiario aínda non estaba creado. Iso no proceso de escrita, non agora no proceso de edición. Pero de moitísima emoción. Sendo editora unha dáse conta do esforzo que se pon na creación dun libro. Pensaba estes días no que supón ser editora en relación a ser autora. Supón moitas cousas. 

Supón deixar de lado un espazo como autora, entregarte a outros autores en corpo e alma e namorarte dos textos de outros, tanto ou máis se os tiveses escrito ti. Iso é fantástico, porque para que un edite un texto por ese texto mata. Polo que sentir que outros editan os teus textos é como se entendeses moitas cousas. É moi fermoso. 

- A natureza e o rural é outras das temáticas a destacar na túa poética. En ‘O son da xordeira’ había millo, campo e bolos de pan. Agora  dalgunha maneira regresan. 

- Para min hai algo que está pasando na natureza. Neste caso no entorno rural. O rural non está en fase de desaparición, o rural morreu. Polo menos tal e como o coñeciamos. En ‘O cuarto das abellas’ non quixen falar desde a dor.

 Quixen falar desde a consciencia. Está abandonado. E o abandono é salvaxe e duro. A emoción está no abandono, mais non xeremos drama disto. É así. A miña relación coa natureza non foi una visión contemplativa. Foi como de estar dentro e ser consciente. Había en ‘O son da xordeira’ un poema que falaba dos eucaliptos. Creo que aí xa comeza este deterioro. Aquí foi contado desde dentro. 

-“A historia comeza xusto agora cando o sangue xa non ole ao néctar das paisaxes”, dis cara ao final da parte de Obreiras. Estes versos van nesa liña de morte do rural, non?  

- Si, esa é a idea no fondo. Ten que ver co cambio de territorio. De óptica ante as cousas. O sangue é sangue e non está edulcorado, como o abandono non ten drama nin nostalxia. Todos os atributos que poidan ter esas palabras xa os teñen en si mesmas. Pero a paisaxe muda e iso non hai quen o cambie. Non volverá ser a que era. Sacáronnos as ferramentas mentres mirabamos o fume do incendio. Asumámolo.

- A Esmelga remata con ‘Non quixera morrer’, baseado na canción de Boris Vian. Mais a verdade é que ao longo de todo o poemario a música está presente dun xeito ou doutro. Refírome á linguaxe. Ao vibrar das palabras. 

- Fun consciente da caixa de resonancia entre as palabras. Como se para min entre as palabras houbese un roce. Unha chispa que xera tamén un son. Hai algo en relación aos sons e ao ritmo que me interesa. O que unha secuencia de ritmo xera con outra secuencia. 

Tamén está na palabra. A palabra como resonancia. É un libro que traballa entre o choque de elementos. O doméstico e o salvaxe está aí como choque. O íntimo e o colectivo tamén.

- Ademais non hai puntos para frear ese choque, como si que había en ‘O son da xordeira’. 

-Nese sentido está relacionado co que falabamos antes dos cuartos. Como esa liña temporal que vai unindo celas, aquí vai entrando dun cuarto a outro cuarto sen estar fragmentado. 

- Tamén o estaba en (Retro)visor.

- Si, tamén. 

- Este último poema, ‘Non quixera morrer’, é unha promesa á avoa.

- Ao comezo da entrevista falabamos das cicatrices como das mortes. Non é preciso que te fagas un corte físico para sentir unha cicatriz, como non é preciso que che morra alguén ou morras ti para sentir a morte. Este poema para min foi a escrita máis próxima que de momento teño cara a morte. Decateime de que ao mesmo tempo que en sentía que a casa, o rural e o lugar no que eu me criei morre dun xeito figurado e simbólico, non vivira a morte dunha maneira real.

 Os meus avós son persoas moi lonxevas e seguen vivindo. Ninguén na miña familia morreu. Non vivín esa morte no eido máis íntimo. Entón para min foi un achegamento á morte valéndome de Boris Vian. Creo que hai persoas que camiñan preto da morte pero que non lle teñen medo.

 Hai un texto de Boris Vian que se chama ‘Non quixera morrer’ no que fala de todas as cousas que quere facer antes de morrer. Tentei facer ese mesmo exercicio na miña realidade e rematar con esa oración á avoa -que de algunha maneira é a abella raíña da colmea- propoñéndolle que non a vas cagar. Será outra a casa que se xere. Outro lugar. Pero ti non a vas a cagar. É un falarlle á raíña da tribo."                       (Entrevista a Antía Otero, poeta, Noelia Gómez, Sermos Galiza, 27/12/16)

4/1/17

Un Año Nuevo sin bebés en Ourense

"(...) Me tocó al menos dos veces cubrir el nacimiento del primer bebé de Ourense. Eso, más los altercados en varias locales de ocio, más las toneladas de basura que había dejado la Nochevieja en las calles, servía para llenar la sección de local. 

No quiero ni pensar en la desazón de los periodistas ourensanos que este domingo telefonearon al hospital de la ciudad, y se encontraron con que no había nacido nadie. Pero nadie. El horror. No se recordaba nada parecido.

 El dato estremece, aunque no sorprende. Es catastrófico, no grave. Después de todo, Galicia es un país de viejos. Nos hemos acostumbrado a la sensación de no nacer, y en cambio morir a todas horas. Ya escuchamos a tres presidentes de la Xunta decir que el envejecimiento representa nuestro principal problema del futuro, sin que lograsen hacer nada relevante para atajarlo. A la vista de que no hay nacimientos, tal vez ni siquiera lleguemos al futuro.

A la espera del primer bebé de 2017, los diarios optaron por publicar la foto de la última criatura de 2016. La necesidad siempre ahoga. Parece una historia local. Y lo es. Y sin embargo, es una historia universal. Funciona como una metáfora de la España vacía, cuya población se concentra cada vez en menos núcleos, dejando el resto reducida a un desierto. 

En La Región, el principal periódico de Ourense, sólo unas pocas hojas después de leer que la provincia empezaba el año por primera vez sin nacimientos, te encontrabas una página con seis enormes esquelas. Cuatro hombres y dos mujeres. Hacía pensar en uno de esos claros del bosque llenos de setas venenosas. La muerte nunca falla.

 En Ourense, la proporción es de tres defunciones por cada nacimiento. Hay lugares en los que un día empiezan a no suceder cosas, como la ausencia de gritos de recién nacidos en Año Nuevo, y de ese hueco acaban por salir las noticias más destacadas de la jornada. Qué triste."          (Juan Tallón, El País, 02/01/17)

2/1/17

Feijóo mantiene a sus cargos imputados por homicidio por haber retrasado la prescripción de medicamentos contra la hepatitis C por razones económicas

"Toda la oposición gallega pide -y pedirá oficialmente- que Alberto Núñez Feijóo o el conselleiro de Sanidade comparezcan para dar explicaciones tras la imputación por un posible delito de homicidio imprudente de los dos altos cargos del Sergas por, presuntamente, haber retrasado la prescripción de medicamentos contra la hepatitis C por razones económicas.

 El giro judicial del caso provocado por el auto de la Audiencia Provincial supone que el actual gerente del área sanitaria de Vigo y exdirector general de Asistencia Sanitaria, Félix Rubial, y Carolina Gómez-Criado, subdirectora general de Farmacia, afronten penas de entre 1 y 4 años de cárcel e inhabilitación para cargo público y profesional.

Con todo, ni el presidente de la Xunta ni Vázquez Almuíña, titular de Sanidad, han dicho nada desde que el pasado viernes se conociera el auto que amplía la imputación de los dos cargos del Sergas de prevaricación administrativa a homicidio después de que seis enfermos de hepatitis C fallecieran por, presuntamente, no habérsele administrado a tiempo la medicación que los podía curar por razones presupuestarias.

Tan sólo ha hecho declaraciones públicas el gerente del Sergas, Antonio Fernández-Campa, que cree que la decisión de la Audiencia "no varía" en nada el caso. Para él, sólo busca "ampliar el ámbito de defensa de los denunciados para que puedan ejercitar plenamente sus derechos frente a la totalidad de la denuncia y no sólo por prevaricacion".

No opinan lo mismo desde la oposición, que ha salido conjuntamente a reclamar explicaciones y pedir comparecencias parlamentarias. Desde En Marea, su portavoz, Luís Villares, pide la comparecencia del conselleiro de Sanidade o del presidente de la Xunta cómo algo "imprescindible" y "urgente", al igual que desde el PSdeG. 

Su portavoz de Sanidad en el Parlamento, Julio Torrado, ha reclamado "explicaciones públicas urgentes" y la "depuración de responsabilidades políticas" tras un caso que ambos califican de "gravísimo". "Ya es tarde", añadió. En el BNG, la portavoz de Sanidad en la Cámara, Montse Prado, ha profundizado en la misma línea, pidiendo que Feijóo o Almuiña comparezcan ya. (...)

Los afectados ven "ratificadas" sus denuncias

Para la Plataforma Galega de Afectados pola Hepatite C (PAHC), el giro judicial "exige" que "dos personas a las que se atribuye judicialmente la comisión de delitos graves sean inmediatamente apartadas de sus cargos", toda vez que "el argumento al que el presidente de la Xunta se aferraba ha sido, también, rebatido". Quique Costas, portavoz del colectivo, considera que la nueva imputación "ratifica" lo que siempre han denunciado: "que los recortes matan y que estas muertes fueron inducidas por la Administración".

Tanto la PAHC como la oposición recriminan a Núñez Feijóo sus duras palabras tanto contra las denuncias como contra los médicos que las impulsaron, calificándolos de "indignos". Desde la Xunta, tanto el presidente como Sanidade han venido defendiendo que "siempre" se usaron criterios clínicos para la atención de pacientes.

El propio jefe del Ejecutivo había sido muy duro e incluso había calificado de de "insidias" las acusaciones de que la decisión de no aprobar tratamientos había provocado el fallecimiento de pacientes. 

Atribuía las demandas a "líos que hay en los hospitales entre servicios y nos mismos servicios" e incluso había sido más allá al atribuir a la oposición las acusaciones de la Fiscalía y calificarlas de "disparate" e "insulto" mientras se jactaba de "pagar" los tratamientos. "Por dos o tres pacientes, no me parece lógico relacionar esas denuncias con la austeridad", había sentenciado. Desde el viernes, Feijóo mantiene el silencio sobre el giro que acaba de dar el caso."             (eldiario.es, 26/12/16)

30/12/16

Cada seis días unha aldea fica deshabitada en Galiza. Xa imos camiño das 2.000

"Pinga a pinga, unha aldea menos en Galiza. Á espera de que en xaneiro saían as estatísticas relativas ao ano que despedimos, unha simple mirada atrás, aos anos anteriores, permite comprobar o nivel do despoboamento do rural galego. O 2015 fechou cun rexistro de 1.669 aldeas deshabitadas en Galiza. Desde 2010 até entón ficaron deshabitados perto de 400 lugares, en concreto 390. Unha media dunha aldea abandonada cada seis días.

28/12/16

Mouriño, dueño del Celta, salpicado por un gran escándalo de corrupción en México

"Carlos Mouriño es protagonista indiscutible estos días en la prensa de Galicia y México por razones bien distintas. Los medios gallegos se hacen eco de la batalla del dueño y presidente del Celta contra el alcalde de Vigo para que le venda el estadio municipal de Balaídos, condición que ha puesto para abortar la inminente venta del club a un grupo empresarial chino

Pero al otro lado del Atlántico a Mouriño le ha salpicado uno de los mayores escándalos de corrupción de los últimos tiempos en México, la fuga del gobernador de Veracruz Javier Duarte a pocos días de que concluyera su mandato, después de que un juez ordenara su captura por delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Duarte renunció al cargo el pasado 12 de octubre para, según alegó, enfrentarse las acusaciones de la justicia mexicana, pero desde entonces no se ha vuelto a saber nada de él. Le busca la Interpol en 190 países, después de que dejara atrás un agujero de al menos 4.000 millones de dólares en el estado de Veracruz y asestara un duro golpe a la imagen del presidente Enrique Peña Nieto, que asistió a la vergonzosa huida de uno de los jóvenes valores del Partido Revolucionario Institucional (PRI). 

Entre los negocios privados que se le investigan aparece uno especialmente escandaloso en el que la prensa mexicana le vincula con Carlos Mouriño: la construcción del selecto centro residencial y de ocio Campeche Country Club, promovido por empresas del presidente del Celta, que está siendo objeto de investigación por la Procuraduría General de la República.

De acuerdo con las informaciones publicadas por el diario Reforma, Duarte creó una empresa fantasma para adquirir terrenos ejidales para la ejecución del lujoso conjunto inmobiliario. La fiscalía investiga en concreto la supuesta triangulación de 110 millones de pesos (unos cinco millones de euros) a la Inmobiliaria Cartujano, que administra uno de los considerados testaferros de Duarte, Moisés Mansur Cysneiros –también prófugo–, amigo del exgobernador, a quien nombró heredero de todos sus bienes. 

Mansur y otros testaferros habrían invertido grandes cantidades para comprar parcelas en el ejido donde se construiría el Campeche Country Club. La familia de Mouriño niega que Duarte sea propietario de terrenos.

La polémica sobre los métodos con los que Mouriño consiguió las propiedades para levantar su sueño inmobiliario surgió años atrás, pero es ahora cuando aparecen pruebas tomadas muy en serio por la justicia mexicana. La principal es la confesión de Alfonso Ortega López, un abogado fiscalista que trabajaba para el prófugo y cuyo testimonio ante la Procuraduría desató la operación contra Javier Duarte.

 Según los medios mexicanos, Ortega reveló esta operación y otras similares en las que Duarte desviaba fondos públicos del Estado de Veracruz a sociedades anónimas que él mismo le ayudaba a crear en Estados Unidos o México, pero en las que no aparecía el nombre del político del PRI.

Fue Ortega quien, según su relato, propuso a Duarte el lucrativo negocio en Campeche, rápidamente aceptado por el antiguo gobernador, para lo que dio instrucciones a José Juan Janeiro, presunto responsable de la ingeniería financiera, de transferir dinero a la empresa Terra Urbanizaciones Desarrollos Inmobiliarios, radicada en aquella entidad. Esta compañía está registrada a nombre de Miguel Velázquez Nieva, comisariado ejidal también prófugo de la justicia, quien organizó una asamblea para aprobar la venta de terrenos.

En 2011, un grupo de campesinos que perdieron sus tierras presentaron una denuncia ante la fiscalía de Campeche por la supuesta falsificación de firmas para nombrar como integrantes del Comisariado Ejidal a Alfonso Ortega y Moisés Mansur. En ella señalaban a Ortega y Mansur como prestanombres de Mouriño. Hoy, esos dos personajes son los principales involucrados en el lavado de dinero de Duarte. Siempre según las informaciones de Reforma, Ortega relató que Terra recibió en febrero pasado 110 millones de pesos por instrucciones de Duarte, dinero acabó en la cuenta de la Inmobiliaria Cartujano, propiedad de Moisés Mansur.

Terra contaba presuntamente con fondos de otras empresas de testaferros del exmandatario del PRI, a quienes devolvía el dinero en operaciones simuladas de compraventa de terrenos, según la confesión de Ortega. El gasto inicial fueron 500.000 pesos que este dice haber entregado a Velázquez Nieva para que diera una parte al comisario ejidal y reuniera a los ejidatarios en las asambleas.

El Club Celta Campeche

El espectacular Campeche Country Club es un conjunto inmobiliario con una playa artificial, vistas al mar, lagos, jardines, campo de golf, hospital y un complejo deportivo. Es ahí donde tiene su sede, entrena y juega sus partidos el Club Celta Campeche, una especie de sucursal del conjunto vigués fundada por Mouriño al otro lado del Atlántico, y que comparte con el equipo de Balaídos escudo y colores.

 Pero no es por eso ni por su condición de presidente y principal dueño del Celta por lo que se conoce a Mouriño en México, sino por sus negocios en ese país, donde residió e hizo fortuna, y sobre todo por ser padre del malogrado Juan Camilo Mouriño Terrazo, fallecido en un accidente de aviación en 2008, 11 meses después de que Felipe Calderón lo nombrara secretario de Gobernación.

 Uno y otro factor, los negocios del padre y la actividad política del hijo, provocaron ese mismo 2008 las suspicacias del excandidato a la presidencia Andrés Manuel López Obrador, que acusó a Juan Camilo de tráfico de influencias por otorgar a empresas de su familia contratos de PEMEX firmados en 2003 y 2004, cundo ejercía como diputado federal, asesor y subsecretario de Electricidad. Mouriño Atanes emigró a México en 1978, donde fundó sus primeras empresas. Sus éxitos comenzaron a partir de 1985, cuando compró una cadena de gasolineras en Campeche, el Grupo Energético Sureste (GES), que se expandió a gran velocidad.

La vinculación de los Mouriño con Calderón no concluyó con la muerte de Juan Camilo, como se demostró muy recientemente. Concretamente, a finales de noviembre, cuando el expresidente de la República y su mujer, Margarita Zavala, precandidata en las presidenciales de 2018, se dejaron ver tanto por el Campeche Country Club como a bordo de El delfín, el lujoso yate de los Mouriño. 

 Los medios mexicanos volvieron a especular con la presunta participación de Calderón en la promoción inmobiliaria donde tiene su sede el Club Celta Campeche, y se recuperaron las acusaciones contra Mouriño de haber financiado la campaña de Calderón en su día y ahora la de su mujer, Margarita Zavala. No se ha demostrado nada al respecto, pero la polémica da una idea del protagonismo de los Mouriño en los asuntos de la política de México.

De nada de esto ha hablado Carlos Mouriño estas semanas en Galicia, ni ha trascendido que tenga nada que ver con su activa campaña de actos públicos y privados en los que trata de convencer a la sociedad viguesa de la necesidad de contar con Balaídos en propiedad, para garantizar que el club no se deslocalice de Vigo. Ante la resistencia del Ayuntamiento a venderle un estadio en el que inició hace dos años ambiciosa reforma, pactada con la directiva del club, el presidente comienza a admitir el secreto a voces: que tiene una oferta en firme para vender el club.

 Se da por seguro que el Celta acabará en manos de un holding chino, extremo que Mouriño ni confirma ni desmiente. Será otro negocio polémico de un empresario al que ni el más acérrimo de sus detractores niega el éxito de su gestión en la década que acaba de cumplir al frente del Real Club Celta."               (El Confidencial, 25/12/16)

23/12/16

La Justicia anula una oposición amañada que dejó sin plaza a otro de los médicos purgados por Feijóo

"El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 2 de Pontevedra ha ordenado repetir las oposiciones que arrebataron la plaza de Jefe de Servicio de Psiquiatría en el Complejo Hospitalario Universitario de esa ciudad (CHOP) a Víctor Pedreira Crespo, el médico que la ostentaba desde 1982 y que fue destituido tras haber ocupado un cargo institucional en la Xunta bipartita del PSOE y el BNG.

 Pedreira había sido comisionado del Plan Galicia contra la Droga y subdirector xeral de Drogodependencias de la Consellería de Sanidade en ese Gobierno. Cuando el PP ganó las elecciones y Pedreira fue destituido de ese puesto, quiso volver al ejercicio de la medicina, pero fue rebajado a adjunto el mismo día en que regresó al hospital.

No es la primera ocasión en la que los jueces dan la razón a médicos del Servicio Galego de Saúde (Sergas) purgados y apartados de sus puestos de manera irregular por el Gobierno de Alberto Núñez Feijóo

En el caso de Pedreira, la jueza considera que el concurso-oposición que convocó la gerencia del hospital para cubrir su puesto, y al que él se presentó sin éxito, fue amañado para conceder la plaza a un médico “más afín” , el doctor Isauro Gómez Tato.

Pedreira fue informado de su cese pocas semanas después de la victoria del PP en las autonómicas del 2009 por el gerente del CHOP, Manuel Gómez, quien le informó de que sólo permanecería en su puesto en funciones hasta que pudiera confirmar la plaza por concurso oposición. Éste se convocó en el 2011, pero hubo que nombrar hasta tres tribunales distintos porque la composición de los mismos fue sucesivamente anulada por las evidencias de que favorecían a Gómez Tato, el otro candidato.

De hecho, se llegaron a realizar dos pruebas. La primera, que fue anulada porque uno de los jurados no cumplía los requisitos, resultó “escandalosa”, según figura en la demanda y se recoge en la sentencia. También hubo numerosas irregularidades en la segunda y definitiva, celebrada en el 2013.

Entre otras, el fallo cambió el baremo de puntuación, con hasta siete diferencias con respecto a los utilizados en procedimientos anteriores por la misma gerencia y que beneficiaban “de manera manifiesta” a Gómez Tato; la inclusión de “ambigüedades interesadas” en dicho baremo o la existencia de “falsedades documentales” en el currículo del citado candidato, como la de haber trabajado como psiquiatra antes de disponer del título de especialista.

La defensa del jefe de Servicio destituido presentó como prueba el informe de un perito, el psiquiatra y catedrático granadino Enrique Baca Baldomero, en el que se destacaba lo “irracional” de esos cambios, que el experto consideraba como un indicio de que, al convocar la plaza, la gerencia tenía “la voluntad de favorecer ilegalmente a uno de los aspirantes”. Es decir, al “afín” Gómez Tato.

Baca testificó en la vista oral para ratificarse en su peritaje, y para advertir también de que el sistema de puntuaciones avalaba la misma tesis de que la oposición estaba amañada. En el juicio, la juez también tomó testimonio a otras dos personas.

 En primer lugar, al jefe de Sección del Servicio de Psiquiatría, quien aseguró que el proyecto presentado por Gómez Tato era demasiado “simple” como para merecer la plaza, frente al de Pedreira, “de más calado” y en el que se advertía de que tenía “más experiencia en el tema”.

 Además, ese galeno recordó que en el turno de preguntas que realizó el jurado “parecía que sólo examinaban a Pedreira”, y que además lo hacían “con hostilidad y agresividad”, con “comentarios de carácter despectivo” hacia su persona, y también “descalificaciones sobre su trayectoria profesional “ y su trabajo.

Otra mujer, trabajadora social que también estuvo presente en la defensa de los proyectos presentados por los dos candidatos, testificó a petición de la defensa de Pedreira y manifestó que las preguntas que le hicieron los miembros del tribunal no parecían dirigidas a aclarar o matizar cuestiones relativas a su proyecto, sino que se trataba de “descalificaciones de su trayectoria profesional y alabanzas del otro candidato”. 

También recordó que el público que asistió a la parte pública del concurso observó los hechos “con indignación”, y que salió de allí con la sensación de que se había producido “un atropello” contra Pedreira.

Por todo ello, la jueza, que ha dado validez a esos testimonios en detrimento de la versión del Sergas, considera que no se han respetado los principios de igualdad, mérito y capacidad y ha decidido anular la oposición, que el Sergas deberá convocar de nuevo. El fallo no es firme, pero la Xunta no confirmó ayer que fuera a recurrirlo.

Por su parte, Pedreira se mostró satisfecho con la sentencia, pero recordó que todo el proceso “fue horrible”, que supuso un serio quebranto de su honor y que no podrá recuperar la plaza que le arrebataron porque lo obligaron a jubilarse con 65 años.

 “Fui jefe de Servicio desde los 29, pero mis últimos treinta meses de carrera los pasé como médico adjunto”, señala. También aseguró que hará todo lo posible para lograr que se ejecute la sentencia y que la provisión de la plaza se ajuste a la legalidad, y pidió la dimisión inmediata de su oponente.

No es la primera sentencia judicial que anula actuaciones similares del Sergas. La misma situación que Pedreira la padeció Evaristo Varo, jefe del Servicio de Cirugía General y Digestiva del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago, destituido de una plaza que fue otorgada en otra oposición a Manuel Bustamante, marido de la exconselleira de Sanidade del PP Rocío Mosquera.  

Enrique Temes, compañero de Pedreira en el CHOP, tuvo que ser restituido en su puesto de jefe de Neumología hace tres años por otro juzgado, al igual que Enrique Vázquez Astray, jefe del Servicio de Digestivo del mismo hospital.

 En A Coruña, también fue destituido en su día José María Borro, jefe del Servicio de Cirugía Torácica, quien ganó otro pleito al Sergas cuando ya se había jubilado en el Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña."                    (Público, 19/12/16)